Opinión

Francia y el silencio de los corderos

La estrategia de EE. UU. es asignar a Europa el papel subalterno de fiero perro guardián de las fronteras rusas, para concentrar su poderío en doblegar a China

Por:
septiembre 28, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Francia y el silencio de los corderos
Macron desde su próxima presidencia de la UE buscará apoyos para la independencia política de Europa cuya condición sine qua non es fuerzas armadas propias

Me pongo a escribir esta columna con la noticia aun fresca del inminente regreso a Washington del embajador francés, el mismo que fue llamado a consultas el 16 de septiembre pasado por el presidente Macron en protesta por la creación de Aukus, la alianza militar entre los Estados Unidos de América, el Reino Unido y Australia, que representó una bofetada en toda la cara a Francia. En primer lugar porque dicha alianza implica la ruptura inconsulta del contrato suscrito en 2016 por el que conglomerado francés Naval Group se comprometía a construir para Australia 12 submarinos de propulsión diésel a cambio de la friolera de 65.000 millones de dólares. Que ahora se invertirán seguramente en pagar los 9 submarinos de propulsión nuclear que Estados Unidos va a vender a los australianos. En segundo lugar, porque Aukus condena de hecho a la irrelevancia la Estrategia para la cooperación en Indo-Pacífico adoptada recientemente por la Unión Europea gracias a las activas gestiones de la diplomacia gala, deseosa de probar como sea y donde sea que todavía es una potencia mundial, por lo que todavía está en capacidad de desempeñar un papel importante en los océanos Índico y Pacífico, donde aún conserva el control de restos de su otrora dilatado imperio colonial.

El regreso del embajador francés es el reconocimiento de la poca mella que hizo en Washington su retiro y se constituye en una dolorosa prueba adicional de que Francia ya no ostenta ya el rango de potencia mundial por mucho que lo intente. Además es un nuevo fracaso de su pretensión de ejercer el liderazgo político de la Unión Europea, precisamente en la coyuntura en la cual el abandono de esta última por la Gran Bretaña parecía haberle allanado el camino para ejercerlo. La respuesta las encendidas denuncias de Jean-Yves Le Drian- el ministro de relaciones exteriores - de que las decisiones tomadas por Biden en esta oportunidad, “constituyen comportamientos inaceptables entre aliados y asociados” recibieron la callada por respuesta de los gobiernos de la UE, todos ellos aliados de Estados Unidos. El más estruendoso de esos silencios fue sin duda el de la canciller Merkel, quien, so pretexto de la campaña electoral en curso en su país, se quedó callada. Aunque es muy probable que también pesara en su decisión de guardar silencio las lecciones de humildad que recibió en el curso de las durísimas negociaciones que mantuvo con Washington con el fin de que esta capital levantara el veto al gaseoducto Nord Stream 2, destinado a abastecer de gas a Alemania. En los onerosos costos de esta venia hay que incluir tanto sus declaraciones de que su país seguiría importando gas a través de los gaseoductos que atraviesan Ucrania -más costoso por los derechos de tránsito que debe pagar - como su declaración anterior las elecciones del domingo pasado, de que en un futuro próximo Alemania dejará de comprar gas ruso. Música celestial en los oídos de Biden.

_______________________________________________________________________________

Es probable que el próximo gobierno de Scholz permanezca fiel a la estrategia de subordinación a los Estados Unidos que ha caracterizado la política germana

_______________________________________________________________________________

Cierto, ella sale de escena y es muy probable que el próximo gobierno alemán esté encabezado por Olaf Scholz, el candidato socialdemócrata que obtuvo la mayoría de votos. Pero es igualmente probable que dicho gobierno permanezca fiel a la estrategia de subordinación a los Estados Unidos que ha caracterizado la política germana desde la fundación de la República Federal Alemana en 1949. Por lo que resulta difícil de creer que Scholz estaría dispuesto a alimentar las esperanzas que, desde los tiempos del general De Gaulle, ha puesto Francia en la conformación de un bloque franco alemán capaz de liderar a una Europa occidental libre de la tutela de Washington y en capacidad por lo tanto de desempeñar un papel protagónico en un escenario mundial, marcado actualmente por la recuperación de Rusia y la impresionante emergencia de China. La existencia de dicho bloque riñe con la estrategia puesta en marcha en los Estados Unidos desde la presidencia de Obama, que asigna a Europa Occidental el papel subalterno de agresivo perro guardián de las fronteras rusas,  permitiéndole así a Estados Unidos concentrar todo su poderío militar y político en doblegar a China.

Francia, a pesar de estos descalabros, no parece del todo resignada. Confía en que Macron desde la presidencia de la UE - que asumirá el 1 de enero de 2022- logre los apoyos que aún no ha logrado su llamado a la independencia política de Europa cuya condición sine qua non de existencia es la de unas fuerzas armadas propias. Dada la situación política en Alemania difícil que lo consiga, pero como dice la sabiduría popular, la esperanza es lo último que se pierde.

 

-.
0
1100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Venezuela con la campaña electoral en marcha

Venezuela con la campaña electoral en marcha

Antonio Caballero, mi vecino

Antonio Caballero, mi vecino

La culpa fue de los afganos

La culpa fue de los afganos

La derrota de Biden en Afganistán

La derrota de Biden en Afganistán

¿A que espera?

¿A que espera?

El Imperio castiga la solidaridad

El Imperio castiga la solidaridad

Duque es incapaz de negociar

Duque es incapaz de negociar

El presidente es el responsable

El presidente es el responsable