El amor al Junior de Barranquilla, una tradición que crece

El amor al Junior de Barranquilla, una tradición que crece

Solo queda decirle a los jugadores, gracias por el esfuerzo de ganar la tan anhelada décima estrella, y que por años había sido esquiva

Por: Luis Acosta Villarreal
diciembre 27, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
El amor al Junior de Barranquilla, una tradición que crece

Al inspirarme en estas letras he recordado el origen de este amor, la tradición de mi padre. Mi padre desde que tengo conciencia de mis memorias me ha enseñado que “Junior es tu papá” y a pesar de no tener una sola camisa, bandera o gorras en mi hogar en mis primeros años de vida, todos los caminos en la familia tenían un solo destino, Junior. Este equipo es el orgullo de la Región Caribe colombiana, es un equipo de fútbol que encierra una reflexión más que deportiva, Junior representa que a pesar de que la mayoría de ingresos nacionales se concentran en la región central del país, la Costa surge, la Costa es talentosa, la Costa es alegría a pesar de cualquier adversidad.

Y al comentar esto no me refiero a los regionalismos que todavía existen, me refiero es que somos diferentes en este país, a pesar de que los tradicionalistas piensen que el país es de unos pocos. En ese sentido, Junior es una bandera de que la periferia del país existe y encierra en sí misma toneladas de talento y esfuerzo que nos ha llevado al progreso que en mayor o menor medida tenemos. Junior no es solo de sus dirigentes, Junior es de ese pueblo que muchas veces me encontré camino al estadio pidiendo monedas para poder entrar. Junior es esa gente que me he encontrado esperando su transporte a su tierra después de algún partido, esa gente que viene de Cartagena, Santa Marta, Valledupar y demás ciudades del Caribe y de los sectores más alejados de Barranquilla en el departamento del Atlántico que se desplazan por horas para compartir la alegría en el estadio. La alegría de celebrar un gol con un desconocido o comentar el partido si termina en tristeza. Junior por tanto no es solo un activo, Junior es un estado de ánimo y un baluarte regional.

Pero bueno, hay quienes osan decir que Junior solo se queda en esta jurisdicción caribeña, y pues solo queda decirle que se quedan cortos. Junior es un sentimiento que llevan los ciudadanos/as que se han ido por diversas circunstancias a otros países. Así como también ciudadanos/as que se han ido a otras partes de Colombia a trabajar o a vivir y llevan en su corazón un ferviente espíritu de tiburón. Por tanto, Junior es un gran de Colombia, que, aprovechando esta reciente estrella expreso en estas letras además de mi euforia, mi orgullo. Hemos tenido momentos muy malos, llenos de risas y críticas por parte de la prensa nacional e internacional, hemos tenido circunstancias de ilusiones deportivas a corto plazo, pero la afición sigue ahí, porque “Con Junior siempre es así, hasta el final”, y es que el actual Director Técnico del equipo no pudo referenciar mejor la mística de este club.

Si bien es cierto que un equipo de fútbol se funda para ganar premios y generar dinero, en una sociedad como la nuestra, llena de tanta intolerancia y violencia, de tanta discriminación y corrupción, lo deportivo se convierte en un bálsamo para ciertas heridas. Es por eso que quería compartir, en esta ocasión, algo de lo que he vivido como barranquillero (aunque mis amigos me dicen soledeño, (risas) aspecto que no me ofende en lo absoluto, Soledad es mi tierra también) y es que cuando el equipo juega, la mayoría de ciudadanos estamos en otra lógica, estamos en la expectativa de que sucederá, estamos en sintonía, algunos empleadores hacen las gestiones para la financiación de los abonos, otros dejan salir un poco más temprano a sus empleados ocasionalmente, otros por lo contrario, en el ámbito de los negocios informales, como decimos los barranquilleros, se rebuscan su sustento económico. Junior es de aquel que deja todas las preocupaciones por 90 minutos de pasión, de los que hacen la logística en el estadio de los trapos y los tifos. De las banderas y la música, de los que quieren ver un espectáculo de fútbol, de los que visten su camisa desde temprano, incluso en sus lugares de trabajo. Es también de los niños que ven el equipo una ilusión, de los que no están y el equipo los hace recordar y así, una decena de situaciones que hacen de Junior algo más que unos colores.

Finalmente, solo queda decirle a los jugadores, gracias por el esfuerzo de ganar la tan anhelada Décima estrella, y que por años había sido esquiva, gracias por confiar cuando muchos desconfiamos, gracias por aferrarse a sus convicciones, gracias por hacer feliz a un pueblo inmenso. Recordarles que el próximo campeonato estaremos atentos, siempre con Junior, y a la afición decirle que hay que enamorar a los ciudadanos/as, hacer propicia la ida al estadio, hacer propicia la fiesta del fútbol. Que la violencia no oscurezca todo el trabajo social que se ha hecho desde el barrismo y desde la administración distrital. Aspecto que ha sido importante de resaltar, pero la tarea es mucho más compleja, está en todos nosotros, hacer de Colombia un país más pacífico. Junior es alegría, Junior es Carnaval, Junior es jerarquía, Junior es el clamor de un pueblo, Junior reside en Barranquilla pero su fuego está en tantos corazones que Junior es del mundo.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Talento Visible:

Talento Visible: "¿Y vos por qué creés que no puedo ser gerente?"

Nota Ciudadana
Trujillo, en el Valle del Cauca: la capital de los versos

Trujillo, en el Valle del Cauca: la capital de los versos

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--