El millonario salvaldoreño, dueño de Taca, que no se dejó de Efromovich

Después de un duro forcejeo en la corte de Nueva York, Roberto Kriete y el duro de Avianca tendrán que aguantar su desgraciado matrimonio

Por:
Abril 21, 2019
El millonario salvaldoreño, dueño de Taca, que no se dejó de Efromovich

El “socio equivocado” y “un mal matrimonio donde los cónyuges descubren que el otro le ha sido infiel” son algunas de las declaraciones de Germán Efromovich sobre el salvadoreño Roberto Kriete Ávila, su socio en Avianca Holdings. Una relación que comenzó como una entusiasta alianza de negocios terminó en el dolor de cabeza mayor para el propietario de la aerolínea, que hasta entonces iba viento en popa.

Kriete es junto con su familiar Ricardo Poma, los únicos salvadoreños incluidos en la lista de los ricos de Centroamérica según la revista de Forbes México. Pero además de adinerado, le sobran los reconocimientos que pasan por la Condecoración de la Legión de Honor del Gobierno de Francia y la Orden al Mérito por Servicios Distinguidos en el grado de Gran Oficial por parte del gobierno del Perú.

Roberto Kriete nacido en El Salvador, la fortuna la inició su abuelo quien llegó procedente de San Francisco, California y se casó con una nativa centroamericana, heredera de una familia cafetalera de Usulután. A pesar de su pasado en el sector agroindustrial, en 1961 inició su aventura en la industria de la aviación. Kriete padre le compró a un capitán neozelandés el 30% de las acciones de Transportes Aéreos de Centro América, TACA y rápidamente le entregó el manejo de la compañía a su hijo quien expandió la participación familiar y ya para 1980 Roberto Kriete Ávila había logrado el 98 % de la compañía.

Kriete Ávila conoce muy bien el sector aeronáutico, además de TACA, fue fundador y miembro del Consejo Directivo de la línea aérea Volaris, de México y presidente de la Asociación Latinoamericana de Líneas Aéreas –ALTA. A finales de los 80, dio un salto empresarial calve cuando en 1989 realizó una alianza con las aerolíneas Aviateca, de Guatemala, Tacsa, de Costa Rica, y Nica, de Nicaragua, para crear el Grupo Taca. Fue este grupo, el que hace diez años, en 2009, selló una alianza con German Efromovich, dueño de Avanca. El acuerdo consistía en que el grupo TACA controlaría el 22 % de la naciente Avianca Holdings. Kriete logró obtener la facultad de veto y el derecho a vender su participación a una prima del 10 % de darse desacuerdos irresolubles; esto con el objetivo de lograr equilibrar la participación minoritaria.

La armonía duro poco. Kriete empezó a percibir malestar con Efromovich, frente a los  múltiples conflictos de intereses que manejaba dentro de su conglomerado Synergy Group, del cual Avianca es miembro.  Kriete empezó a sentir el peso de “un desangre financiero a la empresa debido a malas inversiones, malas apuestas e inversiones con malos rendimientos en Brasil”. A OceanAir y Macair (también conocidos como Avianca Brasil y Avianca Argentina respectivamente) se les permitió usar la marca Avianca de forma gratuita. Una marca de país para los colombianos.

El malestar explotó cuando en abril de 2016 Germán Efromovich hizo pública su decisión de aceptar unilateralmente a través de la sociedad Synergy Aerospace, de la que es accionista mayoritario en Avianca, un préstamo de USD 800 millones de United Airlines. Con el préstamo Efremovich buscaba solventar un lio personal, que le permitía mantener a raya a acreedores como Elliott Management, un fondo de cobertura liderado por Paul Singer, con foco principalmente en la operación del Brasil. Roberto Kriete se enfureció. Lo consideró un abuso.

Con esta decisión echaba por la borda una oferta de USD 1.000 millones que había puesto sobre la mesa la aerolínea estadounidense Delta Air Lines, además de  una fusión de USD 2.000 millones con la Copa de Panamá. Para Kriete, el cambio no tenía razón de ser: optar por un préstamo de USD $ 800 millones de United Airlines con el fin de evitar un desastre financiero personal. Kriete no pensaba dejarlo pasar y se declaró dispuesto a ir hasta las últimas consecuencias. Procedió a demandar a su socio Efromovich ante la Suprema Corte del Estado de Nueva York.

La pelea cogió volumen y llegó a los titulares de prensa con insultos públicos de parte y parte. La demanda logró bloquear temporalmente las negociaciones con United Airlines. Efromovich asumió como accionista mayoritario la financiación de USD  200 millones a través de Sinergy, que significaba una costosa capitalización. Finalmente en septiembre de 2017, luego de un acuerdo no conocido, ambos empresarios retiraron sus respectivas demandas radicadas en la Corte Suprema del Estado de Nueva York.  Efromovich ha mantenido su rol de presidente de la junta directiva de Avianca Holdings, y Kriete quien mantiene el 14.46 % de Avianca Holdings, forma parte de la junta directiva.

Un año después Efromovich logró lo que buscaba. En diciembre de 2018, United Airlines le concedió un préstamo de USD 456 millones a Sinergy, en el marco del acuerdo comercial que ambas compañías aéreas firmaron con Copa, el cual debe pagarse en cinco cuotas anuales a partir del 30 de noviembre de 2021, pagándose en su totalidad el 30 de noviembre de 2025; fecha en la cual Kriete puede decidir vender su participación en la aerolínea y Sinergy debe comprarle. Dentro del acuerdo se estableció la posibilidad que Synergy, como garante del préstamo, podrá reembolsarle a United con acciones de Avianca, a un valor de mercado, un monto hasta en un 25%.

Efromovich no se quedó quieto con este crédito. Consiguió otro préstamo del fondo Elliot Management por USD75 millones para Avianca Brasil, de propiedad de Efromovich, para permitirle continuar operando y salir de la bancarrota en que se declaró en diciembre. La inversión que le otorgó a los fondos de Elliot con una participación del 49 % en la nueva compañía llamada Life Air, parecería será cubierta con la venta de algunos activos a Latam Airlines y Gol Linhas Aereas, las  cuales ya han ofrecido USD 70 millones cada una. El brasileño claramente es un hueso duro de roer y no piensa desistir de las posiciones alcanzadas en el mundo de aeronáutica, así sea a costa de tener que seguir soportando un matrimonio incómodo con el que lo liga inevitablemente a Roberto Kriete.

-Publicidad-
0
30403
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La arrogancia y grosería de Germán Efromovich de Avianca que le alcahuetean los medios

La arrogancia y grosería de Germán Efromovich de Avianca que le alcahuetean los medios

Las 10 empresas que más talento humano atraen y retienen en Colombia

Las 10 empresas que más talento humano atraen y retienen en Colombia

Los once secuestros que más han impactado a Colombia

Los once secuestros que más han impactado a Colombia

Nuevo CEO de Avianca llegó a Colombia

Nuevo CEO de Avianca llegó a Colombia