Curules afros, una disputa de nunca acabar

Curules afros, una disputa de nunca acabar

Se quiere evitar que quien no pertenezca a la etnia o no integre alguna organización de base de la misma, aspire a una de estas curules

Por: Oscar Sevillano
febrero 16, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Curules afros, una disputa de nunca acabar

De un tiempo para acá, las dos curules que por ley les corresponde a la comunidad afrodescendiente en Colombia se han vuelto bastante apetecidas, no solo por políticos de la misma etnia, sino además por personas de piel blanca o por colombianos que aunque son del mismo grupo étnico, no han realizado trabajo social alguno con este entorno. En estos hechos también se ha visto involucradas las mafias de corrupción que han encontrado en la política una especie de caja fuerte.

Acceder a estas dos curules no es difícil, basta con recibir el aval de un consejo comunitario inscrito en la Dirección de Asuntos Afrocolombianos del Ministerio del Interior para ser candidato, según la sentencia T - 161 de 2015. Sin embargo, hay quienes quisieron pasarse por alto esta decisión, y quisieron continuar con la tendencia a inscribirse en organizaciones sociales, como se venía haciendo antes que el alto tribunal fallara, dejando claro que quienes buscaran llegar a estas curules, debían hacerlo a través de consejos comunitarios afrodescendientes y no de asociaciones de bases.

Fue de esta manera como llegó a la Cámara de Representantes en el año 2006 la campeona olímpica María Isabel Urrutia, quien salió elegida con 7.700 votos y Silfredo Morales, quien obtuvo 3.100. Para esta época se presentaron 29 organizaciones con listas, y en 2010 la cifra aumentó a 67.

En el año 2014 Yahir Acuña, un político sucreño cuestionado por sus supuestos vínculos con Enilce López (alias la Gata) se hizo a las dos curules afrodescendientes a través de María del Socorro Bustamante y Moisés Orozco, quienes no eran personas con piel de color negro y tampoco son reconocidos líderes sociales afrocolombianos, lo que llevó a miembros de esta comunidad a protestar ante su inconformidad. Esta no es la primera vez que se presenta esta situación. En 1998 el actor de televisión Pedro Mogollón, quien es una persona de tez blanca aspiró a la Cámara de Representantes por el movimiento de negritudes en fórmula con Agustín Valencia que si es de esta etnia racial, quien ocupaba una curul en esta misma corporación y buscaba dar el salto al Senado de la República.

La idea de este fallo, además de darles verdadera representación a las comunidades afros, es evitar que una persona sin que necesariamente perteneciera a la etnia, al integrar determinada organización de base de esta etnia, aspire a una de estas curules.

Sin embargo algunos candidatos como Francia Márquez, premio nacional de Derechos Humanos en 2015, que hoy aspira a ocupar una curul bajo esta figura, temen que los dos escaños para afrocolombianos que tienen en el Congreso queden en manos de personas que no representan a las negritudes, muy a pesar del reciente fallo del Consejo Nacional Electoral que deja por fuera a 17 aspiraciones por considerar que estas no cumplían con el requisito de pertenecer a los consejos comunitarios.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Talento Visible: Entre el gueto y la burbuja del privilegio: réplica a columna de Piedad Bonnett

Nota Ciudadana
Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--