Searca, una aerolínea colombiana beneficiada con la pandemia

Está especializada en vuelos charters y cuenta con 32 aeronaves para servicios privados. Los permisos se consiguen en 48 horas y un vuelo Bogotá-Brranquilla cuesta $24 millones

Por:
junio 30, 2020
Searca, una aerolínea colombiana beneficiada con la pandemia

El trámite de los permisos para operar vuelos chárters durante la pandemia no es muy complejo. La ampliación de las excepciones que hizo el gobierno en su último pronunciamiento sobre el Estado de Emergencia en Colombia por la llegada del COVID-19, le abrió la ventana a la compañía colombiana de aerotaxis Searca para programar vuelos con solo 2 días de anticipación. Ventana que ha sabido aprovechar muy bien.

Hoy, sus clientes, que van desde compañías como Bavaria, Argos, Exxon Mobil, hasta entidades tan importantes como el Ejército Nacional, la Policía, la Cruz Roja y clubes deportivos tan reconocidos como el Deportivo Cali, Millonarios y Nacional, solo deben hacer un par de llamadas y consignaciones para tener a su disposición un avión listo para volar desde y hacia donde ellos necesiten. Pero no hace falta hacer parte de este exclusivo grupo para utilizar sus servicios que se extienden a las necesidades de cualquier empresa o persona natural que tenga la capacidad de pagar desde $24 millones de pesos por un vuelo privado de Barranquilla a Bogotá, opción que ha sido un salvavidas para el gobierno, empresas y familias colombianas durante la emergencia que se vive en Colombia en los últimos meses.

Y es que el historial de Searca S.A (acrónimo de Servicio Aereo de Capurganá) es realmente ejemplar: 270.000 horas de vuelo sin ningún accidente que lamentar, con una flota de 32 aviones que hoy le dan el título de ser la segunda compañía aérea más grande de Colombia.

Su principal motor ha sido la pasión de su actual presidente y fundador, Jorge Campillo, quien decidió desde niño hacer una vida al lado de los aviones. Fue tanta determinación que cumplido los 19 años ya era piloto profesional de la firma aérea Lira. Decidido a no trabajar en compañías grandes por la falta de contacto con los clientes, Campillo decidió emprender varios años después. Empezó soñando una empresa charter que llegara a las costas del Pacifico y Urabá y por eso nació en Capurgana teniendo solo dos aviones, dos empleados y dos clientes: Hotel Almar y el Seguro Social. Pero fue su dedicación y disciplina lo que llevo a multiplicar el poder de la compañía exponencialmente que anualmente factura entre 35 y 45 millones de dolares y ningún destino es imposible para sus aviones.

Durante la cuarentena, equipos médicos y personal médico de Bogotá a Leticia, vuelos humanitarios por diferente índole y hasta bolsas de mercados en donación han marcado la agenda de la única aerolínea que ha percibido beneficio en el cierre comercial de espacio aéreo colombiano. Sus aviones, con capacidad de hasta 19 pasajeros no han parado de volar.

Esta es su flota:

Pues bien, solo hace falta llamar a alguno de sus 4 centros de operaciones que tienen repartidos por el país para reservar sus servicios. La compañía se encarga de identificar las razones por medio de las cuales las autoridades permitan la realización del vuelo, además de tramitar los permisos y acordar los itinerarios. Su red de destinos no discrimina ningún aeropuerto colombiano y, en épocas de no pandemia, sus aviones pueden hacer vuelos transoceánicos sin ningún problema.

-.
0
8501
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Video: Enfermera colombiana en Suiza habla del Coronavirus

Video: Enfermera colombiana en Suiza habla del Coronavirus

Nota Ciudadana
Luchar contra la depresión en tiempos de coronavirus

Luchar contra la depresión en tiempos de coronavirus

En redes

"Señor Fiscal, disimule" un nuevo trino profético de Hassan Nassar

Explotó la crisis del trabajo y de los ingresos

Explotó la crisis del trabajo y de los ingresos