Colombia, el país megadiverso donde los pescadores ya no quieren pescar por no ser rentable

Colombia, el país megadiverso donde los pescadores ya no quieren pescar por no ser rentable

¿Qué pasará con ese tejido social tan frágil del pescador artesanal y su familia ahora que sus hijos no quieren dedicarse a la pesca?

Por: milton rene guzman duran
julio 26, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Colombia, el país megadiverso donde los pescadores ya no quieren pescar por no ser rentable

Para nadie es un secreto la crisis económica y social que viven los pescadores artesanales  de la ciénaga de palagua en Puerto Boyaca a raíz  de la  escasa o nula producción pesquera actual  de la ciénaga,  afectada principalmente  por las contaminaciones  históricas  con hidrocarburos de las empresas petroleras del área.

Estas contaminaciones dentro de la ciénaga sus humedales o sus  colchones de junco flotantes  contaminado con crudo  hoy en día  sin  remediar sin resolver conocidos como impactos no resueltos otrora llamados pasivos ambientales que están activos perjudicando al pescador  al día de hoy,  afectando  la producción y reproducción pesquera sobre todo del bocachico del  blanquillo  y otras especies que abundaban  antes de   las contaminaciones con hidrocarburos, han hecho  desaparecer el pescado  al punto de  poner en peligro la subsistencia y  la fuente de  recursos vitales para el pescador artesanal  y sus familias.

Ante esta crítica situación, el otrora famoso bocachico de palagua solo es un triste recuerdo para los evocadores del pasado que si fue mejor,  al igual que  los famosos y  reconocidos  pescadores de palagua que también poco a poco tienden a  extinguirse o  ha desaparecer llevándose  sus  saberes culturales  ancestrales propios de este arte u oficio.

Además de irse perdiendo esta cultura, pues ya sus  descendientes no quieren saber nada de atarrayas, de canoas de horquetas ni achicadores, ni madrugar  lloviendo a buscar el “tolillo”,  pues ya  aunque hagan  muchos “ lances” en un faena  no sacan ni un bocachico ni un blanquillo  si no una que otra tilapia  negra para su  sustento   y  el  su familia. Pero nada para  vender   y poder asi  completar para comprar el arroz ,la panela, el cafe, plátano o la yuca para acompañar.

Ante esa   cruda  realidad  el hijo o nieto del pescador lo primero que dice es  “ nooo  yo noo.. eso no es para  mi..mejor  me dedico o me voy a dedicar a otra cosa.. asi sea “ tirar” pico y pala en la compañía,  voy a buscar trabajo en Mansarovar  en Ismocol  en  Vasconia (Ecopetrol) para no llevar del “arrume”  o voy esperar un contratista del pueblo para postularme a un contrato”    por lo general  contratos que no pasan de dos meses  salvo contadas excepciones.

Y así poco a poco se va perdiendo el amor a este arte u oficio artesanal como se   perdió la   salud ambiental y ecológica  de la ciénaga como se perdió producción pesquera,  con esa misma apatía o lentitud   se van perdiendo también los saberes    culturales ancestrales del pescador artesanal.

Habrá que preguntase que pasara con los tejedores de atarrayas, chiles o con los que sabían hacer un canalete, hacer una canoa o empujar horqueta o “voliar” canalete para llegar hasta donde  estaba "la botada" o donde  “boquiaba” el bocachico al amanecer o al atardecer, o que pasara con los descendientes de don “Cuadro” “don Catalino” los dos  q. e. p. d. o “don Sierra”  “del mocho Rafael”  de Oved, de Mario, de don Celestino o del recordado Santiago Vargas  q. e. p. d. y de tantos otros que   ya no están  o se fueron porque no se acostumbraron a pescar donde  ya no había  pescado.

Que pasara con los pescadores  de la ciénaga palagua  y todos sus saberes  a punto de  extinguiesen o desaparecer como se extinguió o desapareció el bocachico porque no se amañó o  no se adaptó a vivir    en los colchones flotantes de junco contaminados de crudo   y  los  bajos contaminados con  aguas aceitosas de las  "lagunas" de crudo como las que hay  en "el aceitero" o en los bajos contaminados de la batería tres y de la batería 2A  donde el bocahico  pone los huevos y  no germinan o no se desarrollan.

¿Qué pasará con ese tejido social tan frágil del pescador artesanal y su familia ahora que sus hijos o sus descendientes no quieren dedicarse a la pesca, por no considerarla rentable ante "la abundacia de escasez de pescado", como diría un personaje? ¿Desparecerá? Amanecerá y quizás no veremos.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Por qué sus hijos o nietos pueden ser “izquierdistas”

Nota Ciudadana
La cultura afro se celebra en Bogotá con el encuentro ‘Delia es afro’

La cultura afro se celebra en Bogotá con el encuentro ‘Delia es afro’

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--