¡Cuarentenas insostenibles!

"Para que la cura no sea peor que la enfermedad, se debe considerar que sea parcial, así la economía puede respirar y los colombianos generar ingresos para subsistir" 

Por: Juan Felipe Quiñones
abril 20, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¡Cuarentenas insostenibles!
Foto: Leonel Cordero

Recientemente, recordaba con anhelo las veces en las que mi abuela cocinaba en las reuniones familiares. Después de una danza en la que participaban cuchillos, condimentos y fuego, salían de la cocina platillos deliciosos. Sin embargo, hay un domingo que quedó plasmado con peculiar amargura en mi memoria, debido a que el tío Luis se confundió durante las compras y solo llevó leña suficiente para la cocción de la mitad de la comida. Este imprevisto desencadenó el mal genio de mi padre, mientras mi hermano y yo, ambos hambrientos asaltamos la despensa en busca de un paquete de galletas para calmar nuestro apetito. La cereza del pastel fue la cólera de mi madre porque estábamos teniendo una alimentación poco balanceada. Sin saberlo, a mis 9 años experimenté en una escala reducida los efectos de una recesión.  

El coronavirus está transformando radicalmente el funcionamiento de la sociedad como la conocemos: los hospitales no dan abasto, hay pánico y la economía mundial se ve amenazada con una recesión comparable o incluso superior a la de aquel jueves de 1929. Las respuestas de los gobiernos mundiales a esta amenaza biológica convergen en la necesidad del aislamiento preventivo, cuya función es exclusivamente preservar la vida de la población.  

No obstante, es importante tener en cuenta los efectos virtualmente invisibles, también conocidos como costos de oportunidad, antes de galardonar la cuarentena como la solución perfecta. Según un estudio realizado por Fedesarrollo, cada mes de cuarentena reduce el PIB anual entre 4.1% y 6.5%, lo que es un sinónimo de repartir una menor cantidad de bienes entre el mismo número de personas.  

Adicionalmente, la reducción en la calidad de vida no se da de manera homogénea. El grupo de mayor afección está conformado por los trabajadores informales, aquellos que viven “del día”, debido a que no los cobija un contrato laboral y sus ingresos dependen del rebusque. Profesores de la facultad de economía de la Universidad de los Andes cuantificaron que 7 de cada 10 trabajadores en Colombia se encuentran en esta situación, es decir, sus ingresos fueron eliminados y dependen de sus ahorros.  

Por otra parte, los trabajadores formales no se encuentran blindados ante los efectos del virus. Según cifras de Confecámaras en 2019, el 10% de las empresas colombianas son consideradas “grandes empresas”. Si bien el teletrabajo es una forma de mitigar los efectos, sería utópico afirmar que el 90% restante se encuentra en capacidad de pagar nóminas idénticas a las que manejaban antes de la dramática reducción de las ventas. Dejando de lado el dilema de justicia asociado con pagar salarios no causados, no hay músculo financiero para cumplir esa exigencia legal.  

Recapitulando, el no haber respondido con cuarentena a la pandemia hubiera representado una recesión de 37% y 252.000 muertes (Fedesarrollo, 2020). Sin embargo, una cuarentena de 12 meses, tiempo pronosticado para el desarrollo de la vacuna, sería equivalente a una reducción del 49,2% de la producción de bienes y servicios nacionales (en el mejor de los escenarios), junto con las muertes asociadas al aumento de los índices de pobreza causado por el desempleo y agotamiento de los ahorros nacionales. Para que la cura no sea peor que la enfermedad, se debe considerar la cuarentena parcializada que permita a la economía respirar y a los colombianos generar ingresos para al menos subsistir. La estructuración de esta debe permitir únicamente la circulación de ciudadanos cuyo riesgo de mortalidad en caso de contagio sea cercano a cero, además de mantener la rigurosa asepsia para evitar un crecimiento exponencial del contagio 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Acorralado por el Coronavirus, un periodista venezolano se atrevió a contar

Acorralado por el Coronavirus, un periodista venezolano se atrevió a contar

Y entonces, los que rompemos las gafas durante la cuarentena ¿quedamos ciegos?

Y entonces, los que rompemos las gafas durante la cuarentena ¿quedamos ciegos?

A los franceses se les ha vuelto casi imposible la larga cuarentena

A los franceses se les ha vuelto casi imposible la larga cuarentena

En San Andrés también hay hambre

En San Andrés también hay hambre