“La gente debe saber que el pescado que compra es resultado de la explotación de los pescadores”

“La gente debe saber que el pescado que compra es resultado de la explotación de los pescadores”

Entrevista a Bruno Ciceri, coautor del libro 'Pescadores y Saqueadores: Robo, Esclavitud y Violencia en el Mar'. Vida y secretos de la pesca en el mar

Por: Ana Busch
noviembre 29, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
“La gente debe saber que el pescado que compra es resultado de la explotación de los pescadores”
Fotografía: Canva

¿Cuáles son las principales formas de esclavitud a las que están sometidos los  trabajadores de barcos en la actualidad?

Bruno Ciceri: Hay muchas y variadas formas de esclavitud a las que están sujetos los trabajadores, especialmente en el mundo marítimo. La más común, a la que también son sometidas las víctimas del tráfico humano, ocurre en barcos pesqueros, donde las personas tienen que trabajar sin recibir ningún salario, a veces por uno, dos o tres años.

Y, frecuentemente, durante todo ese período, por tres años, permanecen dentro del barco pesquero, sin nunca pisar tierra firme. El trabajo realizado en el barco pesquero es muy duro y continuo. Los pescadores necesitan trabajar a veces hasta 18 o 20 horas seguidas, sin poder descansar, porque cuando se encuentra un cardumen de peces es necesario intentar capturar todos. Y no se puede decir estoy cansado, o no tengo ganas, o terminé mi horario de trabajo y voy a parar. Se trabaja hasta que haya un único pez en el mar para capturar en la red.

Colombia, el país megadiverso donde los pescadores ya no quieren pescar por no ser rentable

¿En qué tipos de embarcaciones son más comunes estas prácticas?

Bruno Ciceri: A veces, incluso a bordo de barcos comerciales, por ejemplo, que transportan contenedores, petróleo u otros productos, tenemos formas que no podemos definir específicamente como esclavitud, pero aun así son formas de control de las tripulaciones. Entonces, las tripulaciones son obligadas a trabajar sin que reciban el salario por tres, cuatro o cinco meses.

Muchas veces, deben trabajar en condiciones muy difíciles y muy peligrosas para su salud, para ellos mismos. Mira, esto no es propiamente esclavitud, pero aun así son trabajos que violan los derechos humanos y laborales de estas tripulaciones de los barcos.

¿De qué manera pueden las autoridades portuarias detectar e intervenir en casos de esclavitud en barcos?

Bruno Ciceri: Las autoridades portuarias pueden intervenir en casos de esclavitud solamente cuando el pesquero o el barco entra en el puerto. Pero muy a menudo estos pesqueros o estos barcos permanecen en el lugar de pesca en medio del mar, lejos cientos de millas de la costa, incluso por un año, dos años o tres años. Y entonces solo en este momento, cuando el pesquero llega al puerto, las autoridades portuarias pueden controlar y eventualmente descubrir estos casos de esclavitud o de víctimas del tráfico. Existen legislaciones específicas para esto y muy bien elaboradas y que, si son utilizadas por las autoridades portuarias, pueden realmente liberar a estas personas de esta vida de prisión, porque eso es lo que representan los barcos para ellas.

¿Cuál es la estimación del número de personas actualmente sujetas a la esclavitud en la industria marítima en todo el mundo?

Bruno Ciceri: Es muy difícil tener una estimación de las personas que están
empleadas a bordo de los pesqueros o de los barcos comerciales como esclavos o
como víctimas del tráfico. Ciertamente, los trabajadores migrantes tienen una
probabilidad muy alta de terminar haciendo trabajos forzados no solo en tierra, sino
también y sobre todo en el mar. Las estadísticas que nos ofrece la ONU hablan de
números muy grandes.

Hablan de unos 50 millones de personas en el mundo que están en condiciones de
esclavitud. Sin embargo, ese número de 50 millones también incluye a personas
sometidas a matrimonios forzados, pero hay también muchísimos que son obligados
a trabajos análogos a la esclavitud. Es muy difícil tener estadísticas precisas para
todo esto, pero ciertamente este tipo de trabajo es una vergüenza para toda la
humanidad.

¿Existe algún estudio que muestre en qué regiones está aumentando la esclavitud?

Bruno Ciceri: Al principio, cuando comencé a trabajar en el mundo del mar y de la
pesca, pensaba que las personas sometidas a esclavitud eran principalmente
personas que vivían en países asiáticos o en países en desarrollo.

Pero actualmente, debo decir que esa no es la realidad, porque incluso en países más
desarrollados como Irlanda, Escocia e Inglaterra, tenemos personas que son
sometidas a la esclavitud. Tenemos indios, egipcios, filipinos, ghaneses que viajan
hasta Escocia, Irlanda o Inglaterra y luego son explotados para trabajar en barcos
pesqueros de estos países y muy a menudo estas personas también son víctimas de
tráfico. Entonces, no hay una región específica donde la esclavitud en la industria
marítima sea más prevalente, es un fenómeno global.

¿Cómo pueden las organizaciones internacionales, como la misma Iglesia, contribuir a combatir este tipo de esclavitud?

Bruno Ciceri: La Iglesia siempre ha defendido los derechos humanos y laborales de
las personas del mar. En primer lugar, denunciando estas prácticas que van en contra
de la dignidad de la persona. En segundo lugar, a través de la organización Stella
Maris, que es el ministerio católico al servicio de los marineros, pescadores y sus
familias. Muchas veces también ha intervenido para salvar a estas personas en los
puertos y sacarlas de estas situaciones de peligro para sus vidas, acogiéndolas en los
centros de la Iglesia de Stella Maris y proporcionando toda la ayuda necesaria para que estas personas pudieran obtener su salario y también volver a casa con sus seres
queridos.

Es muy importante realizar un trabajo de sensibilización en las parroquias y
comunidades cristianas sobre la esclavitud y las víctimas del tráfico en el mundo
marítimo.

La gente debe saber que a menudo el pescado que compra en el supermercado o en
el mercado es el resultado de la explotación de la vida de los pescadores, ya que
trabajando muchas horas reciben un salario miserable.

A veces, les pagan 3 dólares al día por trabajar de 16 a 20 horas y, por lo tanto, si
contribuimos comprando este pescado, contribuimos a mantener la esclavitud y el
tráfico de estos pescadores.

¿Cuáles son los mayores obstáculos enfrentados por las organizaciones que se proponen hacer este trabajo?

Bruno Ciceri: El principal obstáculo en este trabajo es lograr identificar a las víctimas de trabajo forzado y de tráfico, porque generalmente estas personas son mantenidas prisioneras, alejadas de la gente, sin la posibilidad de salir libremente en el puerto, de encontrarse con otras personas y contar su historia.

Muchas veces, estas personas también sienten vergüenza, tienen miedo de contar su
historia y, sobre todo, tienen miedo de ser nuevamente capturadas por estos
traficantes de seres humanos y terminar de nuevo como esclavos y víctimas del
tráfico.

Por lo tanto, este es el mayor obstáculo, lograr identificar quiénes son las víctimas del
tráfico. Segundo, incluso si se logran identificar, es muy difícil obtener justicia.

Aunque estas personas hayan sufrido por muchos años, siempre es difícil probar que han sido víctimas de esclavitud y de tráfico, también porque quienes convierten a estas personas en esclavas usan todos los trucos y métodos para no ser castigados por la ley.

¿Usted es coautor de un libro que trata no solo de la esclavitud, sino también de otros peligros enfrentados por trabajadores del mar "Fishers and Plunderers: Theft, Slavery and Violence at Sea"? ¿Cuáles son estos peligros?

Bruno Ciceri: Muchos son los peligros que la gente del mar debe enfrentar más allá
de la esclavitud y el tráfico de personas.

Tenemos, en primer lugar, la naturaleza, ya que puede ser muy peligrosa,
especialmente cuando se está en un pequeño pesquero en medio del mar y se desata
una tormenta, y hay riesgo de que el pesquero se hunda. Es un riesgo para sus vidas.

Otro problema es estar lejos de las familias por uno, dos o tres años. Entonces, está
el peligro de la soledad, el peligro de estar completamente aislado y lejos del país de
origen, de la familia y de los seres queridos.

Esto crea un gran impacto psicológico en ellos, porque nunca pueden estar presentes
en los momentos importantes de la vida de sus hijos y de la familia.

No pueden estar presentes en situaciones de enfermedad o de crisis, porque están
lejos y no pueden hacer nada. Esto pone a la gente del mar bajo un estrés mental muy
fuerte, porque les gustaría estar con sus familias, les gustaría hacer algo por ellas,
pero desafortunadamente no pueden.

Por otro lado, la responsabilidad de la educación de los hijos y del hogar recae toda
sobre la mujer. Ella tiene que ser madre, pero también tiene que ser padre, y no
siempre es fácil para las mujeres combinar estos dos roles que, normalmente,
estarían divididos. No habría ese problema si el padre estuviera en casa con ellos.

Además, frecuentemente, las tripulaciones están compuestas por varias
nacionalidades, y esto puede desencadenar conflictos tanto a nivel social como
religioso. Y muchas veces, cuando estos conflictos estallan en el espacio reducido
del barco pesquero, frecuentemente ocurren hasta muertes.

A menudo, las tripulaciones están compuestas por varias nacionalidades, y esto
puede desencadenar conflictos tanto a nivel social como religioso. Y muchas veces,
cuando estos conflictos estallan en el espacio reducido del pesquero, a menudo
también hay muertes.

¿Cuál es el impacto psicológico en los trabajadores marítimos que ya han enfrentado incidentes de piratería?

Bruno Ciceri: La piratería y el crimen común que frecuentemente atacan a los barcos para intentar robar todo lo que es posible ponen un gran estrés psicológico y, a veces, también físico en la vida de los marinos.

Porque cuando estos piratas o criminales suben a bordo, a menudo son violentos y,
por lo tanto, golpean a los marinos de manera muy fuerte. Luego, los piratas intentan
robar todo lo que encuentran en el barco y también entran en las cabinas de los
marinos, rompiendo todo para llevarse, tal vez, la computadora, o incluso dinero.

De esta manera, los marinos se sienten violados en su privacidad, porque sabemos
que el barco es su hogar. Es como cuando los ladrones entran en nuestra casa. No
nos sentimos más seguros, incluso estando en nuestra propia casa. Muchas veces,
este impacto psicológico causado por el asalto de los piratas y criminales requiere
apoyo psicológico a largo plazo, porque el trauma sufrido por el marino es muy
profundo.

En el libro y también en conferencias, usted habla mucho sobre las condiciones de salud mental del trabajador del mar. ¿Cómo impacta el aislamiento prolongado en el mar en esta condición?

Bruno Ciceri: Especialmente durante la pandemia, pudimos notar cómo el aislamiento de los marinos, que durante ese período no podían desembarcar, no podían regresar a sus familias, los afectó.

Este aislamiento, unido a la preocupación que muchos de estos marinos tenían por
sus familias y seres queridos que quizás también sufrían por el covid-19, llevó a
muchos de ellos al borde del suicidio.
Se encontraban solos, sin poder compartir esta preocupación profunda que tenían, o
incluso cuando la compartían con otro miembro de la tripulación, este tenía el mismo
problema y, por lo tanto, no podían ayudarse mutuamente.

Así que, la pandemia tuvo un impacto muy fuerte, pero incluso ahora, lo que
consideramos importante para las condiciones de salud mental del marino es dar la
posibilidad de que, cuando esté en puerto, pueda bajar, ir a un supermercado, comprar lo que necesita, salir del barco, salir de esta prisión de metal en la que vive la mayor parte del tiempo.

La Stella Maris, con sus capellanes y voluntarios, intenta estar cerca de los marinos,
utilizando también las redes sociales y estando en contacto con ellos a través de
Facebook, Instagram o incluso mensajes de WhatsApp. Hacerles sentir que nunca
están solos. Pero nosotros, como capellanes y voluntarios de Stella Maris, siempre
estamos a su lado y podemos intervenir y ayudarles en cualquier momento que lo
necesiten.

La condición del trabajador del mar a menudo se romantiza en la literatura e incluso en el cine. Pero la realidad muestra un trabajador empobrecido. ¿Está de acuerdo?

Bruno Ciceri: Es verdad que la condición del trabajador marítimo era muy
romantizada, ya que se decía "sé un marinero y conoce el mundo gratis", o "el marinero tiene una novia en cada puerto". Esas son cosas del pasado, y ciertamente la vida del marino ahora es mucho más complicada y difícil.

Los marinos no pueden ver el mundo o lo ven a distancia desde el barco, ya que ahora
los barcos permanecen en el puerto por un período muy corto. A menudo, los barcos
portacontenedores llegan por la mañana y por la noche ya han dejado el puerto para
el próximo destino, por lo que no pueden disfrutar mucho y ven el mundo en intervalos.

Cuando entran en un puerto y después cuando parten. El mundo marítimo realmente
ha cambiado porque ya no existe la posibilidad de bajar a tierra para relajarse y ver las cosas.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Nota Ciudadana
La cultura afro se celebra en Bogotá con el encuentro ‘Delia es afro’

La cultura afro se celebra en Bogotá con el encuentro ‘Delia es afro’

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--