El coronel España: la historia de un jesuita en la guerra de los mil días

El coronel España: la historia de un jesuita en la guerra de los mil días

Breve reseña de uno de los 13 capellanes jesuitas del ejército durante este conflicto

Por: Germán Pino Arboleda
diciembre 20, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El coronel España: la historia de un jesuita en la guerra de los mil días
Foto: Víspera de Palonegro, Quintilio Gavassa Mibelli, 1900

Luis Javier España, miembro de la Compañía de Jesús, habría nacido en Zacapa (Guatemala) en agosto de 1837. Ingresó a la orden de los jesuitas en 1852 y fue ordenado como sacerdote en diciembre de 1865.

Toda su formación como jesuita la recibió toda en su país. Fue director de las congregaciones entre 1865 y 1866 en la residencia de Quetzaltenango. Cuando esta se convertió en colegio fue prefecto de los estudios.

Por otra parte, la mayoría de países que se habían “independizado” del imperio español sufrieron constantes revueltas de un bando u otro por la diferencia de ideales. Guatemala no fue la excepción.

Luego de seis años de revolución liberal después del fallecimiento del caudillo General Rafael Carrera en 1865, quien había impuesto un gobierno conservador de 30 años, los liberales dirigidos Miguel García Granados y José Rufino Barrios tuvieron éxito en 1871. Una de las consecuencias de este triunfo fue la expulsión de la Compañía de Jesús del país centroamericano.

El inicio de la travesía

Según el relato del padre Jesús Sariego S.J. durante el levantamiento desde Los Altos, los liberales hacen el pronunciamiento de Patzicía, al final llegan a tomarse la población de Quetzaltenango, uno de los soldados entra al colegio regentado por los jesuitas, el padre España aun se encontraba dirigiendo el colegio de esa población cuando uno de los soldados entra a la institución, lo ataca y hurta algunas de sus pertenencias.

El 12 de agosto de 1871 es decretada oficialmente la expulsión de los jesuitas de Guatemala por parte de José Rufino Barrios, el padre España logra adelantarse hasta ciudad de Guatemala para avisarle a sus compañeros, quienes adelantaron todo tipo de campañas para evitar salir del país incluso hasta la recolección de firmas, pero todo fue inútil.

Los padres Rafael Pérez, Luis Javier España y otros jesuitas salen de su país con rumbo a Nicaragua teniendo breves estadías en El Salvador y Honduras. Llegan a Nicaragua y el padre España trabajó en la estación misional de Rivas, en Granada y Matagalpa entre 1873 al 75.

Al parecer España participa en política lo que le cuesta su estadía en ese país y tiene que salir rumbo a Costa Rica.

Los jesuitas en Costa Rica

El presidente Tomás Guardia en una reunión con el padre San Román le pide que la Compañía de Jesús se estableciera en Costa Rica, pero Guardia, por motivos de salud tuvo que irse para Guanacaste desde donde gobernó y ahí advirtió a los jesuitas que debían esperar a que el presidente regresara a San José.

Pero cuando el padre San Román envía la orden que los padres esperaran en Nicaragua ya era muy tarde porque los padres España, Cáceres y Castañeda habían tomado rumbo a ese país.

Al comienzo el congreso no se opuso a la llegada de los sacerdotes, pero en una nueva consulta aduciendo la situación del país no era recomendable que ellos se establecieran en Costa Rica, desde Esparta, el padre España le escribe al diputado Alejandro Aguilar para que no los saque del país, comprometiéndose a no participar en asuntos políticos.

En ese país, Luis Javier España S.J. se encarga de fundar el colegio de San Luis en donde se desempeña como vicerrector, rector, prefecto hasta 1881 y profesor hasta la expulsión de la orden en 1884.

Próxima parada: Colombia

En el mismo 1884 llegan a Panamá y ahí se encuentran con el jesuita y abogado Mario Valenzuela Pieschacón S.J. que recibe una invitación del presidente Rafael Núñez para que vayan al interior del país, esto teniendo en cuenta que en ese momento Panamá hacia parte de Colombia.

Llegan a Cartagena y España se convierte en el confesor de Núñez, luego es enviado a Bogotá en donde dirige el periódico El mensajero del Sagrado Corazón de Jesús, luego es profesor en el colegio de San Bartolomé esto sin dejar atrás la promoción al culto al Sagrado Corazón.

Entre 1895 a 1900 trabaja en la residencia de Panamá, es profesor del seminario de Pasto y nuevamente del colegio de San Bartolomé recién iniciada la guerra de los mil días.

La revolución de los tres años

Este titulo es porque es el otro nombre con el que los mismos combatientes conocen a esta guerra civil que fue la ultima del siglo XIX y la primera del XX. Estando el padre España en Bogotá, el gobierno lo llama a el junto a otros 12 jesuitas para que sean los capellanes de la tropa.

Estuvo en el combate de Girardot siempre en la línea de fuego junto a los soldados y después de la batalla atendía a aquellos que habían caído por la fiebre amarilla, también lo encontramos en otros combates en la campaña del Tolima.

El 10 de diciembre de 1901, el ya ascendido coronel España quien además de ser sacerdote jesuita era ingeniero civil y militar se encontraba en el combate del Alto de la Cruz, cerca de la población de Viotá.

Aunque en el diccionario de la compañía de Jesús dice que, atendiendo a los heridos, otros relatos como el del historiador Donaldo Velandia mencionan que estaba en el frente de batalla, alentando a los soldados diciéndoles: “Adelante compañeros que las balas de los rojos son de algodón”.

Tal parece que no fue así ya que una de esas balas atravesó el pecho del coronel España muriendo casi al instante. Fue llevado a la hacienda cafetera de la Liberia y enterrado con los honores correspondientes.

Tiempo después llegan las fuerzas liberales comandadas por el General Aurelio Mazuera quien cuenta en sus memorias que al entrar al cuarto de los peones de la hacienda se encuentran con la tumba del padre España.

Después de desenterrarlo y encontrar sus pertenencias entre las que se hallaron 13 monedas de plata dentro de un pañuelo de seda negra, al parecer un amuleto entre los militares, decide volverlo a dejar junto a sus pertenencias, cerrar el cuarto con candado y enviar la llave a los directivos de la compañía de Jesús que se encontraban en el colegio de San Bartolomé en Bogotá.

Por orden del presidente Marroquín se levanta un decreto el día 13 de diciembre en honor al caído Coronel Luis Javier España S.J., el historiador José Manuel Pérez en 1904 recuerda el respeto que se tuvo por la muerte de aquel sacerdote no faltaron los comentarios en el argot popular como: “Murió el R.P España de la Compañía de Jesús, cumpliendo santamente su evangélica tarea de exterminar liberales”.

Y algún coplero del momento según las memorias del General Mazuera le dedico estas líneas al sacerdote:

De un balazo en la testuz

Y entre las godas legiones,

Murió un hijo de Jesús;

Como este, expiró en la cruz

Y también entre ladrones.

Esta es la historia del sacerdote Luis Javier España S.J., un misionero que se convirtió en leyenda en la guerra de los mil días, por sus conocimientos en la guerra, ya que era ingeniero civil y militar y que incluso participó en las guerras carlistas españolas; un hombre que no dejó su vocación a un lado y que dejó un legado por toda Centroamérica, así como sufrió la expulsión de algunos países como sus antecesores.

Y para concluir traigo a colación las palabras del padre Rafael Villota S.J. durante una entrevista durante la celebración de los 200 años de la restauración de la Compañía de Jesús en Colombia: “Un jesuita está hecho del barro de todos los otros hombres…”, esto diciendo que todos somos iguales.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
En el Caribe comes o pagas energía

En el Caribe comes o pagas energía

Nota Ciudadana
Rosario Tijeras, 25 años: la 'femme fatal' de nuestra literatura y cine nacional

Rosario Tijeras, 25 años: la 'femme fatal' de nuestra literatura y cine nacional

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--