John Mechas, el temible disidente de las FARC que mató a los dos jovencitos en Tibú

Perteneciente al Frente 33 también estuvo detrás del atentado contra Duque en julio de este año. Ni una hoja del Catatumbo se mueve sin que él lo ordene

Por:
octubre 11, 2021
John Mechas, el temible disidente de las FARC que mató a los dos jovencitos en Tibú

Nadie, fuera del Catatumbo en Norte de Santander, sabía quién era John Mechas hasta el pasado 25 de julio cuando el helicóptero del presidente Iván Duque recibió varios disparos mientras intentaba aterrizar en Cúcuta. Dos días después las autoridades tenían el nombre de Javier Alonso Veloza, miembro del frente 33 de las Farc, nacido hace 39 años en El Tarra, uno de los lugares en donde los paramilitares, a finales del siglo XX, impusieron un régimen de terror que terminó con la vida de más de 1.200 personas en unos cuantos años.

John Mechas fue durante mucho tiempo el segundo de Iván Mordisco, otro de los que se negaron a dejar las armas y a someterse a los acuerdos de La Habana y actual mandamás de las disidencias de las Farc. En Tibú, en el corazón de la región, no se mueve una hoja sin que Mechas se entere antes. Sus ojos son los mototaxistas que se mueven en el pueblo y en las veredas aledañas.

El pasado 8 de octubre dos jóvenes de 12 y 18 años fueron sorprendidos presuntamente robando una tienda de ropa. Los jóvenes fueron atrapados por tres hombres que los amarraron con cinta. Uno de los captores incluso le pidió a la gente que en ese momento presenciaba el hecho que tomara videos y fotos para que la subieran a redes y que “a esas ratas les sirviera de escarmiento”. La idea, al principio, era entregarlos a la policía pero unas horas después aparecieron hombres armados y se los llevaron. Al otro día, muy temprano, los encontraron amarrados al lado de la carretera, cada uno tenía un tiro de gracia.

:

Tibú, el lugar en donde los paramilitares al mando del Bloque Fronteras, liderado por el Comandante Camilo y Salvatore Mancuso, fue el escenario de masacres en los años 2000. El petróleo, explotado por industrias norteamericanas desde mediados del siglo XX y sus enormes recursos naturales, además de la cercanía con Venezuela, han hecho de Tibú uno de los lugares más importante en la geoestrategia de la guerra. Las Farc, desde los ochenta, manejaban en ese lugar, y en puertos como La Gabarra, bañado por el propio río Catatumbo, vendían trimestralmente, a comienzos de los años noventa, 25 millones de dólares que jamás fueron invertidos en los pueblos de la zona, masacrados por el olvido y las carreteras completamente destrozadas y abiertas como las venas de un suicida.
Después de que los dos jóvenes aparecieran muertos al borde de la carretera que conduce a El Tarra, en el sector conocido como Barrio Largo, comenzaron las acusaciones. Para todos es claro que el Frente 33 de las disidencias, al mando de John Mechas, es el autor del crimen. Y es que desde hace ya varios meses las disidencias dieron su sentencia: en Tibú están prohibidos los ladrones y todo aquel que robe pagará con su vida su delito. Aunque las disidencias no se han atribuido el crimen todos saben que John Mechas es el Señor Matanza de la zona, él decide quién merece vivir, a quién se perdona, a quién se extorsiona y a quién se lincha. Su accionar está desperdigado en los siguientes municipios: Tibú, El Tarra, San Calixto, Hacarí, Sardinata, Teorama, Convención y también Cúcuta. Cuentan con 130 hombres. La capital de Norte de Santander también fue víctima a mediados de este año de un terrible bombazo perpetrado en la Brigada 30 del ejército.
En lo que va del año los hombres de John Mechas han realizado 56 hostigamientos repartidos en atentados, bombazos y asesinatos. Lo de los dos jóvenes de Tibú es tan sólo otra pincelada en su cuadro del horror.

-.
0
24200
Cómo se las arregló Cesar Mora para soportar el matoneo por ser bajito

Cómo se las arregló Cesar Mora para soportar el matoneo por ser bajito

El Cementerio San Pedro en Medellín, donde las tumbas se volvieron piezas de museo, cumple 180 años

El Cementerio San Pedro en Medellín, donde las tumbas se volvieron piezas de museo, cumple 180 años

¿Quién dijo que un cantante no podía actuar? Silvestre le cerró la boca a los que no daban un peso por él

¿Quién dijo que un cantante no podía actuar? Silvestre le cerró la boca a los que no daban un peso por él

El líder sindical que prendió las alarmas de la corrupción en Emcali: el hueco sería de $216 mil millones

El líder sindical que prendió las alarmas de la corrupción en Emcali: el hueco sería de $216 mil millones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus