El morbo que genera la depresión de Uribe

“La debacle anímica del expresidente no tendría por qué asociarse con la fatídica decisión de Alan García”, escribe Juan Mario Sánchez Cuervo

Por: Juan mario sánchez cuervo
noviembre 13, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El morbo que genera la depresión de Uribe
Foto: Las2orillas

Más allá del tabú que suscita el fenómeno del suicidio, sí es cierto el precedente de pesos pesados de la política internacional que se han quitado la vida en el momento de la debacle; es decir, cuando el mundo se les vino encima. Y Uribe la está pasando muy mal en este 2020. La verdad, las cosas no se le están dando. Por ejemplo, su impopularidad va en aumento en nuestro país, y desde diversas partes del mundo ya es contemplado con repudio. Por decir algo, hace pocos meses en España le quitaron un premio que le habían otorgado.

También probó lo que es estar reseñado por las autoridades judiciales y posteriormente detenido. Y si bien ahora goza de libertad provisional, el proceso penal seguirá su curso. Y no se puede descartar que se le abran nuevos procesos. Así mismo, fracasó estruendosamente al apostarle a la campaña electoral de Trump a través de sus subalternos y mensajeros del centro democrático.

Además, ya no puede pisar terreno público sin que un coro angelical le grite despiadadamente esta frase de cajón: “Uribe, paraco, el pueblo está verraco”. Todo sin contar que hace un año el uribismo sufrió una estruendosa derrota en las elecciones regionales. El mundo se está renovando y los Uribes de la política dentro de poco tiempo serán una especie extinguida de la faz de la tierra.

En todo caso, en las redes sociales se percibe un rumor morboso y por qué no malintencionado de sus detractores. Los desadaptados se atreven a sugerir un suicidio dado el contexto de impopularidad creciente que padece el sufrido expresidente.

Sin embargo, es impúdico desearle a alguien la solución final de un Judas, de un Hitler, de un Werther, o de un Alan García. Prefiero de todo corazón un Uribe arrepentido y dándole un respiro a la agonizante paloma de la paz. Yo mismo le he hecho múltiples invitaciones en ese sentido. Sería una magnífica oportunidad para él y sobre todo para Colombia, y de paso una señal de empatía con ese pueblo que en su inmensa mayoría hoy por hoy lo rechaza.

La buena voluntad de este señor podría detener el genocidio en nuestro país. Por otra parte, las políticas de unidad y de reconciliación para sanar los odios son la base del proyecto de Biden, presidente electo de los Estados Unidos. Más temprano que tarde Uribe se verá obligado a asumir una postura menos beligerante y más propositiva respecto a la pacificación de nuestra patria.

Lo que sí resulta innegable es que el expresidente tiene su enorme ego herido de muerte. Ojalá en su egolatría tenga un atisbo de lucidez y opte por la decisión más sensata. A pesar de todo me atrevo a hacerles una pregunta que surge de las especulaciones en torno a la depresión del expresidente: ¿ustedes lo visualizan arrepentido y pidiendo perdón, facilitando la reconciliación y acogiéndose a la JEP, o se imaginan un Uribe con ideas suicidas?

-.
0
5300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Los uribistas llevan 15 años de guerra sucia

La rabia de Uribe por reunión Duque y Partido Farc

La rabia de Uribe por reunión Duque y Partido Farc

Nota Ciudadana
Duque, el que tiene en jaque a Fajardo

Duque, el que tiene en jaque a Fajardo

La carta completa del ex ministro en la que se acoge a la JEP y pide libertad condicional

La carta completa del ex ministro en la que se acoge a la JEP y pide libertad condicional