Miguel Ángel Borja, el héroe de Nacional, se salvó de ser paraco

El delantero pudo ser uno de los tantos jóvenes paramilitares reclutados por las AUC en Tierralta, Córdoba

Por: Édgar Astudillo
julio 14, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Miguel Ángel Borja, el héroe de Nacional, se salvó de ser paraco
Foto: caracoltv.com

Miguel Ángel Borja, el delantero que hoy tiene al Atlético Nacional listo para disputar la final de la Copa Libertadores, tras anotarle cuatro goles al Sao Paulo de Brasil en los dos partidos de las semifinales de este torneo, pudo ser uno de tantos jóvenes paramilitares reclutados por las AUC en Tierralta, Córdoba. Pero Miguel Ángel se resistió y decidió que sus 75 kilogramos de carne, sangre, huesos y sus 1.84 de estatura, que bien lo podrían convertir en un guerrero, servirían mejor para el fútbol, la pasión que lo convertiría en una de las figuras más promisorias del balompié continental.

A mediados de la década de noventa, las calles del Tierralta estaban infectadas de paramilitares que dejaron una estela de muertos, desaparecidos, desplazados, y sobre todo de jóvenes reclutados a la fuerza . Estas fueron las mismas que vieron crecer a Miguel con un balón en sus manos. La polvorienta cancha del barrio Escolar sintió las caricias de los primeros malabares creados por el hoy goleador de Atlético Nacional. En la cancha La Bonga, Miguel “El Zorrita”, remoquete con el que era conocido en su pueblo,  pintaba para crack  y ganó pronto reconocimiento.

Su madre, Nicolasa Hernández -- vendedora profesional de empanadas-- recuerda que le compró el primer balón y los guayos, gesto que agradece todos los días.

A los 7 años de edad, Miguel comenzó a mostrar su talento en los partidos que jugaba a diario con otros equipos de Tierralta. Eso sí, primero había que ayudar a mamá Tomasa haciendo mandados a los vecinos, limpiando huertas y vendiendo empanadas. Más tarde trabajó en una ferretería. Comenzó estudiando de día y luego de noche, hasta noveno grado.

En la casa no querían que llegara el invierno, porque el techo era una verdadera regadera. Desde esa época, Miguel, profetizando su destino, se hizo a la idea que, marcando goles, siendo un buen jugador y ganando mucha plata como los grandes del fútbol, podía comprarle algún día una buena casa a su mamá. Y su sueño se cumplió a los 22 años.

Un amigo cuenta que, hace años, unos hombres de un grupo armado ilegal se les acercaron para proponerles irse al monte a ganar plata con los ellos. Les dijeron que lo pensaran y que ellos volverían por la respuesta. Miguel Ángel por fortuna, salió de Tierralta rumbo a Medellín a buscar mejores estadios.

En la fundación deportiva Pony Gol de Tierralta, su maestro y manager, Lorenzo Ramírez, recuerda los primeros pasos del delantero. Con él, Miguel realizó una gira por varias ciudades buscando su vinculación al fútbol profesional. En Medellín no hubo esperanzas, por eso se fueron a Cali donde las puertas se abrieron en el América, Deportivo Cali y Cortuluá. Allá también tuvo que abrirse espacios a empujones y muchas dificultades.

Miguel Ángel estuvo en el club Olimpo de Argentina y en el Livorno de Italia. En Colombia pasó por Santafé, La Equidad y los clubes mencionados. Fue selección Colombia sub 20 en el sudamericano de Toulon y participó en el Mundial de Turquía en 2013.

De profundas convicciones cristianas, confiesa que lo primero que hace al levantarse es glorificar a Dios y darle gracias por las bendiciones que derrama sobre él.

Miguel Ángel Borja la tiene clara: cada gol es una bendición redimida en ganancias y alegrías. Cada partido una batalla en su lucha por derrotar los obstáculos. Cada gol un golpe a la pobreza que padecen los suyos, junto a centenares de hogares, en una tierra donde la riqueza solo la disfrutan unos pocos.

Miguel Ángel Borja, otro héroe deportivo, hijo de una tierra fértil y sufrida, donde el conflicto armado se ha ensañado con los más débiles. Allí, donde más de sesenta mil desplazados enfrentan la exclusión social. Allí, donde los campesinos quieren olvidar épocas aciagas y vivir en paz. Donde ahora hay una vereda anclada en el olvido llamada El Gallo, que será campamento guerrillero de las FARC. Donde algún día de nefasta recordación, los paramilitares jugaron fútbol con las cabezas de sus víctimas.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
9280

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Nacional y su petulante hinchada

Nacional y su petulante hinchada

Nota Ciudadana
El triunfo de la violencia en el clásico Millonarios Vs. Nacional

El triunfo de la violencia en el clásico Millonarios Vs. Nacional

Nota Ciudadana

"Atlético Nacional es el único club de Colombia con grandeza y ambición deportiva"

Nota Ciudadana
Garzones, Córdoba: escenario de dolor, venganza y muerte

Garzones, Córdoba: escenario de dolor, venganza y muerte