¿Adelantar las elecciones del 2022?

"La crisis institucional en Colombia es insostenible. El cambio de un ministro no resuelve nada. Tampoco soluciona nada la rotación de carteras"

Por: Edgar Hernán Vega Sánchez
mayo 04, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Adelantar las elecciones del 2022?
Foto: Twitter @Registraduria

La juventud colombiana, fundamentalmente, volcada a las calles ha logrado una de las victorias más contundentes y significativas en la historia de las luchas populares al conseguir el retiro de la reforma fiscal, y como consecuencia la renuncia de Carrasquilla y su combo del Ministerio de Hacienda.

Pero esta propuesta de reforma fiscal ha sido tan solo la gota de la indignación que rebosó la copa: el gobierno de Duque también ha esgrimido unas retardatarias reformas pensional y sanitaria, ha negado la posibilidad de una renta básica justa para la población vulnerable y desempleada con el objeto de mitigar las dificultades económicas en pandemia (aun sabiendo que dichos recursos contribuirían a la estabilidad del ciclo económico, puesto que volverían a la economía mediante pagos de bienes de consumo, de arriendo y de servicios); y tampoco ha encauzado recursos ingentes para fortalecer, mediante créditos blandos, a la pequeña y mediana industria, al pequeño y mediano comerciante.

Lo que si ha logrado Duque durante su gobierno es incrementar los niveles de pobreza y de desempleo. Por eso la ira, la desesperación y la angustia del pueblo colombiano no aguanta más, no soporta más. Por eso el paro continúa.

Paralelo a la ineptitud del gobierno de Duque para trazar medidas económicas efectivas como la renta básica justa y créditos blandos, entre otros, a las pymes, el panorama de la vacunación masiva como medida inmediata para controlar el avance del virus, es oscuro, no tiene solución a corto plazo.

Duque no negoció anticipadamente la compra de vacunas, y las farmacéuticas están al tope cumpliendo a cuentagotas con los gobiernos que si lo hicieron. Al ritmo actual la vacunación masiva en Colombia solo será posible, quizás, a finales del 2021 o en el peor de los escenarios en el primer semestre del 2022 y eso contando con el fondo COVAX, esto es con las vacunas que donan los países de primer mundo.

El argumento que sustenta lo anterior es sencillo: ni siquiera han llegado los grandes lotes de vacunas a los países que negociaron anticipadamente (excepto Estados Unidos, Israel y otros pocos países). Solo un ejemplo: Canadá que anunció la compra anticipada de 80 millones de dosis, no ha recibido el grueso de ese lote, y solamente a mediados de mayo el calendario anuncia el inicio de la vacunación masiva de la población.

Iván Ospina, alcalde de Cali, exigió “un gran diálogo nacional con todos los sectores que permita un gran acuerdo sobre la pandemia del Covid y sus consecuencias socioeconómicas”, una propuesta loable pero inocente. El gobierno de Duque ha dado suficientes demostraciones de sus intenciones de no dialogar. Recordemos el pliego presentado al calor de las jornadas del 21N y que está sin negociar.

Es imposible dialogar con el gobierno actual que no está dispuesto a escuchar el clamor de la población y que su única respuesta es la agresión militar. Ante la propuesta del alcalde caleño, la respuesta del gobierno de Duque fue militarizar y masacrar a los manifestantes. Balas contra piedras ha sido la respuesta.

La policía, el ejército y bandas paramilitares siembran el terror principalmente en Cali, pero también suenan las balas contra la población en muchos municipios del país. Innumerables videos de la ciudadanía señalan los desmanes de las fuerzas represivas contra la población civil. La consigna SOS Colombia es real. ¡La comunidad internacional y los organismos internacionales de derechos humanos también vienen clamando para que Duque pare la masacre!

Duque no tiene legitimidad para continuar en su gobierno. Incluso hay división entre las propias huestes del partido Centro Democrático frente al apoyo a Duque. La crisis institucional en Colombia es insostenible. El cambio de un ministro no resuelve nada. Tampoco soluciona nada la rotación de carteras: el ministro de Comercio, que no ha demostrado éxito en su cartera, pasa hoy a ser el ministro de Hacienda. Estruendoso cambio. Todo se cambia para que todo siga igual.

La renuncia del presidente Duque tampoco resuelve nada. Son profundos los cambios que requiere el país. Colombia requiere cambios de fondo, cambios estructurales. ¿Entonces cómo lograr una salida favorable a los intereses populares ante la crisis institucional actual?

Hay una vía elocuente y voces colombianas se empiezan a unir a esta exigencia: reunir en un solo objetivo las jornadas del paro nacional indefinido y adelantar las elecciones del 2022. ¿Por qué no hacer realidad esta consigna?

-.
0
1700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La cónsul de Houston quiere poner a los colombianos a votar

La cónsul de Houston quiere poner a los colombianos a votar

Nota Ciudadana
Un acuerdo sobre lo fundamental

Un acuerdo sobre lo fundamental

Nota Ciudadana
Caricatura: Se repite la historia

Caricatura: Se repite la historia

Nota Ciudadana
La Colombia arruinada que rescataremos del estropicio

La Colombia arruinada que rescataremos del estropicio