El centro (como el cero) no existe

"Sigue siendo un punto, una mera idea del mundo platónico. Ahí no cabe nadie, sin duda, con el perdón de don Humberto de la Calle"

Por: Juan Guillermo Toro M
noviembre 23, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El centro (como el cero) no existe
Foto: Flickr www.audio-luci-store.it - CC BY 2.0.

Desde hace algún tiempo viene agitándose en redes sociales la expresión “el centro no existe”, normalmente esgrimida por algún energúmeno seguidor de la Colombia Humana (los uribistas, mucho más pragmáticos y dados a la componenda y a la “flexibilidad” ideológica, no tienen —ni tendrán— escrúpulos en aceptar su existencia si esta es útil a sus intereses.)

En parte por llevarles la contraria y en parte porque creo que se está a la izquierda o a la derecha de algo, he defendido en redes la idea del centro en la política colombiana. Sin embargo, como no soy politólogo (una profesión de la que ni siquiera entiendo su razón de ser), esa defensa ha sido hecha más con el humor del ignorante, la búsqueda de pleito (en la que algunos de mis 55 seguidores caen —gracias, Dianis—) y la reproducción de las opiniones de otros.

Seguramente, la idea de que la izquierda y la derecha existen sin necesidad de una referencia al centro proviene de lo que aprendimos —o no— en la escuela sobre la recta numérica.

Uno puede estar a la izquierda o a la derecha del cero y al mismo tiempo, con inocultable picardía, argüir que el cero no es más que un punto y —forzando la memoria en asuntos tan áridos como la geometría— recordar que un punto es “una figura que carece de dimensiones y, por lo tanto, no pertenece al mundo físico”.

Así, mondo lirondo, queda uno con la convicción de que dijo algo no carente de genialidad y que tal argumento puede extenderse a la política para afirmar que, del mismo modo, no existe el centro o que, acaso, no es más que una figura infinitesimalmente pequeña que sirve, escasamente, como referencia para ubicarse a uno u otro lado de él.

La política, claro, no es tan simple y, menos unidimensional. Desde hace varios años se viene usando una extensión de la idea anterior no ya en una dimensión (la recta), sino en el plano. Es la conocida “brújula política” de la cual todos en algún momento hemos hecho el popular test: La brújula política

En esta perspectiva, aunque la tuerca ha dado una vuelta más y la complejidad es mayor que en la recta, el centro sigue siendo un punto, una mera idea del mundo platónico. Ahí no cabe nadie, sin duda, con el perdón de don Humberto de la Calle. Sin embargo, existe otra visión —la que otros y yo suscribimos— que debe su existencia al político gringo David Nolan:

Ahora el que pone cara de satisfacción soy yo (y el montón de tibios, tan vapuleados en las inocentes redes desde que se nos ocurrió votar en blanco hace dos años). Cuando ya estábamos a punto de claudicar y procurábamos ubicarnos de alguna manera, aunque forzada, en algún rincón de la brújula, viene Nolan a darnos una mano y a salvarnos de los dañinos extremos.

¿Son conscientes de cómo el centro tiene aquí la ubicación de un trono cuadrado alrededor del cual giran tanto los Petros como los Uribes? Si la gráfica de Nolan fuera el tablero de algún extraño juego de ajedrez, la conquista del centro sería, a no dudarlo, la principal estrategia para ganar; una idea con la que, seguramente, estará de acuerdo Catherine Juvinao.

Bromas y liviandades aparte, Petro tiene razón. En reciente trino afirma que "la política no se mueve un un plano cartesiano, la sociedad es mucho más compleja". La política, como expresión humana, acude a muchos sentimientos e ideas que no se pueden reducir a la cuadrícula de ningún plano cartesiano.

Pero se vale jugar. Invito a los lectores a imaginar este tablero y en qué lugar de él se pondrían a sí mismos y a los jugadores de la política criolla. Así, por lo menos, tendrían una idea de en qué lugar se sitúan respecto a nuestros líderes y una visión relativa del juego para 2022. Pero no se confíen: los políticos juegan con la percepción que de ellos tenga la ciudadanía. ¿Dónde ubicamos a Benedetti? Aconsejo firmemente fijarlos con pegante al tablero. La política es dinámica y nunca se sabe qué puede pasar.

-.
0
100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La Tercera Vía: la ideología de los tibios

La Tercera Vía: la ideología de los tibios

El naufragio de la derecha

El naufragio de la derecha

Nota Ciudadana
¿Realmente el centro político es la mejor alternativa?

¿Realmente el centro político es la mejor alternativa?

Nota Ciudadana
Quién vence a la derecha

Quién vence a la derecha