Opinión

Autocuración: bajando al médico del pedestal

Por:
septiembre 07, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Bajemos del pedestal a los médicos, veamos la realidad de las cosas con ejemplos sencillos.

El ortopedista no cura una fractura, su único papel es dejar al hueso en buena posición mientras el cuerpo regenera, une y consolida mediante sus propios mecanismos de reparación. Un hueso quebrado estimula automáticamente su curación con los osteocitos. Él, el cuerpo, reconoce la fractura y la sana sin mediación externa.

El oncólogo con su quimioterapia mata las células cancerosas al tiempo que destruye células sanas que el organismo tiene que suplir para seguir existiendo, ellas son las células de la inmunidad. Es por ello, por la destrucción de las defensas con la quimioterapia, que la persona queda expuesta a infecciones más que cualquier otro y el cuerpo tiene que autocurarse de la agresión a que es sometido.

La fisioterapeuta no regenera un nervio dañado para revertir la parálisis. Ella mediante sus ejercicios mantiene el terreno muscular, articular en el mejor estado posible mientras el nervio se regenera a una taza de 1 milímetro por día, y solo cuando llega nuevamente al músculo la persona comienza a mover la extremidad paralizada. Esta regeneración es automática dictada por el cuerpo.

El cuerpo, el solo, tiene que cicatrizar las heridas quirúrgicas de cualquier origen. Sin cicatrización espontánea no podríamos reparar anomalías congénitas como el labio leporino, ni hacer cirugías plásticas, ni bariática. Tampoco mejorar la arteria obstruida que produce el infarto, el stent en este caso impide nueva lesión del corazón, quedando la cicatriz de las células que el infarto mató, el médico no curó, evitó nuevas lesiones. Si el cuerpo se mantiene saludable por sí mismo, mente y emociones no se quedan atrás, siendo la resiliencia, el término moderno para esa capacidad del ser humano de amoldarse a situaciones de crisis y salir adelante fortalecido. Tampoco esto es novedad, es práctica ancestral.

El médico ayuda al organismo a sanar, proporcionando un terreno adecuado a la autocuración. Este es el real oficio del médico, proveer medicamentos, procedimientos, nutrientes, actitudes, comportamientos, que permitan a la sabiduría del cuerpo regenerarlo. Sin el concurso del cuerpo no podría el médico ayudar a que se reparara de tantas agresiones a que es sometido por nuestro estilo de vida, por la violencia, por la inconsciencia al comer, beber, drogarnos, o trabajar y hacer ejercicio en excesos que lesionan al cuerpo mismo.

Autocuración no es algo nuevo, es lo que ha hecho el cuerpo durante toda la historia de la humanidad. Proveer el medio ambiente adecuado para ello y reconocer que así es, es lo que han hecho los médicos sabios desde tiempos ancestrales, al igual que los chamanes, curanderos indígenas y demás personas dedicadas a este arte. Basta con recordar cómo en la antigua China al médico se le pagaba mientras la gente a su cargo estuviera sana, suspendían la paga mientras estaban enfermos. Creo que esta tendencia está tomando nueva forma en algunas comunidades actuales. Esto requiere gran conciencia y responsabilidad de cada quien para hacer lo posible en mantener un estilo de vida saludable. ¿Cómo se hace esto? Escuchando el cuerpo.

Escuchar el cuerpo es la clave. El cuerpo constantemente transmite señales de bienestar o malestar. El cuerpo se pone liviano cuando le hacemos caso y cuando estamos cuidándolo, así como se tensa o vuelve pesado ante la exigencia desmedida en cualquier campo. Simplemente no le ponemos cuidado, no lo escuchamos, dejamos que los afanes de la vida, que lo urgente se imponga ante lo que dicta el corazón. Y enfermamos, para tener que escuchar. ¿Queremos escuchar solo ante la enfermedad, o decidimos escuchar el cuerpo continuamente y hacerle caso en el día a día?

La autocuración es una realidad milenaria, al rescatarla tendremos más paz en nosotros y en la humanidad.

 

 

-Publicidad-
0
971
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En primera fila, hacia la muerte

En primera fila, hacia la muerte

El dolor como enfermedad

El dolor como enfermedad

El mayor temor al estar enfermo

El mayor temor al estar enfermo

“Usted tiene lumbago”

“Usted tiene lumbago”

Los falsos “terapeutas”

Los falsos “terapeutas”

La enfermedad, un “mal” necesario

La enfermedad, un “mal” necesario

Telemedicina, pros y contras

Telemedicina, pros y contras

La muerte anunciada

La muerte anunciada