El asesinato de Piper Pimienta quedó en la impunidad

A 23 años del crimen del salsero que inmortalizó 'Las caleñas son como las flores', una breve mirada a su vida

Por: Guillermo León Sambony
junio 10, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El asesinato de Piper Pimienta quedó en la impunidad
Foto: Wikimedia - CC BY-SA 4.0

Un 4 de junio de 1998 fue asesinado a bala por sujetos desconocidos Edulfamid Molina Díaz, el Grone de la Salsa, conocido como Piper Pimienta Díaz.

El crimen ocurrió en el barrio La Rivera, al oriente de Cali, en momentos en que Piper se encontraba en su residencia. El Grone iba a cumplir 59 años de haber nacido en Puerto Tejada, pueblo caucano afro, ubicado a media hora de Cali.

Sobre el crimen del Piper se tejieron muchas hipótesis, donde quizá la más cercana sobre la realidad de este asesinato fue una deuda que tenía el cantante con un “duro” de Cali. Sin embargo, 23 años después de esta muerte no hubo ni detenidos ni condenados.

Aunque cantó en varias orquestas, donde más brilló fue en Fruko y sus Tesos, del maestro Julio Estrada (el popular Fruko). De hecho, esta fue la que lo llevó a la fama.

El tema insigne de Piper, el que lo encumbró en el mundo de la salsa, fue Las caleñas son como las flores; compuesto por el maestro Jorge Arturo Ospina Piñeros, lanzado y grabado por la orquesta The Latin Brothers en 1976.

The Latin Brothers era una orquesta salsera colombiana. Esta fue fundada por Julio Ernesto Estrada en 1974, como orquesta hermana de Fruko y sus Tesos.

¡Cali!

Tierra de lindas y hermosas mujeres

Las caleñas son como las flores

Que vestidas van de mil colores

Ellas nunca entregan sus amores

Si no están correspondidas.

El capítulo triste de la vida de Piper, muy parecida a la de Héctor Lavoe, es cuando el maestro Estrada lo retira de sus dos orquestas y él queda al garete. Aunque seguía cantando, ya no tenía la jerarquía de otros tiempos. Además, en 1992, una trombosis le paralizó medio cuerpo. La terapia de recuperación duró varios años.

Antes de su crimen, Piper se dedicaba a la venta de chance en las canchas de los barrios de Cali, donde los fines de semana asistía mucha gente a ver los partidos.

La última vez que lo vi fue en la cancha de Santiago Apóstol del barrio San Carlos, a donde llegó la tarde de un sábado ofreciendo el chance con su acostumbrada alegría. Para que le compraran, el Grone, cantaba a capela Las caleñas son como las flores.

Ver vendiendo chance a artistas que además de fama manejaron mucha plata como Piper o Amparo Arrebato (y embolando zapatos a futbolistas como Jaime Charol González y otros) nos demuestra que la distancia entre el cielo y el infierno es muy corta.

-.
0
300
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus