De sicario a mercenario

Para matar con justificación se requiere ver amenazada la vida o estar en una guerra para salvar la patria. Aquí hay gente de bien que lo hace por deporte

Por: Fernando García Ortega
agosto 27, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
De sicario a mercenario
Foto: Pixabay

Los mercenarios respetables no existen; tan infame oficio nunca podrá ser digno de reconocimiento ni admiración, salvo en el caso de aquellos siete ancianos que escasamente pasan el agua —en un seriado de Hollywood, fantasioso— y arrasan con 5.000 hombres del ejército cubano dentro de la bella isla. Así que el intento del matón a sueldo por tratar de diferenciarse del sicario, justificarse como trabajador enjundioso, es vulgarmente ridículo.

El sicario es producto en gran medida de la miseria, de la desigualdad social enorme, del abandono estatal con la infancia, de su falta de educación, del hambre heredada por generaciones. Hoy tenemos aún analfabetismo mayor del 12 % y desnutrición infantil en el mismo rango.

Por eso en Finlandia, en Nueva Zelandia, en Noruega o en Dinamarca no hay sicarios ni mercenarios. Y en Suiza, ni ejército. Allá florecen las artes, la literatura, la poesía, el canto, la ópera, el teatro, la pintura, la cultura en todas sus manifestaciones; el deporte, la ciencia, las leyes, la tecnología, el respeto a los semejantes y al medioambiente. ¡Si ya están vacunando a los orangutanes y las plantas son consideradas seres vivos que merecen tratamiento digno!

A nadie con estudio, con una niñez feliz, con padres amorosos, con educación y buen trato se le ocurriría salir a matar gente porque sí, salvo algunos desadaptados que teniendo casi todo, como aquel de Ciudad Jardín en Cali, plagada de mafia y arribismo, vio muy natural salir a dar plomo con la anuencia de un uniformado representante de la ley, quien estaba al lado, lo vio y no dijo absolutamente nada al respecto. Todo quedó filmado y viralizado en redes sociales. Misteriosamente, el "gente de bien" no fue judicializado.

También pueden hacerlo algunos enfermos mentales a quienes les fascina tomar tinto a caballo, los gallos y perros de pelea; los que cargan pistolas con cachas de oro, los de "vengan, que plomo es lo que hay", pero esos son casos aislados sin peso específico, que irán desapareciendo en la medida que alcancemos un grado de civilización como en ciertos países del mundo desarrollado (no en todos, pues algunos viven de vender armas, de fomentar las guerras, son traficantes de muerte).

La milicia es una profesión tan antigua como el hombre, pero para nada admirable. Según un general de la república, untado hasta la cabeza con los asesinatos extrajudiciales, los soldados analfabetos y retrasados mentales serían la justificación del alto mando y su comandante supremo para que hicieran lo que han hecho.

La verdad es que asesinar a 6.402 personas inermes, muchos de ellas discapacitadas, es una salvajada infame, maquinada y ordenada por alguien; sin consentimiento de nadie, sin que nadie lo pensase y ordenase, es una mentira tan grande como el genocidio cometido, porque en el ejército no se piensa, se obedece —y es una fuerza letal, al tenor de cierta desquiciada parlamentaria—. Eso es lo que se inculcan unos a otros en descenso gradual, desde que existen los ejércitos. Y en nuestro país, una fuerza civil como la policía también se "militarizó" y hacen exactamente lo mismo.

Para matar con justificación se requiere ver amenazada la propia vida o la de los seres cercanos. O una guerra, para salvar la patria. Pero hacerlo por dinero, sin amenazas ni ideales, lo considero de la más repugnante bajeza, impresentable, infinitamente delincuencial, peor que el sicariato.

-.
0
700
Tres esposas de militares, vueltas contratistas por el ministro de Defensa

Tres esposas de militares, vueltas contratistas por el ministro de Defensa

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Empresas europeas compradoras de un carbón manchado de sangre del Cesar

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Ser partera en el Parque Nacional: la difícil tarea de una emberá en Bogotá

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus