No contaban con su astucia: una mujer gobernará a los meros machos

No contaban con su astucia: una mujer gobernará a los meros machos

La presidencia de Sheinbaum no solo es un triunfo electoral, sino un símbolo de progreso y una oportunidad para abordar las desigualdades de México

Por: Martín López González
junio 11, 2024
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
No contaban con su astucia: una mujer gobernará a los meros machos

El 2 de junio de 2024 México vivió un momento histórico con la elección de Claudia Sheinbaum como su nueva presidenta. Este evento marca un hito significativo en un país conocido por su machismo y violencia contra las mujeres. La victoria de esta gran señora con una impresionante trayectoria y unos perfiles académicos y profesionales destacados que la distinguen notablemente, y un exitoso itinerario político, representa un avance trascendental en la lucha por la igualdad de género y el establecimiento de un México más justo y equitativo.

Es licenciada en física y magister en ingeniería energética, fue la primera mujer en ingresar al doctorado en ingeniería en energía de esa misma facultad de la UNAM. Es autora de numerosos artículos académicos y asesora internacional en políticas ambientales. Fue miembro del Panel Intergubernamental de Cambio Climático que en 2007 obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Su conocimiento profundo en estas áreas le ha permitido abordar los problemas de su país desde una perspectiva informada y científica, algo que podría marcar una diferencia significativa en la forma en que se manejan las políticas públicas en México.

Situada a la izquierda en el espectro político, es una política comprometida con la justicia social. Sheinbaum lucha por un “México plural, diverso y democrático". Su partido se ha comprometido a llevar a cabo un cambio de régimen con el objetivo de acabar con la corrupción, la impunidad, el abuso de poder y el enriquecimiento ilimitado de unos cuantos a costa de la mayoría. Estos principios son la base de su plataforma política y reflejan un deseo profundo de transformar la sociedad mexicana en una más humana.

La elección de Claudia Sheinbaum representa un simbolismo poderoso en un contexto difícil de violencia de género que ha azotado a México en los últimos años. Durante los primeros tres años de la presidencia de Andrés Manuel López Obrador, se registraron 11.852 feminicidios, una cifra alarmante que subraya la gravedad de la crisis de género en el país. Su llegada a la presidencia no solo representa una victoria electoral, sino también una esperanza para muchas mujeres que han sufrido y continúan padeciendo maltratos y vejámenes. Las raíces de esta violencia contra las mujeres están relacionadas con la forma en que se han educado las generaciones con patrones culturales que involucran tanto a las mujeres como a los varones.

Habría que recordar que lo que aparece como la eterna violencia de género sólo es el producto de un trabajo de eternización realizado por instituciones como la iglesia católica, la familia, la escuela o el Estado, mediante sus procesos de discriminación simbólica en sociedades machistas y patriarcales. La nueva presidenta genera expectativas y desafíos. Es vista como un referente para las mujeres y hay una gran esperanza en torno a las medidas que impulsará en temas que afectan directamente a las mujeres. Los grupos feministas y defensores de derechos humanos esperan que su administración tome medidas decisivas para combatir la violencia de género, promover la igualdad de oportunidades y asegurar un entorno de justicia y seguridad para todos los mexicanos, en especial para las mexicanas.

Este triunfo electoral es un paso hacia un futuro donde las mujeres puedan ocupar los más altos cargos de poder y ser agentes de cambio en su país. Su administración enfrenta desafíos significativos, pero su formación académica, su compromiso con la justicia social y su determinación de transformar México ofrecen una esperanza renovada para un país que anhela un cambio profundo. En resumen, la presidencia de Claudia Sheinbaum no solo es un triunfo electoral, sino un símbolo de progreso y una oportunidad para abordar las profundas desigualdades y problemas estructurales que han afectado a México. Su liderazgo podría marcar el inicio de una nueva era de justicia, igualdad y democracia en el país.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Golpe blando contra Petro continúa: estas son las cuatro señales

Golpe blando contra Petro continúa: estas son las cuatro señales

Nota Ciudadana
El inquietante silencio de los contadores públicos

El inquietante silencio de los contadores públicos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--