Cómo el clan Char y otros 18 mandan en la política colombiana

Una investigación de León Valencia detalla cómo alianzas como la de esta familia barranquillera controlan los hilos del poder en las distintas regiones del país

Por:
febrero 18, 2020
Cómo el clan Char y otros 18 mandan en la política colombiana

La política regional en Colombia ha estado históricamente dominada por familias o alianzas que se han hecho con el poder moviendo hilos y aceitando la maquinaria para mantener votos. El investigador León Valencia adelantó una investigación sobre 19 clanes que mandan en los departamentos y son los que definen el rumbo de su tierra. Algunos superpoderosos y otros de capa caída, todos quieren ser los jefes supremos. Los detalles de este trabajo estarán en el nuevo libro de Valencia editado por Planeta, 'Los clanes políticos que mandan en Colombia', un trabajo adelantado durante las elecciones regionales de 2019 y que será lanzado este martes 18 de febrero en el Gimnasio Moderno. Estos son los 19 clanes que hoy dominan la política en el país:

Clan Char

Atlántico es uno de los departamentos del país en los que el poder económico y político se ha consolidado y concentrado en las últimas décadas en una sola familia: los Char. La génesis de esta familia está en Lorica, donde arribaron en 1954 para posteriormente migrar a Barranquilla, pasando de tener un almacén a construir todo un emporio económico a cargo de Fuad Char.

La aparición en política de este clan empezó en 1984 con Fuad como gobernador de Atlántico; desde entonces sus miembros han ocupado diversos puestos de elección popular y del gobierno nacional. Actualmente el clan se mantiene en cabeza de Alejando y Arturo Char, hijos del cacique. Se trata de la dinastía con el mayor poder económico y político en el departamento de Atlántico: son los principales accionistas del Junior de Barranquilla, los supermercados Olímpica y de varias empresas de construcción y vivienda, lo que les ha permitido mantener su poder político a través de maquinarias clientelares cada vez más sofisticadas. Su expansión por fuera del Atlántico se ha dado a partir de alianzas con otros clanes fuertemente cuestionados como los Cotes, en Magdalena; la Gata, en Bolívar; los García Romero, en Sucre; el Clan Pestana, en Córdoba y Deluque, en La Guajira.

Duarnte el 2018 y el 2019 el poder electoral de los Char aumentó considerablemente; en las elecciones al congreso de los 10 candidatos que apoyaron, 6 fueron elegidos senadores: Ana María Castañeda, Antonio Zabaraín, Arturo Char, Luis Eduardo Díaz-Granados, Miguel Amín Escaf y Aida Merlano; y 3 representantes a la Cámara: Cesar Lorduy Maldonado, Karina Rojano y José Gabriel Amar; y en las recientes elecciones locales ganaron sin competencia la gobernación de Atlántico, con Elsa Noguera y la alcaldía de Barranquilla, con Jaime Pumarejo. Actualmente, Alejandro se prefila como posible candidato presidencial y podría congregar alrededor de su candidatura gran parte de la clase política tradicional nacional.

Clan Cotes

Una familia poderosa, alianzas con grupos criminales y un control mafioso de la política rodean al Clan Cotes en Magdalena.  La médula espinal de este clan está conformada por 3 hermanos: Álvaro, Luis Miguel y Rosa Cotes Vives.

Álvaro, el patriarca del Clan, ganó fama y fortuna como empresario bananero de la zona desde la década de los 90 y principios de los 2000 junto con su hermano Luis Miguel, ambos conocidos como ´los conejos´.

El clan puso su primera ficha en septiembre de 1993 cuando José Francisco “Chico” Zuñiga, cuñado de ´los conejos´, fue nombrado como alcalde encargado de Santa Marta.

Afianzaron su poder solo hasta 2003 con la elección de Zuñiga como alcalde de Santa Marta y de Trino Luna como gobernador del Magdalena. El primero contó con al apoyo de un viejo compañero de Álvaro en la Escuela Militar José María Córdova, Rodrigo Tovar Pupo, alias ´Jorge 40´, comandante del Bloque Norte de las AUC[1]. Jorge 40 impuso a Zuñiga como candidato a ´Hernán Giraldo´, el comandante encargado de esa zona. Mientras el segundo fue condenado por parapolítica, además de ser hermano de Juan Carlos Luna, alias “El Condor”, otrora jefe paramilitar del sur del Magdalena.

En retribución al apoyo en campaña, los Cotes habrían accedido a la repartición de distintos contratos de la administración a los paramilitares. Para ese entonces Rosa Cotes tuvo el papel de gestora social y Álvaro Cotes fue el interlocutor de contratistas y funcionarios[2].

La representación del clan actualmente la llevan Rosa Cotes, esposa de José Francisco “Chico” Zuñiga[3] y de su sobrino Luis Miguel “Mello” Cotes Habeych. Ambos han sido gobernadores del departamento gracias la estructura clientelar que constituyó el clan desde 2003, sin estar lejos de escándalos de corrupción[4].

En las elecciones de 2018 el clan elige a Carlos Mario Farelo Daza y a Franklin Lozano De La Ossa como representantes a la Cámara, mientras que Fabián Castillo Suárez dio un exitosos salto de la Cámara al Senado; en 2019 la historia dio un vuelco repentino y pierden su fortín electoral de más de 12 años, la gobernación que se daba por contado ganaría nuevamente el candidato y exgobernador Luis Miguel ´Mello´ Cotes. Pero este fue derrotado por el político alternativo Carlos Caicedo.

Clan Gnecco

Los Gnecco con una familia de origen guajiro, en cabeza de Jorge Gnecco Cerchar llegaron y amasaron su fortuna a través del contrabando y la bonanza marimbera aterrizando en César a mediados de los 80, donde se dedicaron entre otras cosas a financiar campañas políticas. En la década de los años 90, esta familia decidió incursionar en la política del departamento con Lucas Gnecco Cerchar, quien sería el primer gobernador del Cesar elegido por voto popular en 1992.

Jorge Gnecco tuvo relaciones muy cercanas con los comandantes paramilitares ´Jorge 40´ y ´Hernán Giraldo´, el primero lo mandaría a matar en 2001 por presuntamente haber perdido un cargamento que le pertenecía. Esto afectó gravemente su poder, ya que poco después ´Jorge 40´ aplica los llamados ´distritos electorales´ que beneficiaron a la casa política de los Araujo. Inclusive varios miembros de los Gnecco se exiliaron fuera del país por temor a represalias de las AUC, con excepción de Cielo Gnecco.

Cielo se convierte así en la cabeza del clan y en 2011 decide recuperar la hegemonía en el César con la candidatura a la gobernación de su hijo Luis Alberto “El pollo” Monsalvo Gnecco, desde ese momento los Gnecco tienen el poder regional del César.

Actualmente cuentan con dos senadores: José Alfredo Gnecco (Partido de la U) y Didier Lobo Chinchilla (Cambio Radical), además de dos representantes a la Cámara: Alfredo Ape Cuello (Partido Conservador) y Eloy “Chichi” Quintero (Cambio Radical). En 2019 ratificaron su posición como amos y señores de la gobernación de Cesar, nuevamente con Luis Alberto ´El pollo´ Monsalvo e incluso impulsaron a los dos candidatos más fuertes para la alcaldía de Valledupar: Ernesto Orózco Durán y José Santos ´El Mello´ Castro asegurando la victoria incluso antes de las elecciones. ´El Mello Castro´ logró la victoria.

Clan Cordobismo

Los hermanos Diego Luis y Zabulón Córdoba tuvieron un papel preponderante en la fundación del departamento de Chocó en 1947 y en su devenir político a través del Partido Liberal. Darío Córdoba Rincón fue el último representante de esta descendencia en el congreso, quien murió en un trágico accidente en el 2003.

Niltón Córdoba aprovechó ese acontecimiento y vacío de poder para adueñarse del Partido Liberal y consolidar su clan en 2008, desde su fortín político en el municipio de Bajo Baudó. No se conoce demasiado sobre su surgimiento político, sin embargo, cuenta con dos procesos en la Corte Suprema de Justicia, uno por lavado de activos de bandas criminales en su administración como alcalde en 2008 y otro por hacer parte del ´Cartel de la Toga´ pagando para engavetar el primer proceso.

En las elecciones a congreso en el 2018 el mismo Nilton fue electo representante a la Cámara, poder que fue validado en 2019 ganando la gobernación de Chocó con Ariel Palacios y la alcaldía de Quibdó a través de Martín Sánchez.

Clan Sánchez Montes de Oca

Luz Marina Montes de Oca y Rafael Sánchez Hinestroza fueron disidentes del Partido Liberal dominado por el Cordobismo, fundaron el Movimiento Símbolo y Esperanza que les permitió consolidarse políticamente en Chocó.

Los hijos de Luz Marina y Rafael Sánchez: Odín, Patrocinio y Astrid Sánchez Montes de Oca son los encargados de transformar esa estructura política en un clan. Odín Sánchez es quien aumenta el poder del clan de un carácter regional a uno nacional con su llegada a la Cámara de Representantes en 1998, lo que lo convirtió en el líder natural del clan. En 2010 fue condenado por la Corte Suprema de Justicia por hacer parte del proyecto paramilitar ´Por una Urabá Grande Unida y en Paz, conocido en Chocó como ´Proyecto Político del Darién Colombiano´[5]. Odín fue inhabilitado por 20 años para ejercer cargos públicos como consecuencia de lo anterior.

En 2001 el clan captura el poder local con el gobierno en cuerpo ajeno de Patrocinio Sánchez, quien nunca había participado en política y es electo alcalde de Quibdó[6]. Posteriormente, la última de los hermanos, Astrid Sánchez llega a la alcaldía de Quibdó en 2004 en representación del clan, como era previsible, sin haber participado en procesos electorales anteriormente.

Actualmente Astrid es representante a la Cámara y mantiene la cuota del clan en el congreso desde el 2014. Lo anterior no fue suficiente para hacer frente al Cordobismo, ya que perdió con todas sus apuestas importantes las elecciones locales del 2019: Cesar Antonio García a la alcaldía de Quibdó, pero especialmente la candidatura del líder Patrocinio Sánchez para la gobernación.

Clan Torres

Edgar Ulises Torres fue otro político que creció de la mano con las disidencias del Partido Liberal en el Chocó para hacer frente al Cordobismo. Inició siendo miembro del Movimiento de Integración Regional (MIR) donde se consolidó políticamente para posteriormente crear el Movimiento Liberal Popular (MLP).

El salto político que lo consolidó como una figura de carácter nacional se dio cuando es electo representante a la Cámara en 1994, aunque antes solamente había ejercido como concejal de Istmina. Ese auge meteórico fue develado hasta 2010 cuando fue condenado por participar del ´Proyecto Político del Darién Colombiano´ impulsado por el Bloque Elmer Cárdenas de las AUC al mando de alias ´El Alemán´[7].

Desde su condena Torres ha intentado infructuosamente volver al poder por las urnas, bajo la modalidad de gobierno en cuerpo ajeno, lanzando a su hijo Eduar Ecchomo Torres Mosquera, más conocido como “Tito”, a la Cámara de Representantes en tres ocasiones.

En la actualidad el clan Torres se configura como el más débil del Chocó, no consiguió que ninguna de sus apuestas para las elecciones de 2019 ganara, ni siquiera en Istmina, que era su fortín electoral.

Clan Aguilar

Convergencia Ciudadana fue un partido creado por Luis Alberto ´El Tuerto´ Gil[8] en 1997, posteriormente conocido como el Partido de la parapolítica. En este escenario nació el clan Aguilar, en cabeza del excomandante Hugo Aguilar, quién con el apoyo del Bloque Central Bolívar de las AUC llegó a ser gobernador de Santander en 2003, por lo que fue condenado por parapolítica.

Desde su primera condena Hugo Aguilar ha afrontado varios procesos penales, sin embargo, desde que dejó la gobernación ha puesto candidato a la gobernación en cada elección, siempre quedando en los primeros dos lugares.

Hugo sigue a la cabeza de su clan, pero ha trasferido parte del liderazgo y poder a sus dos hijos, Richard y Mauricio. Este clan ha tenido fuerte presencia en el congreso a través de los dos hermanos, que hicieron un enroque en las últimas dos elecciones. Desde 2010 Mauricio fue senador y en 2018 Richard lo reemplazó, y apoyó a dos representantes a la Cámara del Centro Democrático: Oscar Villamizar y Edwin Ballesteros, mientras que Mauricio consiguió recuperar el poder regional al ser electo en octubre de 2019 gobernador de Santander; para esta elección el clan gozó de nuevos apoyos proveniente de Cambio Radical: Elkin Bueno y Ciro Fernández, este último representante a la Cámara.

Clan Tavera

Didier Tavera Amado es hijo del narcotraficante Ernesto Tavera, asesinado en hechos no clarificados y discípulo del parapolítico Hugo Aguilar. Convergencia Ciudadana fue su casa, llegó a ser el ungido de Aguilar como su heredero en la gobernación en 2007.

Convergencia se convirtió en el partido de los parapolíticos cuando este se encontraba representando al partido en la Cámara de Representantes, optó por cambiar de partido para limpiar su nombre, pero en ese momento también fue capturado por la Fiscalía bajo los cargos de concierto para delinquir y homicidio en grado de determinador, relacionado con el accionar de grupos paramilitares en el departamento de Santander, investigaciones que no avanzaron.

En 2015 se inscribe como candidato a la gobernación por el Partido Liberal y consolida el poder de su clan logrando la victoria sin mucha dificultad contra el Clan Aguilar. De manera paralela su tío, Martin Tavera, consolidó una imagen como empresario exitoso y famoso plantero de campañas políticas del Partido Liberal.

Su poder y el de su familia crecieron vertiginosamente dentro de la gobernación. En el 2018 consiguieron llevar a Nubia López y Víctor Ortiz a la Cámara de Representantes, a su vez, Miguel Ángel Pinto dio el salto exitoso al Senado. Sin embargo 2019 no fue su año, su clan se resquebrajó internamente, lo que evitó que jugará alguna ficha para la gobernación y su tía, Claudia López no alcanzó la alcaldía de Bucaramanga. Ahora Tavera afronta un proceso penal en detención domiciliaria por la ejecución del PAE departamental.

Clan Díaz Mateus

Entre los 80 y los 90 el Partido Conservador tenía fuerza en un departamento predominantemente liberal, en el Movimiento Único de Renovación Conservadora nació la vida política de Iván Diaz Mateus en Santander, que empezó con la alcaldía de La Paz en 1988 hasta llegar al Senado de la República, siendo uno de los congresistas abanderados del uribismo. Poco después de saltar al Senado, el Consejo de Estado declaró pérdida de investidura a su curul por encontrarse inhabilitado para competir, anudado a lo anterior también fue condenado por participar del caso de corrupción y cohecho conocido como Yidispolítica. De hecho, Yidis Medina se encontraba reemplazando la curul de Iván Diaz Mateus cuando votó positivamente el proyecto que terminó con la reelección del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez.

Actualmente el clan no cuenta con representación en el Congreso y esto lo convierte en el clan más débil de Santander desde la salida de su última ficha en la Cámara de Representante, Lina Rueda[9], en 2018. El clan acumula derrotas electorales cuando aspira solo. No obstante, para las elecciones de 2019 decidió acompañar la candidatura de Mauricio Aguilar, por lo que tendrá juego burocrático en la gobernación.

Clan Ramiro Suárez

En los 70 Ramiro Suárez era un taxista, las casualidades de la vida lo hicieron conocer al congresista conservador Mario Said Lamk, su boleto de entrada a la política local en Norte de Santander. Fue escalando pinos hasta convertirse en el 2000 en la mano derecha del alcalde de Cúcuta, Manuel Guillermo Mora.

En 2003 fue electo alcalde de Cúcuta, un año más tarde empezaron a aflorar sus nexos con el Bloque Catatumbo de las AUC y las ordenes que le dio a estos para asesinar a Alfredo Enrique Flórez y a José Agustín Uribe, que son corroboradas por varios exparamilitares en sus versiones libres. Actualmente cursa una condena de 27 años de cárcel por el asesinato de Flórez.

Suárez sigue siendo figura política importante en Cúcuta, su fortín. Pero la ciudadanía y su maquinaria se empezaron a quebrar desde 2018 cuando apenas consiguió poner a una de sus fichas en la Cámara de Representantes, Jairo Humberto Cristo. En 2019 resultó aún más afectado al perder la alcaldía de Cúcuta su candidato Jorge Acevedo Peñaloza ante Jairo Yáñez, candidato independiente y ajeno a las clientelas políticas.

Clan Villamizar-García

El Partido Conservador fue la cuna de William Villamizar y de Juan Carlos García. El primero llegó al poder regional haciendo una carrera desde abajo siendo durante tres períodos como concejal de Cúcuta. En 2007 llegó a la gobernación de Norte de Santander con el apoyo de Ramiro Suárez; en el cargo fue suspendido por la Contraloría General por dos casos de celebración indebida de contratos.

En 2012 dejó a su heredero, Edgar Díaz Contreras, electo en la gobernación, a través de la maquinaria clientelar construida entre 2007 y 2011, la misma que le permitió volver a lanzarse exitosamente en 2016, período que tampoco terminó por una suspensión impuesta por la Procuraduría relacionado con contratación irregular[10].

El segundo líder de este clan es heredero de la estructura política de su padre, Albino García Fernández, representante a la Cámara por el Partido Conservador por tres períodos consecutivos desde 1994 hasta 2004, cuando perdió la investidura bajo los cargos de peculado por apropiación y enriquecimiento ilícito.

Ese mismo año Albino García impulsó la carrera política de su hijo, Juan Carlos García y le heredó su caudal electoral. García hijo fue elegido concejal de Cúcuta, cargo que ejerció hasta 2010. Renunció a su curul para lanzarse a la Cámara de Representantes, resultando vencedor, en 2014 se reeligió y en 2018 dio el salto al Senado. Todas sus participaciones en política han sido avaladas por el Partido Conservador.

Actualmente este clan cuenta con los representantes a la Cámara, Ciro Rodríguez Pinzón y Wilmer Carrillo Mendoza, junto con Edgar Díaz Contreras y el propio Juan Carlos García como senadores. En 2019 se gestó la unión de los clanes de Villamizar y García para asegurar la gobernación de Norte de Santander con el candidato Silvano Serrano, saliendo victorioso.

Clan de la Casita

A comienzos de los 2000, las Autodefensas Campesinas de Casanare (ACC), al mando de Héctor Germán Buitrago Parada alias ´Martín Llanos´, empezaron a incidir en la esfera política de Casanare. A su vez, entraron nuevos partidos políticos a la competencia como Afrovides, Cien por ciento Colombia, Cambio Radical y el Partido de la U.

´Martin Llanos´ apoyó el crecimiento de Afrovides, de Cien por ciento Colombia y de la cabeza del Clan de la Casita, Miguel Ángel Pérez. La casita se ha caracterizado por gobernar en cuerpo ajeno heredando votos y la estructura política del clan a personajes sin trayectoria.

Miguel Ángel fue condenado por su cercanía con la Autodefensas Campesinas del Casanare (ACC) y cedió su poder a su hermano José Rodolfo, un desconocido en política, quien posteriormente fue investigado por parapolítica.

José Rodolfo renunció en 2014 a su curul en la Cámara de Representantes por un escándalo personal de maltrato intrafamiliar con su esposa e intentó ceder su caudal en dos elecciones a distintos personajes, sin embargo, desde 2018 el clan no cuenta con representación en el congreso y tampoco tiene el poder de la gobernación desde 2015 con Nelson Mariño y Marco Tulio Ruiz.

El clan vive un proceso de renovación en cabeza Marco Tulio Ruiz, exgobernador y quien quedó en segundo lugar en la carrera por la gobernación en 2019, no obstante, el clan sí se hizo con la alcaldía de Yopal para esas elecciones por una alianza entre Ruiz y el actual alcalde para el período 2020-2023 Luis Eduardo Castro.

Clan liberal de Córdoba

La dinastía de los López en Montería se remonta al año 1952. Libardo López Gómez y sus hermanos, Edmundo y Jesús María López Gómez (conocido como “el Mono” López) fueron figuras políticas relevantes del departamento, de hecho, Jesús María fue vinculado como pieza clave del excomandante Salvatore Mancuso, además de hacer parte del ´Pacto de Ralito´.

En 1994 Libardo López muere a causa de una falla cardiaca y su hijo Juan Manuel López Cabrales heredó su caudal electoral y asumió la cabeza del clan como uno de los dirigentes liberales más votados. En 2008 su poder fue socavado cuando las investigaciones por sus vínculos con grupos paramilitares lo llevaron a renunciar a su curul, posteriormente fue condenado por hacer parte, como su tío, del ´Pacto de Ralito´[11].

Su esposa, Arleth Casado, asumió el liderazgo del clan e hizo parte del gobierno en cuerpo ajeno de López[12], en este tiempo el ahijado político de Juan Manuel López, Fabio Amín se consolidó en el congreso hasta tomar la cabeza del clan en el 2018 llegando al Senado y a Andrés Calle, su llave en las elecciones, a la Cámara de Representantes[13].

En las recientes elecciones de 2019 este clan apoyó los candidatos ganadores de la gobernación y de la alcaldía de Montería, Orlando Benítez Mora y Carlos Ordosgoitia, respectivamente.

Clan Musismo

Este clan es conocido en el departamento por el poder económico de la familia Besaile. Su fortín político nació en el municipio de Sahagún. La cabeza de este clan es Musa Besaile Fayad, quien empezó su carrera en 1998 rodeado de políticos cuestionados[14], cuando aspiró como segundo renglón a la Cámara del polémico Miguel Alfonso de la Espriella[15]. En 2002 y en 2006 estuvo en la Cámara de Representantes. En 2014 llegó a ser el senador más votado del Partido de la U gracias a la alianza con Bernardo Elías, más conocido como el ´Ñoño Elías´.

Sin embargo, se mantuvo en la curul hasta el 6 de octubre de 2017 cuando se entregó a las autoridades por las diversas investigaciones relacionadas con el ´Cartel de la Toga´[16] por nexos con paramilitares y tráfico de influencias. Aunado a ello, fue uno de los grandes beneficiados de la "mermelada" repartida por el gobierno de Juan Manuel Santos con asignaciones por más de $60 mil millones.

Sin importar las investigaciones continúa siendo el líder de este clan. Para 2018 mantuvo su poder en el congreso al posicionar a su hermano, Jhon Moisés Besaile Fayad en el Senado y a Erasmo Zuleta Bechara en la Cámara de Representantes. Así mismo resultó ganador en las elecciones de 2019 apoyando a Carlos Ordosgoitia a la alcaldía de Montería.

Clan Ñoñomanía

Bernardo ´Ñoño´ Elías es oriundo de Sahagún, dio sus primeros pinos en política al lado de su tío el exsenador condenado por el proceso 8.000, Jorge Ramón Elías Nader, quien a su vez le heredó su caudal electoral. En 2006 fue formula a la Cámara de Representantes junto con la investigada por parapolítica Zulema Jattin. También ha sido apoyado por el político sucreño condenado por parapolítica Erik Morris, quien es su suegro.

Su crecimiento electoral fue tan impresionante que en apenas 4 años se convirtió en el tercer senador más votado del país, avalado por el Partido de la U, lo que le significó ganar cuotas burocráticas en el ICBF y el DPS.

El ´Ñoño´ fue el primer parlamentario capturado por el caso de sobornos de la multinacional Odebrecht. Este hecho propició la ruptura de su alianza con Musa Besaile, lo que a su vez se vio reflejado en sus pésimos resultados electorales en el 2018 donde perdió su representatividad en el congreso. La situación no cambió en 2019 cuando apoyó al candidato perdedor a la gobernación de Córdoba, Carlos Gómez Espitia.

Clan García-Pineda

El origen de este clan se asocia directamente con el devenir del Partido Conservador en Córdoba. Nora García ha sido siempre la cabeza de este clan, que inició en política con el líder conservador Amaury García, exministro de salud, excongresista y ex gobernador de Córdoba.

En 2002 Nora García fue parte de la lista al congreso de Miguel de la Espriella[1], cuatro años después en 2006 se lanzó a la Cámara de Representantes en formula con el exsenador condenado por parapolítica Julio Manzur convirtiendo la ciudad de Montería en su fortín político más importante.

El clan se posesionó cuando García heredó el caudal electoral de Manzur. García impulsó las carreras políticas de su hijo Marcos Daniel Pineda y del flamante senador David Barguil[2]. Las elecciones de 2018 fueron satisfactorias para el clan posicionando a dos senadores, ella misma y David Barguil y un representante a la Cámara, Wadith Manzur, hijo de Julio Manzur. Barguil se distanció del clan, causando el detrimento de este para las elecciones de 2019 y la pérdida de su fortín en Montería, con la candidatura a la alcaldía de Carlos Ordosgoitia.

Aunado a lo anterior, Nora cuenta con una investigación preliminar en la Corte Suprema de Justicia por parapolítica, debido a presuntos nexos con alias “Julián Bolívar” y “Ernesto Báez” del Bloque Central Bolívar de las AUC.

Clan Jattin

Zulema Jattin es oriunda del municipio de Lorica, Córdoba, hija de José Jattin Safar, reconocido congresista liberal condenado por el proceso 8.000 y sobrina de Rubén Jattin Safar, primer alcalde electo por voto popular del municipio de Lorica.

Zulema heredó su caudal electoral para llegar al congreso desde 1998 hasta mayo de 2009 cuando fue capturada y posteriormente condenada por parapolítica al recibir apoyo de Salvatore Mancuso en campaña[19].

A pesar de lo anterior, su poder sigue intacto en el municipio de Lorica, donde su familia ha ganado la alcaldía desde hace décadas. Para el periodo 2012-2015 estuvo su hermano, francisco “Pachy” Jattin, quien actualmente se encuentra investigado por presuntos hechos de corrupción. Para el periodo 2016-2019, fue elegida su prima, Nancy Sofia “Choffy” Jattin.

En la actualidad ella sigue ostentado el liderazgo de este clan y en 2018 consiguió regresar al congreso con el representante a la Cámara Jorge “Titi” Burgos. Mientras que en 2019 decidió apoyar al candidato cuestionado y perdedor de la gobernación, Carlos Gómez Espitia.

Clan Chagüi-Lyons

 

Un clan de origen reciente en Córdoba. Su líder Alejandro Lyons es oriundo de Sahagún. Su llegada al poder estuvo cobijada por Bernardo “Ñoño” Elías, Musa Besaile, y la exsenadora Zulema Jattin. Al llegar a la gobernación de Córdoba en 2011 se distanció de estos y fundó su propio clan y su alianza con la familia Chagüi, provenientes de Cereté. La familia Chagüi goza de poder en Córdoba por la cercanía de Elber Chagüi con el expresidente Uribe.

Lyons no había participado en política nunca, pero su cercanía con el Ñoño Elías[20] y la necesidad de derrocar al clan liberal en la gobernación le valieron los apoyos para hacerse con la victoria.

En su gobernación se dieron a conocer los desfalcos más grandes a la gobernación de Córdoba en toda su historia, tales como el ´Cartel de Hemofilia´, ´Cartel de los enfermos mentales´, ´Cartel de la Ciencia y Tecnología´, ´Cartel de la educación´ y ´Cartel de las chapas´ que suman alrededor de 100.000 millones de pesos.

Actualmente sigue siendo líder de este clan, aun cuando cursa una condena reducida por un proceso de colaboración con la justicia de Estados Unidos y Colombia por los delitos de corrupción ya nombrados. Su prima, Sara Elena Piedrahita Lyons, es su cuota en la Cámara de Representantes desde 2014. Para 2019 este clan contó con Carlos Gómez Espitia como candidato de su cuerda a la Gobernación, quien quedó en segundo lugar.

Clan Dilian Francisca Toro

Dilian Francisca Toro ha logrado construir un verdadero autoritarismo competitivo en el departamento del Valle del Cauca.  Controla la gobernación, varias alcaldías y lo único que le falta es la alcaldia de Cali. Toro nació en Guacarí, tiene una vasta tradición política en el municipio. Su abuelo, Hernán Toro, fue alcalde de Guacarí seis veces, y posteriormente ella fue alcaldesa de este municipio. Además, Dilian Toro, es también, prima de Carlos Herney Abadía, del clan Abadía, quien fue condenado por el Proceso 8.000. Igualmente, es esposa de Julio Cesar Caicedo Zamorano[21], quien fue diputado del Valle y Senador para el periodo 1998-2002.

En medio de sus procesos judiciales, Dilian Francisca Toro, creó un mini movimiento dentro del Partido de la U, llamado Movimiento Nueva Generación en Valle del Cauca. En 2014 logró elegir tres candidatos a la Cámara de Representantes y una curul en Senado, así como varias alcaldías en el departamento. La conducción del Movimiento Nueva Generación depende totalmente del criterio de la exgobernadora, quien maneja desde los relevos en la escalera política de la organización, hasta los asuntos presupuestarios, y las reuniones con personalidades políticas, demostrando así su liderazgo, el cual ni siquiera su senador elector, Roosevelt Rodríguez puede cuestionar.

Con dicho poder decidió postularse a la gobernación en 2015 y literalmente barrió. En 2018 logró elegir dos senados y cuatro representantes a la Cámara, convirtiéndose, luego de la casa de los Char de la costa Atlántica, en el segundo clan político más poderoso del país. En 2019 ratificó su poderío, en su reemplazó eligió a Clara Luz Roldán, quien fue la cuota de Dilian Francisca en el gobierno nacional, en la era de Juan Manuel Santos, controlando Coldeportes.


[1] De acuerdo con versiones entregadas a la Corte Suprema de Justicia, así como según contó José Gelves Albarracín, alias “El Canoso”, en versiones libres de Justicia y Paz, para esa época los Conejos le pidieron a El Canoso que les organizara una reunión con Jorge 40. El propósito de la reunión era el de recibir apoyo de este último para asegurarse las elecciones de 2003, dado que, Hernán Giraldo, jefe del bloque paramilitar Resistencia Tayrona, apoyaba a su contendor, Alonso Ramírez.

[2] En esta función existen distintos testimonios de exparas de vículos de ´los conejos´ con los paramilitares del Bloque Norte.

[3] Fue condenado por el juzgado penal del circuito especializado de esa ciudad a 4 años y 2 meses de prisión en 2009 por haber recibido apoyo de Hernán Giraldo Serna, cabecilla del 'Frente Resistencia Tayrona' de las AUC.

[4] La administración de Luis Miguel “Mello” Cotes Habeych (2012-2015) evidenció irregularidades en multimillonarios contratos, específicamente en la adjudicación del proyecto “Vía de La prosperidad” y del “Chance” en el 2012. Por este último hecho, en 2019 Mello estaba siendo investigado por un contrato de 500 mil millones de pesos para los juegos de chance en el Magdalena, adjudicado presuntamente a dedo a la cuestionada Enilce López, alias “La Gata”.

Mientras que el gobierno de Rosa Cotes (2016-2019) ha sido objeto de investigación por desviar presuntamente recursos del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en el departamento, lo que coincide con las denuncias de compra de votos durante su campaña en 2015 registradas por Pares. Junto por el evidente manejo que tenían sus familiares en el interior de la administración. En junio de 2015 Rosa Cotes creó la figura de “Gerencia General” y nombró al abogado Antonio Matera Ramos, hombre de confianza del Mello; no obstante, tres meses después de su posición en el cargo, a Matera le fue dictada orden de captura por presuntos actos de corrupción.

[5] En este proyecto, dirigentes locales pactaron con paramilitares para la distribución del poder en elecciones locales y nacionales entre 1990 y 2007.

[6] Este tuvo condenas por corrupción durante su administración.

[7] A través de este habría alcanzado su curul en la Cámara de Representantes.

[8] Posteriormente condenado por parapolítica.

[9] Exesposa de Diaz Mateus.

[10] La Procuraduría suspendió por un total de seis meses al gobernador William Villamizar por la adjudicación del contrato 00740 del 22 de marzo de 2019 que al perecer benefició arbitrariamente a la empresa Nui Telco por un valor de $11.998 millones.

[11] Evidenciando este acuerdo en la designación del cuñado de Salvatore Mancuso, como secretario de Salud de la gobernación de Córdoba, en el momento en que Libardo José López Cabrales, su hermano, fue electo en 2004 como gobernador.

[12] Casado se lanzó al Senado en 2010 y fue electa en su primer intento, donde alcanzó una votación de 134.083 votos.

[13] Calle llegó en su primera incursión en política a la Cámara de Representantes avalado por el Partido Liberal. El padre de este, Gabriel Calle ha sido alcalde del municipio de Montelíbano y ha sido señalado por varios hechos de corrupción en su administración.

[14] Fue de los primeros en apoyar al cuestionado Mario Uribe, primo del expresidente Álvaro Uribe Vélez, al Senado.

[15] Uno de los pocos congresistas que ha terminado enredado tanto en el proceso 8.000 como en la parapolítica.

[16] Al pagar una suma escandalosa de dinero para engavetar varias investigaciones que llevaba la Corte Suprema en su contra.

[17] Ex congresista de Sahagún, condenado por parapolítica.

[18] Ambos llegaron a ser alcaldes de Montería.

[19] Su nombre apareció dentro de los documentos del computador incautado a alias "Jorge 40", además de haber sido nombrada en la indagatoria que se adelantó al exjefe paramilitar Salvatore Mancuso quien aseguro que Jattin se habría reunido con él y otros políticos del departamento de Córdoba. Aunado a esto, se conoce una grabación de enero de 2005 donde el jefe paramilitar Rodrigo Mercado Pelufo, alias 'Cadena' sostiene una llamada con uno de sus hombres donde la senadora es mencionada sugiriendo un beneficio electoral para ella.

[20] Johanna Elías es esposa de Lyons.

[21] http://www.elespectador.com/noticias/investigacion/articulo196523-senadora-y-el-lavador

-.
0
23700
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Fuad Char y los USD 5 millones en Chará y Teo en el Junior, empieza a dar frutos

Fuad Char y los USD 5 millones en Chará y Teo en el Junior, empieza a dar frutos

Los Char tendrán banco propio

Los Char tendrán banco propio

Jóvenes de Buga y Tuluá: ¡A hablar bien inglés!

Jóvenes de Buga y Tuluá: ¡A hablar bien inglés!

Nota Ciudadana
Los periodistas

Los periodistas "vendidos" de Colombia