Sarmiento Angulo se fue a pleito para zafarse de la 4G Mulaló- Loboguerrero en la ruta a Buenaventura  

El dueño de la concesión de Covimar quiere desistir de este complejo tramo de 32 km, clave para la conexión del puerto, que completó 6 años sin poder arrancar

Por:
septiembre 01, 2021
Sarmiento Angulo se fue a pleito para zafarse de la 4G Mulaló- Loboguerrero en la ruta a Buenaventura  

Corficolombiana, manejada por la exministra María Lorena Gutiérrez, es el gran brazo empresarial de Luis Carlos Sarmiento Angulo distinto a su red de bancos reunidos en Aval. Solo en el sector de infraestructura, tiene participación mayoritaria en ocho concesiones viales claves: Covipacífico, Coviandina, Covioriente, Covimar, Pisa, CCFC, Coviandes y Panamericana, las cuales están ubicadas en cinco departamentos del país (Antioquía, Valle del Cauca, Cundinamarca, Meta y Casanare) y cuyos 17 peajes le generaron en 2019 ingresos promedio diario de $ 1.579 millones.

Desde que se inició la privatización de las carreteras por vía de concesiones en el gobierno de César Gaviria a comienzos de la década de los 90,  Sarmiento Angulo le puso el ojo al negocio, para lo cual preparó a Corficolombiana, que empezó como banca de inversión.

Hoteles de lujo, otro de los meganegocios de Luis Carlos Sarmiento Angulo

Desde 1983 la vía que une a Buenaventura con el centro del país es el proyecto de infraestructura más ambicioso del Valle del Cauca, que terminó incluida en el Plan de Desarrollo del primer gobierno de Álvaro Uribe. Los estudios empezaron en 2008 pero solo hasta el 2015 se abrió la licitación para construir el tramo Mulaló-Loboguerrero dentro del paquete de 4G del gobierno Santos.

Para competir por esta obra, Corficolombiana utilizó la Concesionaria Nueva Vía al Mar S.A.S. –Covimar- que había nacido un año antes producto de la fusión de dos empresas filiales: Estudios Proyectos e Inversiones de los Andes. Con el 25% de participación se la ganaron. El 22 de enero de 2015 la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), entonces en cabeza de Luis Fernando Andrade, firmó el contrato para entregar la concesión.

Recorte de prensa de MinTransporte, enero del 2015

La expectativa fue mayúscula, finalmente se lograba completar la conexión del puerto comercial más importante de Colombia, una urgencia aplazada más de veinte años. La firma del Acta de Inicio se realizó el 17 de marzo de 2015 y la inversión comprometida de recursos públicos oscilaría entre $1.6 y $2 billones.

El proyecto, consistente en una vía totalmente nueva, que contaría con cinco túneles, 48 obras especiales como puentes, pontones y viaductos, prometía desde el principio ser, además, un corredor turístico de gran importancia para el suroccidente. Sin embargo, las cosas no salieron como se esperaban.

Para iniciar los trabajos se requerían de las licencias ambientales y la obra debería ser sometida al engorroso proceso, requerimiento constitucional, de consulta previa con las comunidades negras que se verían afectadas por la mega construcción. Empezaron las dificultades y los escollos presentados por la Agencia nacional de licencias ambientales (ANLA).

Durante seis años resultó inútil la presión desde todos los frentes y los pronunciamientos de los sectores empresariales y de comercio de todo el país sobre la importancia crucial del proyecto. Nada movió el acelerador frente a esta vía, con un diseño de ingeniería de primera línea que permitiría la esperada conexión con el Pacífico colombiano y con el puerto por donde entran y salen el 70% de las importaciones y exportaciones del mercado colombiano.

Finalmente, este agosto hubo luz verde después de más de seis años de licitada la vía Mulaló-Loboguerrero. A través de la Resolución N°1429 del 17 de agosto de 2021, la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (Anla), otorgó viabilidad ambiental al corredor vial Mulaló – Loboguerrero. La licencia llegó cuando ya el pleito de COVIMAR para desistir de la obra había comenzado

Sin embargo, la paciencia se le había agotado a Corficolombiana, a su propietario y a la presidenta de la compañía María Lorena Gutiérrez. Desde el mes anterior, la concesionaria Covimar solicitó ante un tribunal de arbitramento la declaración de terminación del contrato de concesión para el proyecto, argumentando una situación de fuerza mayor después de 6 años esperando poder iniciar las obras. La no expedición de la licencia ambiental por parte de la ANI, no estaba en sus manos pero sí sus efectos económicos por el aplazamiento obligado de inicio de la obra. La empresa constructora le solicitó al tribunal la revisión y liquidación de la concesión.

Las licencias finalmente expedidas por la ANLA el pasado 17 de agosto no resultan argumento para revertir la decisión por parte Covimar. Su equipo jurídico insistió en que estas no están en firme ya que “se encuentran en proceso de notificación a las partes y terceros intervinientes del trámite ambiental y porque contra la misma proceden recursos para que se modifique, revoque, adicione o aclare la referida decisión”, razón por la cual la luz verde no parecería ser aún tan verde.

El sector de infraestructura administrado por Corficolombiana, dentro del patrimonio del hombre más rico de Colombia, pesa mucho y cuentan con la experiencia, después del descalabro de la Ruta del sol, para saber a qué obras le apuestan. Parecería claro que la vía Mulaló-Loboguerrero ya no forma parte de su portafolio de proyectos futuros.

-.
0
14500
El romance de Kate del Castillo con el Chapo que casi le destruye la vida

El romance de Kate del Castillo con el Chapo que casi le destruye la vida

Frank Martínez no suelta a RCN ni por billete ni por fama

Frank Martínez no suelta a RCN ni por billete ni por fama

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

El milagro económico que los chinos le hicieron a Maduro

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Mas de 1 millón de caleños en riesgo, advierte la Defensoría

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus