En un país de padres ausentes, el autoritario Uribe va quedando relegado

Para quienes han crecido con el vacío de la figura paterna es tentador identificarse con el exmandatario. Sin embargo, una crianza materna amorosa ayuda a no caer en la trampa

Por: Antonio Ramírez
septiembre 20, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
En un país de padres ausentes, el autoritario Uribe va quedando relegado
Foto: Instagram @alvarouribevelez

Para nadie es un secreto que Colombia es un país de padres ausentes.

Quien viva en este país y lo conozca a fondo, por experiencia propia o por terceros, sabe que en muchos hogares el padre no está, ya sea porque se fue con otra (de las muchas hermosas mujeres que hay en Colombia), porque no se entendió con la madre del niño o simplemente porque se desentendió de su responsabilidad.

Pero para quien esta verdad empírica no baste, el estudio World Family Map 2019 confirma que Colombia es el país de América Latina con el menor porcentaje de hijos que viven con los dos padres (53%) y el mayor porcentaje de hijos que viven con un solo padre biológico (37%), por lo general madres sin vínculo marital, ya que estas representan 82%, el porcentaje más alto en el mundo entre los países estudiados.

De modo que para muchos hijos que han crecido con el vacío de la figura paterna, puede resultar tentador identificarse con un señor mandón y autoritario como el expresidente Álvaro Uribe (2002-2010).

Y no solo para los hijos. Muchas madres cabezas de familia que en su momento, llenas de rencor, despotricaron contra el “irresponsable” padre de los hijos y terminaron criándolos llenas de resentimiento, en el fondo también son proclives a llenar ese vacío con la engañosa figura de hombre fuerte que aparenta ser el exmandatario y senador.

Por fortuna, muchas otras madres solteras empoderadas y echadas pa'delante han sabido dar la vuelta a la página y criar a sus hijos con amor, sin resentimiento, sin anhelar a un “hombre de la casa”, y en ese calor de hogar los hijos a su vez han logrado sobreponerse a la adversidad con madurez y sin dejarse seducir por el embrujo autoritario que encarna Uribe. Y esto aplica sobre todo con los más jóvenes, pues según una encuesta reciente de Invamer son los mayores de 55 años quienes más apoyan al uribismo.

Para muchos es claro que el vengativo Uribe no ha podido perdonar a la guerrilla por el asesinato de su padre en un intento de secuestro y ha querido seguir arrastrando al país a su guerra personal.

Si usted es de los que lo respaldan como una forma, consciente o inconsciente, de llenar el vacío de la figura paterna, más bien perdone ya a su padre ausente, perdónese a usted mismo (no siga lamentándose por lo que no fue) y sepa que su destino depende únicamente de usted y de la madurez con que lo asuma.

Y como madre soltera, tampoco caiga en ese juego tramposo de dejarse seducir por el autoritarismo que encarnan el exmandatario o sus alfiles: más bien críe a sus hijos con amor, sin resentimiento, que es lo que más les servirá para la vida.

Maltrato o negligencia en la primera infancia, otro factor

En la literatura médica está ampliamente documentado que el maltrato o la negligencia en la primera infancia (más o menos entre los 0 y 5 años) e incluso el estrés prenatal, por el bombardeo de cortisol, pueden tener efectos en el niño para toda la vida.

Órganos claves del control emocional como el hipocampo o la amígdala cerebral se ven afectados, lo que da como resultado personas incapaces de manejar o moderar sus impulsos, caldo de cultivo para la intolerancia.

El pensamiento dicotómico característico de la primera infancia (blanco o negro, bueno o malo, todo o nada, conmigo o contra mí) se traduce en adultos inmaduros proclives al extremismo o radicalismo.

Cabe recordar que en los sectores más radicales del uribismo, la descalificación de los detractores siempre apela a la estigmatización, en una narrativa del está conmigo o contra mí.

Y a lo largo de su historia dicotómica, plagada de conflictos, primero entre conservadores y liberales, y luego entre guerrilla y Estado, entre narcotráfico y Estado, o entre guerrilla y paramilitares, la sociedad colombiana ha sido una sociedad maltratada que siempre ha quedado atrapada entre los extremos.

De modo que ahora que usted ya es más consciente de todas estas complejidades del país y de estas fuerzas de la naturaleza que influyen en nuestro destino, va a estar más a salvo de la manipulación de figuras políticas con las cuales cree identificarse, pero cuyo rencor, autoritarismo y radicalismo no ayudan a que el país realmente avance hacia una paz tan necesaria.

Más bien empodérese en una cultura de la autoestima fortalecida, el amor propio y el perdón, sin seguirse lamentando por el padre ausente o buscando llenar ese vacío con figuras autoritarias, para que tenga un mayor control, con mayor autodeterminación, sobre su propio destino.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
8500

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Santos y Uribe a la búsqueda de candidatos

Santos y Uribe a la búsqueda de candidatos

"Trabajar al lado de Uribe es hacer muchos doctorados juntos" Paloma Valencia

¿Qué será lo que quiere el senador Uribe?

¿Qué será lo que quiere el senador Uribe?

¿Por qué Alejandro Gaviria nunca sería ministro de Iván Duque?

¿Por qué Alejandro Gaviria nunca sería ministro de Iván Duque?