Si por Medellín llueve, por Bogotá no escampa

Los alcaldes de ambas ciudades no son tan distintos: vanidosos, incompetentes, arrogantes y campeones del despilfarro y del menosprecio por el patrimonio

Por: Gonzalo Álvarez Henao
Diciembre 19, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Si por Medellín llueve, por Bogotá no escampa
Foto: Instagram @ficogutierrez / @enriquepenalosal

Por las difíciles condiciones económicas y porque las buenas tradiciones han venido desapareciendo poco a poco, los aguinaldos que antes se recibían con afecto y cariño, hoy los colombianos los rechazan con rabia y desconcierto, como es el caso del obsequio navideño de Duque, pues este había prometido un mundo lleno de felicidad y de esperanza en el futuro, pero nos salió con una antipopular reforma tributaria, que lleva IVA incluido. Los colombianos todos los días pagamos más impuestos y más caros los servicios públicos domiciliarios, que son utilizados en aumentar las arcas de los corruptos y para que mandatarios vanidosos los gasten a manos llenas. Este es el caso de los torpes alcaldes de Medellín y Bogotá.

El alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga, por ejemplo, se empeña en justificar la inversión en publicidad de más de 130 mil millones de pesos, entre los años 2016 y 2017, diciendo que la pauta publicitaria que se pagó es mínima, teniendo en la cuenta que el dinero destinado es para campañas institucionales, como si eso no fuera también publicidad. Este alcalde derrochón utiliza los dineros públicos para montar gigantescas campañas publicitarias que lo hagan ver como un excelente gobernante y no se percaten del enorme daño que le está ocasionando a Medellín, cuyas consecuencias las pagará esta generación y las futuras.

En la alcaldía de Federico Gutiérrez Zuluaga, Millicom ha contado con su silencio cómplice para saquear, de manera despiadada, los dineros públicos de EPM y del municipio de Medellín, sin que este despilfarrador diga nada. Pero esto no es todo, para proteger la espalda no sabemos todavía a cambio de qué, está permitiendo que el ambicioso gobernador de Antioquia mantenga bajo amenaza a Empresas Públicas de Medellín, anunciando el cobro de unas facturas por los incumplimiento de un contrato que la sociedad Hidroituango S.A. E.S.P. firmó con una empresa fantasma y que posteriormente de manera ilegal le fue endosado a nuestra casa matriz. El bravucón alcalde no nos sale a la pelea, ¿por qué será?, ¿será que tiene rabo de paja?

Por otro lado, el depredador del medio ambiente, del patrimonio público y de los recursos del Distrito Capital, Enrique Peñalosa Londoño, alcalde de Bogotá, dilapida también a manos llenas los dineros de los contribuyentes. Algunos mandatarios han descubierto que la mejor forma para mantenerse en el poder, conservar la popularidad y estar a salvo del brazo de la justicia es gastando montañas de dinero en publicidad.

La mayoría de los grandes medios de comunicación no registraron o soslayaron la noticia del enorme descalabro que sufriera Enrique Peñalosa Londoño con el fallo de segunda instancia proferido por el Tribunal de Cundinamarca, declarando nulo el artículo 140 del Plan de Desarrollo de Bogotá, que lo autorizaba para vender a la ETB, dejando a la vez sin efecto, los artículos 141,142 y 146 del mismo documento.

El daño patrimonial a Bogotá, producto de la actuación ilegal del alcalde y 31 concejales que votaron positivamente la propuesta de Enrique Peñalosa Londoño, es escandaloso. Por este hecho la bien ilustrada y valerosa Asociación de Técnicos en Comunicaciones Afines, Atelca, con su presidenta, Martha Alejandra Wilches Pulido a la cabeza, denunció penalmente por prevaricato y daño patrimonial a este incapaz alcalde y a su séquito o cómplice Jorge Castellanos Rueda, presidente de la ETB, y a los 31 concejales que votaron afirmativamente la ilegal propuesta.

Con el fallo del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, anulando el artículo 140 del Acuerdo 645 de 2016, por infringir el numeral 5 del artículo 39 de la Ley 152 de 1994, y la participación ciudadana, se despeja el camino para que prospere la denuncia penal promovida por ATECA.

Tanto los concejales de Bogotá como la administración de Enrique Peñalosa Londoño estaban advertidos de la ilegalidad de incluir en el Plan de Desarrollo la solicitud de autorización para la enajenación de la propiedad accionaria del Distrito en la ETB, sin haberla puesto en conocimiento del Consejo Territorial de Planeación del Distrito, pero no hicieron caso y ahí tienen el resultado. Atelca dispone del video con mi intervención el día 18 de mayo de 2016 en el Concejo de Bogotá, en donde consta que les advertí de la ilegalidad de la iniciativa, antes de que el dieran el primer debate.

Este despropósito cometido por la administración de Enrique Peñalosa Londoño y la mayoría de los concejales de Bogotá les costó a los contribuyentes bogotanos, en la sola defensa jurídica del Distrito, más de 8 mil millones de pesos. El precio de este desacierto, en estudios y viajes al exterior y que hoy están pagando los bogotanos, por lo extenso, no lo puedo incorporar en este comentario por falta de espacio, pero Atelca no solo lo va revelar, sino que lo va a pasar a la Fiscalía General de Nación para soportar el daño patrimonial. El video con la prueba reina para confirmar el prevaricato va a estar colgado en mi cuenta de Twitter (@gonzaloalvarezh) y Facebook.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
1457

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¡Alcalde Federico, con los dineros públicos no se juega!

¡Alcalde Federico, con los dineros públicos no se juega!