Cuatro familias judías mandan en el meganegocio de los textiles en Colombia

Cuatro familias judías mandan en el meganegocio de los textiles en Colombia

Los herederos de Pepe Douer con PatPrimo, los hermanos Abadi con Lafayette, Hanoj Perez con Armi y Koaj y Yonathan Bursztyn con Totto venden millones con sus marcas

Por:
julio 31, 2022
Cuatro familias judías mandan en el meganegocio de los textiles en Colombia

La colonia judía ha estado desde hace décadas en el sector textil nacional a través de marcas clásicas como Pat Primo o Lafayette que llevan más de cincuenta años, pero también con nuevos negocios como Lilly Pink que ha transformado el consumo entre las nuevas generaciones de mujeres y también Totto fundada por Yonathan Bursztyn o Armi de Hanoj Perez, ambos empresarios judíos que los han convertido en negocios de vuelo internacional y que están entre las 16 empresas colombianas que más vendieron el año pasado. Junto a estas también tuvieron muy buen un desempeño Manufacturas Eliot y Pash de la familia Douer cuyo sello insigne es Pat Primo y Lafayette de Hyman Abadu.

Manufactura Eliot de propiedad de la familia Douer y reconocida por la marca Pat-Primo es la mejor clasificada en el ranking de ventas del sector textil. Fue fundada por Albert Douer en 1957, en Barranquilla, donde se cosió la primera prenda PatPrimo.

José, conocido como Pepe Douer, el mayor de los hijos pronto tomó las riendas del negocio cuando tenía 17 años

José, más conocido como Pepe Douer, el mayor de los hijos pronto tomó las riendas del negocio. Tenía 17 años cuando se hizo cargo da raíz de la decisión de su papá, Alberto, de trasladarse a Los Angeles, Estados Unidos, por motivos de salud.

Hacia la década del 60, el negocio creció y José más conocido como Pepe, decidió trasladarlo a Bogotá. Con el tiempo la marca PatPrimo se convirtió en un referente de la moda en el país. Marca a la que se le fue sumando con los años, Seven Seven, orientada hacia la juventud urbana, y Facol, caracterizada por sus precios bajos, ambas marcas son producidas y comercializados en tiendas bajo la razón social Pash.

José “Pepe” Douer Ambar, quien falleció en diciembre de 2020 a los 95 años, fue una institución en el sector. Lo sucedió en el control de los negocios su hijo Alberto Douer Mishaan, quién hoy ocupa los cargos de socio y subgerente de Manufacturas Eliot, y cuanta ya con la colaboración de sus hijos: Alan, Sophie y Pepe Douer.

Luego de seis décadas, el negocio no ha dejado de consolidarse, con una producción de más de ocho millones de metros de telas mensuales, y más de 100 tiendas, exportan a Ecuador, Perú, México, Guatemala, Honduras y Costa Rica.

Los hermanos Hyman y José Adabí fundaron Textiles Lafayette en 1959

Los hermanos Hyman y José Adabí fundaron Textiles Lafayette en 1959, cuando Hyman con 34 años y luego de vivir por dos años en Panamá, centro del comercio textil en América Latina, decidió probar con una empresa textil en Bogotá.

La compañía ha implementado una serie de tecnologías pioneras dentro de la industria textil colombiana, como los miniprint en los años 60s y la novedosa Terlette, que dominaron los vestidos y las faldas de las mujeres colombianas en los años 60s y 70s.

En los años 70s, Lafayette implementó los cilindros de rotación, creando el estampado rotativo que le permitió producir grandes volúmenes de telas estampadas a costos accesibles. Su planta de hilo donde produjo, por primera vez, filamentos de poliéster, los convirtieron en la más importante productora de materia prima para la confección en el país. Sus telas fueron las protagonistas de las principales pasarelas de moda de Colombia y la región.

Hyman Abadi quién falleció a principios del año pasado, colaboró con varias entidades sociales con dedicación y donaciones económicas, como la Fundación Neumológica, la Fundación Cardioinfantil y la patrulla área.

La segunda generación, sigue en el negocio. Lafayette es gerenciada por Roy Azout Abaddi, hijo de José. Sus primos, los Max y David Adabi, hijos de Hyman Adabi y su esposa Ivette, son los dueños de la famosa Lili Pink, que, con tan solo 15 años, se convirtió en la mara número uno de ropa femenina en el país.

Hanoj Perez Taraboulos, hijo de un empresario textilero judío sefardí creó Permoda. Hoy es dueño de Koaj

Hanoj Perez Taraboulos, hijo de un empresario textilero judío sefardí y cuyo abuelo nació en Cali, quiso diversificar el negocio textilero de su padre. En 1983 fundó Permoda, con el objetivo fabricar y comercializar una marca de moda especializada para vestir ese creciente segmento de profesionales mujeres que entraban cada día con más fuerza al mundo laboral, la denominó Armi.

Poco a poco se fue expandiendo a otros segmentos y lanzó colecciones masculinas, abrió abiendas propias para aumentar la presencia en ventas al por menor y dinamizar la producción de la mayoría de las prendas. Siete años después, en 1990 creó la marca Pronto, especializada en prendas básicas y con más énfasis en colecciones enfocadas en el segmento joven y urbano. Tras veinte años de trayectoria, lanzó su tercera marca: Bkul, pensada para los adolescentes más irreverentes y en el 2010 surgió la exitosa Koaj, su buque insignia, con el cual ha explorado distintos formatos:  Koaj, Koaj basic y Koaj Outlet, así como el sitio web koaj.co.

La sede principal está en Bogotá, donde cuenta con 63 tiendas, que se suman a las 48 franquicias, 80 consignatarios y 176 Koaj Basic; dos plantas en Bogotá, una de ellas especializada en jeans, y otra planta en México. Además cuenta con tiendas en Ecuador y Costa Rica, desde la oficina en Panamá realiza distribuye sus ventas internacionales, más operaciones en China, Bangladesh e India.

Yonathan Bursztyn, el dueño de Nalsani y su marca Totto, es el hijo menor del matrimonio formado por Bernardo Bursztyn y Ana Vainberg

Yonathan Bursztyn, el dueño de Nalsani y su marca Totto, es el hijo menor del matrimonio formado por Bernardo Bursztyn y Ana Vainberg, dos inmigrantes judíos de la Europa Central que llegaron a Colombia en busca de nuevas oportunidades después de la Segunda Guerra Mundial. En Bogotá, la pareja encontró su sustento en el comercio de sastrería y bisutería

En 1970, Bernardo Bursztyn murió de un infarto, lo que llevó a sus hijos mayores Alberto y Samuel a buscar rumbo e invirtieron la herencia paterna en una litografía. Por aquel entonces, Yonathan tenía tan solo once años y creció en medio de este nuevo proyecto emprendido por sus hermanos.

En los años 80, después de graduarse en Ingeniería Industrial en la Universidad Javeriana, Bursztyn viajó a Estados Unidos donde se especializó en artes gráficas en concordancia con el negocio familiar, al regresar ingresó como encargado del área de máquinas de escribir.

 Sin embargo, Yonathan, o Nathan como le gusta que le llamen, empezó a buscar nuevos rumbos pues soñaba con ser gerente de algo propio. En 1987 se topó con Bonreal, empresa de marroquinería a punto de la liquidación. Ese mismo año oficializó la compra de la compañía, con el respaldo de sus hermanos, a la que cambió el nombre a Nalsani.

Un año después, le dio el gran giro al negocio al viajar a Milán para asistir a la feria Mipel, especializada en accesorios y complementos, donde conoció a un grupo de expositores que usaban como materia prima la lona, un material sintético mucho más barato que el cuero, y que llamó su atención gracias a su calidad. A su regreso a Colombia, el empresario reestructuró la compañía y fundó Totto, cuyo nombre tiene origen en un grupo de rock estadounidense.

La marca no ha dejado de crecer desde que abrió su primera tienda en las instalaciones de la fábrica. En 1990 lanzó su primera colección de ropa, y a través de franquicias se expandió por toda Colombia. Su red de más de 640 puntos de venta en todo el mundo, incluye tiendas en Chile, Guatemala, Honduras, El Salvador, República Dominicana, Puerto Rico y España.

Actualmente, el empresario trabaja hombro con hombro con sus hijos Benny, quien es el director de proyectos especiales de innovación y tecnología, y Natalie, quien está al frente del área de mercadeo.

Esta es la posición de las cuantro grandes empresas lideradas por empresarios judíos en el ranking del sector textil en el que Manufacturas Eliot de la familia Douer, ocupa la primera paosición. La siguen Permoda y Pash (Armiy Koaj) en las posiciones 4 y 7,  Nalsani (Totto)  en la 14 y Lafayette  que  ocupa el puesto 16. Compiten con otros exitosos empresarios colombianos localizados en Medellin, Bogotá y Cali.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Tres valientes congresistas estarán encima de la presidencia de Bukele en El Salvador

Tres valientes congresistas estarán encima de la presidencia de Bukele en El Salvador

Madera colombiana: negocio en el que juegan Santo Domingo y Ardila, pero mandan irlandeses

Madera colombiana: negocio en el que juegan Santo Domingo y Ardila, pero mandan irlandeses

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus