Guantes plásticos para comer, un hábito a erradicar

Guantes plásticos para comer, un hábito a erradicar

Por el planeta, ni los comercios los deben ofrecer, ni los clientes los deben pedir o utilizar. Basta con lavarse bien las manos, es más que suficiente

Por: Octavio Pineda
diciembre 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Guantes plásticos para comer, un hábito a erradicar
Foto: PxHere

Los malos hábitos, como su nombre sugiere, son producto de una tradición irracional, de una tradición mal entendida.

Un pésimo hábito en Colombia es comer pollo asado, costillas de cerdo o esporádicamente picadas con guantes de plástico, en teoría para no ensuciarse las manos. Por un lado, los comercios los entregan, y por otro lado, los consumidores los utilizan como si fuera lo “normal”, lo “habitual”.

Pero no debe ser así. Si uno presume ser una persona informada (al margen de la superficialidad de las redes sociales), sabrá ya que el planeta está saturado de basura plástica, mucha de la cual ha ido a parar a ríos y mares.

Cada día sale a flote información más desalentadora sobre sus graves impactos. Según un estudio reciente a 102 tortugas marinas del Pacífico, el Atlántico y el Mediterráneo, todas evidenciaron partículas de plástico en sus estómagos.

Y digo que un mal hábito es irracional porque si uno le echa cabeza, semejante despropósito, el uso de guantes plásticos para comer, no tiene razón de ser, es una mala práctica que perfectamente se puede evitar.

En la pirámide del manejo inteligente de residuos, la primera medida es la prevención, es decir, evitar lo que a la postre se convertirá en basura (luego vienen el reuso, el reciclaje y la disposición final, pero como estas prácticas son pésimas o inexistentes en Colombia, potencia en biodiversidad, el primer paso para un consumo responsable es evitar hacer basura).

Si uno, en un asado doméstico con la familia o los amigos puede perfectamente comerse las presas de pollo, la longaniza, la rellena, la papa criolla o los trozos de carne de cerdo o res con las simples manos lavadas, ¿para qué caer en el juego bobo de los restaurantes de usar los guantes plásticos que ofrecen?

Para ahorrarle mucha basura innecesaria al planeta, este mal hábito debe erradicarse: ni los comercios los deben ofrecer, ni los clientes los deben pedir ni utilizar. Basta con lavarse bien las manos y más que suficiente.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible:

Talento Visible: "¿Y vos por qué creés que no puedo ser gerente?"

Nota Ciudadana
Trujillo, en el Valle del Cauca: la capital de los versos

Trujillo, en el Valle del Cauca: la capital de los versos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--