La horrible noche de Nariño

Una indígena del resguardo awá fue asesinada, así como un policía que también era líder social. A los pocos días hubo una masacre en el mismo resguardo

Por: Pablo Emilio Obando A.
agosto 03, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
La horrible noche de Nariño
Foto: TuBarco.co

"María Verónica Pai Cabeza era parte del resguardo indígena Piguambi Palangala de la comunidad Awá. Fue asesinada con cinco disparos y su cuerpo fue posteriormente abandonado en la vía pública de la vereda Vaquerío, corregimiento de Llorente, con lo cual se impidió que la comunidad la auxiliara. Tenía seis meses de embarazo cuando la asesinaron y con su muerte quedan huérfanos dos menores de edad".

Los nariñenses no terminamos de lamentar el asesinato de un integrante de la policía nacional en territorio caucano cuando nuevamente se enluta nuestra región. En esta ocasión se trata de una líder social cuyo único delito fue pedir a los grupos armados que azotan su localidad un cese a tanta barbarie.

No había pasado siquiera un día de otra masacre en la misma región: "Cuatro indígenas awá fueron asesinados en una zona rural del departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador, crimen que sumado a la masacre de otras cinco personas en el Valle del Cauca, deja nueve muertos este domingo en el país. La segunda matanza ocurrió en el caserío de Altaquer, municipio de Barbacoas, en donde cuatro indígenas estaban en un billar cuando fueron atacados por hombres armados que llegaron al lugar y dispararon".

Crímenes que se convierten en simples titulares, pero que no mueven los resortes de la agenda del gobierno nacional ni de sus instituciones. Impunidad de Estado que cobra permanentemente víctimas inocentes.

En el caso de María Verónica Pai Cabeza, su vientre también se convirtió en la tumba de su hijo. Con seis meses de embarazo de una criatura que sin nacer ya recibió el flagelo de unas estructuras criminales para las cuales únicamente es válido el lucro de sus actividades ilícitas.

Pero que también implica a un Estado alejado de la realidad de su gente. Que los ha dejado a su suerte negándoles derechos tan elementales como vías, acueductos, alcantarillados o educación. Ciudadanos de tercera que no merecen la conmiseración del presupuesto nacional.

Definitivamente se hace imperativo la implementación de unos DIÁLOGOS REGIONALES como lo insiste el gobernador de Nariño Jhon Rojas Cabrera. No es posible que sigan matando líderes, indígenas y civiles en nuestro departamento y se cercene la posibilidad por parte del Estado colombiano de unos diálogos que permitan y faciliten una solución a una problemática que crece con los días y enluta a cientos de familias nariñenses.

No podemos, tampoco, los nariñenses mirar hacia otro lado cuando nuestro suelo se llena de cadáveres y sangre. Es un problema regional con grandes y profundas incidencias en todos los órdenes, desde los médicos y sicológicos hasta de orden público. A todos nos afecta a pesar de pretender ignorar una realidad inocultable y vergonzosa. El sólo hecho de ignorar este luctuoso hecho ya es una clara muestra de indolencia espiritual y mental.

Le corresponde al gobierno electo iniciar la estructuración de unos diálogos regionales que permitan un cese de actos tan censurables y reprochables. Nariño sufre una de sus peores pesadillas ante la indiferencia de una sociedad que se niega a aceptar la monstruosidad de esa misma indiferencia.

Instamos, una vez más, al Estado colombiano y al gobierno entrante a dar carta blanca a gobernadores y alcaldes para que convoquen a las fuerzas vivas de su región en el ánimo de generar políticas que permitan un cese de actos de violencia y el inicio de una paz tan necesaria e improrrogable.

Sin duda alguna que se deberá asumir una realidad que ya es imposible ocultar como la legalización de las drogas, la tenencia de la tierra y la consecuente reforma agraria, inversión del Estado colombiano en obras de infraestructura y, sobre todo, participación política de la población civil. Acceso a derechos consagrados en la Constitución Política y su consecuente reconocimiento de un abandono estatal como origen y consecuencia de tantos desmanes y muerte.

Por lo pronto deploramos este vil asesinato. Y convocamos a un pronunciamiento serio y contundente de la dirigencia regional. Que este siete de agosto nuestras calles se llenen de mensajes y banderas blancas en apoyo a un gobierno y exigencia de presencia real y efectiva en territorio nariñense.

Que cese esta horrible noche, que se respete la vida que es lo único que nos queda por defender. Nariño una sola bandera en defensa de la dignidad territorial.

-.
0
700
La posesión de Gustavo Petro: lo que la televisión no mostró

La posesión de Gustavo Petro: lo que la televisión no mostró

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus