Diatriba contra las campañas presidenciales: los intelectuales de ayer vs los mamarrachos de hoy

Un colombiano alcanza a vivir cerca de 20 campañas. Hasta hace poco años se libraban en la televisión, había debate. Ahora, desde las redes, no pasa nada

Por: Hernando Urriago Benítez
mayo 11, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Diatriba contra las campañas presidenciales: los intelectuales de ayer vs los mamarrachos de hoy

Un habitante de Colombia, por muy de malas que esté, alcanza a vivir en promedio alrededor de 20 campañas políticas de cara a la Presidencia de la República. Eso es demasiado, si contamos con que cada cuatro años (u ocho, luego de la reforma del "articulito" que nos condenó a 20 años de uribismo) los discursos aderezados con falacias, promesas y otras malas yerbas se sirven en la mesa de la siempre utópica democracia colombiana.

Hasta hace 30 años, las campañas presidenciales se libraban en la prensa escrita, en la radio y en los dos canales de televisión, manejados por el Estado y por ello tan abiertos como cerrados al apoyo de los gobernantes de turno, elegidos a dedo y en gavilla gracias a los estertores del Frente Nacional. Quizá todo entonces (debates, declaraciones, guiños e incluso la participación indebida de funcionarios en política) era más profiláctico que ahora, cuando estamos en poder de las redes sociales, de las bodegas, del insulto y la descalificación falaz, que convierte a la campaña política por la Presidencia de la República en un tinglado donde los contrincantes se pudren en medio de la desfachatez.

Salvaría a uno; o mejor, a una fórmula presidencial, la de Gustavo Petro y Francia Márquez, pero no me cabe del todo tomar partido por ellos en virtud de que, siendo protagonistas de rivalidades políticas en relación con quien dice representar el centro, así como frente al ignorante, repetitivo, desvergonzado, indecoroso adalid de la derecha retardataria, también Petro y Francia, digo, han incurrido en algunas ingenuidades, cuando no en el amplísimo jardín de las falacias donde florece el discurso de odio de este atormentado país. El resultado por esta parte ha sido la ligereza, luego la recogida de sábana después de algunas declaraciones impertinentes, y hasta una que otra salida de tono ad portas de la primera vuelta presidencial.

Recuerdo muy bien a Luis Carlos Galán debatiendo con Álvaro Gómez, ambos hoy asesinados. ¡Y cuánta falta hacen! Aunque lejos de la campaña presidencial, que tiene el manido resabio como campaña política de engrandecer al advenedizo (otra vez el ridículo candidato de la derecha) y achicar al más capaz (tal vez, quizá, el reincidente candidato presidencial del progresismo de izquierda). Digo: Gómez y Galán en televisión, sirviendo ideas y proyectos de país en vez de patanería y admoniciones. Y qué tal Alfonso López Michelsen, un estadista, un erudito, un tipo al que le alcanzó la vida para dejarnos varias novelas y también decenas de muertos en la jornada del Paro Cívico Nacional de septiembre de 1977 . O desde luego que el mismísimo Belisario Betancur, con la bandera de la retórica en una mano y la de la poética en la otra, en la plaza pública, tiñendo de versos un cielo que luego se cubrió de fuego y ceniza por el Palacio de Justicia y por la avalancha de Armero.

Parafraseando al Zaratustra de Nietzsche me gustaría decir: "Un mes más de campaña presidencial --y hasta el espíritu olerá mal". El gobierno de Iván Duque, por su parte, ya huele a carroña; y en su agonía putrefacta pretende llevarse a la tumba a todo el país.

Todo huele mal: el banquete del gobierno en su despedida nos condena a comer manjares infectos (¡miren nada más la bandeja de la perdida institucionalidad!). Y todo por la abominable campaña presidencial, que, justo es decirlo, está a punto de librarnos del infierno ultraderechista que incendió a la nación durante las últimas décadas.

-.
0
300
El oscuro prontuario del coronel Ríos Román, el consentido del General Zapateiro

El oscuro prontuario del coronel Ríos Román, el consentido del General Zapateiro

El abogado uribista dueño de Cartier y BMW que no se dejó matar de ladrones al norte de Bogotá

El abogado uribista dueño de Cartier y BMW que no se dejó matar de ladrones al norte de Bogotá

El pasado oscuro de Gol, la nueva socia brasilera de Avianca y Vivair

El pasado oscuro de Gol, la nueva socia brasilera de Avianca y Vivair

El plan de Trump para asesinar a Maduro

El plan de Trump para asesinar a Maduro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus