Aquel día que Álvaro Uribe compró El Ubérrimo y empezó a formar su gran hacienda ganadera

Aquel día que Álvaro Uribe compró El Ubérrimo y empezó a formar su gran hacienda ganadera

Tenía 27 años y era director de la Aereocivil en el gobierno de Turbay Ayala cuando hizo el negocio con Jesús María López del clan político que mandaba en Córdoba

Por:
diciembre 12, 2023
Aquel día que Álvaro Uribe compró El Ubérrimo y empezó a formar su gran hacienda ganadera

Álvaro Uribe Vélez creció en Salgar, un pueblo del suroeste antioqueño entre fincas, ganado y caballos. Su gusto por el campo le vino de familia, por su papá Alberto Uribe Sierra, un conocedor del negocio equino,  de la ganadería y del valor de la tierra, quien se ganaba la vida comprando y vendiendo fincas inicialmente en Antioquia pero también en la zona de influencia paisa en la Costa Atlántica, el departamento de Córdoba. .  

El aprendizaje fue grande, a pesar de la pronta partida de su papá, quien murió asesinado por la guerrilla en un intento de secuestro en la hacienda Las Guacharacas, en 1983.  Como buen antioqueño no le resultaban ajenas las fértiles tierras del valle del Sinú en el departamento de Córdoba y siempre tuvo en mente hacerse a una finca ganadera. Y lo logró antes de cumplir los 30 años. La oportunidad se le dio con El Ubérrimo, de propiedad del dirigente político liberal Jesús María López Gómez.

Lea también: Guacharacas, la hacienda más querida de Álvaro Uribe y la que más líos le ha traído

La finca entonces era un terreno fértil —y de allí el nombre— por haber sido parte del distrito de riego San Carlos, el mismo nombre del municipio,  construido por el Incora años antes, en el gobierno de Carlos Lleras Restrepo. Era una tierra sin trabajar. Con pastizales altos y con unas cuantas cabezas de ganado que venían en el negocio. En manos de Uribe esta hacienda pasó a ser ejemplar en la explotación intensiva de ganado.

Adquirió la hacienda 1982, cuando aún se desempeñaba como director de la Aeronáutica Civil, cargo al que llegó nombrado por el presidente Julio César Turbay. Tenía apenas 27 años. Pero fue esta alta responsabilidad la que le permitió rozarse con políticos mayores que él como los hermanos Jesús María, Libardo y Edmundo López Gómez de Montería. Ellos formaban parte de la coalición Turbo-Lopista con la que un sector del partido liberal se le atravesó a la reelección de Carlos Lleras y que los volviera muy cercanos. Fueron los López Gómez una ruta de acercamiento de Uribe a Córdoba, creando unos fuertes vínculos que aún mantiene, pero también la posibilidad de comprar la finca que ha ido creciendo con el tiempo.

Lea también: Los millonarios negocios de Tomás y Jerónimo, los hijos de Álvaro Uribe

Uribe convirtió el kiosko de El Ubérrimo en el centro de su actividad política no solo electoral, de cara a elecciones sino frecuentado durante la presidencia y siempre el escenario de las reuniones para armar coaliciones a nivel nacional a través de su partido el Centro Democrático.

Allí pasó los meses de pandemia y es también un centro de reunión familiar en su rol de abuelo. Siempre ha frecuentado su hacienda que combina con la casa-finca de Rionegro donde comparte con su esposa Lina Moreno. Pero es en El Ubérrimo donde Uribe disfruta las tareas del campo con los novillos y las bestias de montar. Es allí donde tiene su extensa ganadería y sus caballos de paso fino, que, junto a la política, constituyen su pasión mayor.

El propietario original de El Ubérrimo, José María López, hermano de los dirigentes liberales de Córdoba, Edmundo y Libardo López Gómez, quienes ocuparon cargos de ministro y gobernador, fue junto a sus hermanos líderes por muchos años de la política electoral del departamento. Jesús María, a quien le decían “el mono López”, y quien también fue gobernador de Córdoba, murió en septiembre de 2012, condenado en su casa por cárcel, por su participación en la reunión de 2.001 entre ganaderos y políticos en Santa Fe de Ralito, en Córdoba, donde suscribieron el denominado Pacto de Ralito.

Tras la venta de El Ubérrimo, la relación entre Álvaro Uribe y los hermanos López, tomó fuerza.  Los López, siendo de los más liberales de la Costa, se volcaron a apoyar abiertamente al candidato paisa, cuando este decidió lanzarse a la presidencia de la República en el 2002 con su movimiento independiente Primero Colombia y le dieron la espalda al candidato de su partido, el santandereano Horacio Serpa.

El apoyo que recibió Uribe de los gamonales políticos cordobeses ayudó a consolidar el liderazgo del paisa en el país que lo llevó a convertirse en presidente de la República con casi 6 millones de votos, cargo que mantuvo por 8 años y que lo obligó a apartarse un poco de la hacienda, pero sin abandonarla del todo, ya que podía visitarla sin dificultad por su cercanía al aeropuerto Los Garzones, donde cada cuanto aterrizaba el avión presidencial. Ya como expresidente, El Ubérrimo está en el corazón de su vida personal, familiar y política.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Las 4 empresas de ambulancias que más ganan transportando enfermos

Las 4 empresas de ambulancias que más ganan transportando enfermos

Energía solar, el otro negociazo que tiene celebrando a empresas chinas en Colombia

Energía solar, el otro negociazo que tiene celebrando a empresas chinas en Colombia

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--