La mezquindad de Santos y Peñalosa que hundió el metro de Bogotá subterráneo de Petro

La mezquindad de Santos y Peñalosa que hundió el metro subterráneo de Petro

El exconcejal experto en temas urbanos Juan Carlos Flórez explica el tortuoso camino que hace que los bogotanos padezcan el caos de transporte y sigan sin metro

Por:
agosto 23, 2023

El exconcejal y conocedor de Bogotá Juan Carlos Flórez no solo ha estudiado a fondo a Bogotá. La ha caminado. Metro a metro. Desde el concejo fue testigo de la historia del metro de Bogotá, desde cuando se encargaron los estudios a las universidades Andes y Nacional con el Banco Mundial como garante al final del segundo gobierno de Uribe y con Samuel Moreno que recibió luego el alcalde Gustavo Petro, el tiempo que éste perdió dándole vueltas al tranvía hasta que retomó la senda y logró el espaldarazo de Juan Manuel Santos con cheque simbólico del gobierno nacional, aunque sin aún haber dejado en firme el proceso licitatorio.

Pero también la llegada de Enrique Peñalosa quien logró que el presidente diera un volantín para no exigirle continuar con el proceso que iba en marcha, a punto de entrar en la fase de ejecución y torcerle el destino del transporte público de Bogotá, enterrar lo avanzado por tener la impronta de su antecesor, el rechazado por él Gustavo Petro e iniciar casi de ceros el camino hasta terminar con la continuidad de Transmilenio y el metro elevado que con financiación del gobierno nacional en cabeza de Iván Duque, Peñalosa logró dejar contratado.

La polémica sobre la alternativa más conveniente para la ciudad sigue viva y en esta conversación de Juan Manuel Ospina con Juan Carlos Flórez con se despejan muchas dudas.

Juan Manuel Ospina: Desde el Concejo de Bogotá, pudo seguir todos los debates sobre Transmilenio, ampliación de rutas y el proceso de contratación del metro que empezó subterráneo y terminó elevado. 

Juan Carlos Flórez: Empiezo por decirle que Bogotá es la única metrópoli del mundo con un sistema de transporte unimodal. Ese es el primer gran problema. Todas las soluciones del mundo responden a esquemas multimodales, aquí tenemos solo Transmilenio, buses en la superficie de la ciudad en un momento cuando la contaminación y el uso de Diesel está cuestionado (…)  

Pero bueno, pasando al tema del metro. Llega Gustavo Petro a la alcaldía con la idea del tranvía por la carrera Séptima en la que se emplearía una remanente de financiación, pero no había como financiar las dos iniciativas. Desde el Consejo insistí en que no podíamos dar el lujo de perder el empuje del metro que venía, y que sin ser Uribista y era muy crítico del alcalde Samuel Moreno por el robo que había hecho en las narices de todos, quienes habían empezado el proyecto con el aval del Banco Mundial, sentía que se había avanzado con fundamento y había incluso un cupo de endeudamiento por $ 800 mil millones.

Por desgracia el alcalde Petro perdió el primer año con el tema del tranvía en que apareció además que uno de los oferentes era un concuñado suyo y hay que reconocerlo el alcalde Petro corta por lo sano y dice: esto no va. Y la verdad se iba a armar un lio de la madona.

JMO: Como estaban las cosas ni se iba a hacer ni lo uno ni lo otro.

JCF: Petro regresa al camino del metro y avanza. Se logran acuerdos con el gobierno de Juan Manuel Santos, se profundizan los estudios. La nación da el cheque y está la famosa foto de Petro y Santos en la Casa de Nariño. Cuando termina Petro aún no está firmado el contrato y esa es la gran desgracia. Viene entonces Peñalosa con la mezquindad que caracteriza a la vida política colombiana y hay que decirlo de frente y sin ambages y entonces decide que ese metro, que ya se asocia con Petro, sin que fuera el de él. Porque que es un metro de la ciudad, pero Peñalosa se atraviesa.

JMO: El tema se vuelve apasionado y personal…

Claro, y con la aquiescencia de Santos, una inmensa responsabilidad porque Santos y su director de Planeación –Hernando José Gómez- y su ministro de hacienda –Juan Carlos Echeverry-- la habían dado el visto bueno al proceso anterior. Entonces aquí viene la gravedad de lo que ocurrió. Era un metro subterráneo. Y se pasaba a la fase definitiva de los estudios. Peñalosa liquida ese trabajo y decide que el metro va aéreo. Es un hecho de mucha gravedad porque no había estudios serios. Con tal de destruir el proyecto porque supuestamente tenía el sello de Petro, se enterró. 

Había que ser grandes con la ciudad. Entonces Peñalosa firma, con el Visto Bueno de Santos –Santos como Bogotano le hizo un inmenso daño a la ciudad un contrato para los estudios y miente diciendo que ya se van a iniciar las obras del metro. Al día de hoy los estudios no han sido terminados.  

La alcaldesa López nos ha dado caramelo, pero lo cierto es que los estudios no están terminados.  Esto es un adefesio urbanístico, 500 pilotes de más de 13 metros de altura cada 25 metros; es un bosque de pilotes, el más grande orinal público (…) Lo que vamos a tener es una herida atravesando el centro de la ciudad.

Vea la entrevista completa:

También le puede interesar: Preocupaciones y tranquilidades de José Antonio Ocampo frente al gobierno de Gustavo Petro

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Los 13 grandes del negocio bananero enredados con la justicia colombiana por el caso Chiquita Brands

Los 13 grandes del negocio bananero enredados con la justicia colombiana por el caso Chiquita Brands

RECTIFICACIÓN

RECTIFICACIÓN

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--