Cuando el orgullo no deja
Opinión

Cuando el orgullo no deja

Millones con todo derecho son orgullosos de ser antioqueños, pero lo que está volviendo a pasar con los edificios enfermos es ejemplo de ese orgullo mal aplicado

Por:
diciembre 15, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.

La palabra o la idea de orgullo tiene dos significaciones. La una lleva consigo el exceso de estimación que se tenga hacia uno mismo y hacia los propios méritos que pueden llevar a creerse superior a los demás. La otra, abraza al orgullo como el sentimiento de satisfacción hacia algo propio o cercano que bien puede considerarse meritorio. Hay entonces quienes se sienten orgullosos por haber nacido en alguna región y hay otros a quienes el trato diario termina por aislar cuando no a estigmatizar porque resultan ser tan orgullosos que no reconocen ni la realidad ni los errores.

____________________________________________________________________________________________

Vibro oyendo el himno paisa, pero tambuén  he atacado con vehemencia la extrema caracterización del sentimiento antioqueño para no reconocer los errores ni el comportamiento equivocado

____________________________________________________________________________________________

Ambas acepciones son las que por estos días vuelven a los antioqueños el centro del mantel. Dada la conformación geopolítica y humana de los habitantes del territorio paisa y, sobre todo, el ejemplo de verraquera que han dado sus mayores, hay millones de colombianos que con todo derecho se sienten orgullosos de ser antioqueños. Yo, que desciendo por los Álvarez Restrepo de la orilla del rio Porce y por el lado Gardeazábal del viejo teniente alcalde de Santa Fé de Antioquia que regó su semilla en Rionegro para que algunos de los suyos la sembraran en el Valle, soy un colombiano que todavía vibro oyendo “Oh libertad que perfumas las montañas de mi tierra…” el himno paisa. Pero de la misma manera he atacado con vehemencia la extrema caracterización del sentimiento antioqueño para ocultar su desmedida ambición, su picardía innata y su suficiencia comercial y entonces no reconocer  ni los errores ni el comportamiento equivocado y, lo que ha sido peor, el negarse a estudiar las razones de fallas repetidas o  esporádicas. Lo que está volviendo lamentablemente a pasar con  los edificios enfermos, seguramente mal construidos, es el mejor ejemplo de ese orgullo mal aplicado. Si se hubiese organizado una Comisión de la Verdad para que atribuyera falencias o nos dijera la razón de tantos y tan repetidos edificios colapsados, los ingenieros del futuro habrían aprendido y Medellin se habría salvado de volver a  ver pasar la misma película. No fue así. No parece que lo fuera a ser.

 

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Otra contra los pobres

Otra contra los pobres

El portaviones gringo en Buenaventura

El portaviones gringo en Buenaventura

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--