¿Qué hay detrás de la lesión de Catherine Ibarguen que la sacó de los Panamericanos?

El deportólogo Fabio Arevalo despeja todas las dudas de lo que le pasó a nuestra diosa de Ébano: el reporte es de absoluta tranquilidad

Por:
agosto 09, 2019
¿Qué hay detrás de la lesión de Catherine Ibarguen que la sacó de los Panamericanos?

El año pasado en una tertulia médica de la Sociedad Colombiana de Ciencias del Deporte analizábamos el desempeño de nuestros deportistas de altos logros. Teniendo como testigos a reconocidos investigadores del fenómeno deportivo entre ellos al connotado científico Álvaro Villota V., uno de mis planteamientos fue que Catherine Ibargüen podría correr el mismo riesgo del saltador Javier Sotomayor. El exceso de competiciones exitosas le podría pasar factura tal como ocurrió con el cubano en su momento en al menos dos oportunidades.

El organismo humano por más talento disponga para el desempeño deportivo, tiene unos límites y no se puede abusar por el riesgo de caer en el síndrome de sobreuso, que al igual que le ocurre a cualquier aficionado afecta a los mejores del mundo. Sotomayor era casi invencible en el salto alto, el 27 de julio de 1993 en España en una inolvidable tarde sobrepasó el listón a 2,45 metros y nadie más lo ha logrado. Fue campeón olímpico y seis veces campeón del mundo. Pero en 1996 en medio de una racha de victorias llegó la lesión en la pierna izquierda, la del impulso ascendente y que por lo tanto recibía la mayor carga. Por fortuna se recupera y semanas más tarde gana el título mundial. Lo que vino posteriormente en el ocaso de su carrera es otra historia nunca aclarada sobre dopaje.

La preocupación sobre Catherine Ibargüen (con unos logros Top tan seguidos), además de sensata no era gratuita, obedecía a una lógica fisiológica humana. Atraviesa por una situación similar casi calcada a la del cubano. Hace pocas semanas le apareció el dolor en la planta de su pie izquierdo. Clínicamente dada su sintomatología el diagnóstico era lo más compatible con una fascitis plantar.

Ésta es una lesión típica de corredores y saltadores. Se produce por una sobrecarga repetida y con el mismo gesto deportivo en la planta del pie; se trata de una inflamación y/o rotura de los tejidos blandos que unen al talón (hueso calcáneo) con los dedos de los pies. Esa cubierta se llama fascia y puede sufrir pequeños desgarros (roturas) y a veces presencia tejido fibroso residual, que puede dar lugar a un incómodo callo doloroso que habría que remover mediante una pequeña intervención quirúrgica. Fue justamente lo que ocurrió con la atleta.

Pero en este caso con la diferencia de ser una patología que sí bien amerita tratamiento (con o sin intervención quirúrgica), rehabilitación y recuperación, a pesar de exigir la remoción de unos residuos fibrosos mediante una pequeña incisión (que fue lo que se le practicó a Catherine Ibargüen) es mucho más benigna que las dos lesiones históricas de Sotomayor que en su momento pusieron en entredicho su carrera. Es decir el pronóstico del estado de la campeona olímpica Colombiana es bastante bueno.

El diagnóstico de una fascitis plantar es más clínico, solo se solicitan pruebas radiográficas (radiografía, resonancia) para descartar la presencia por ejemplo de fisuras o fracturas por estrés o por total seguridad. En la mayoría de los casos esta patología permite tratamiento conservador y es de muy buen pronóstico.

En unas tres semanas su recuperación clínica puede ser total con todas las medidas y atenciones que en el caso de la atleta viene recibiendo. Médicamente por ahora no deben existir mayores preocupaciones más que facilitar su completa curación y rehabilitación. Es por lo tanto obligatoria y pertinente para ella, una pausa en medio de tantas competiciones exigentes. Ibargüen recibe además tratamiento médico con los mitigadores de la inflamación y restauradores apropiados, el apoyo en la rehabilitación física y la pausa activa necesaria por unas dos semanas.

Ahora la gran ventaja de un atleta de campo como el saltador, frente a un corredor de fondo, es que su capacidad aeróbica no es definitiva en la máxima competición, por lo tanto, el reposo relativo obligado no va a minar sus condiciones de forma evidente. Una vez vuelva al campo, en otros 20 días estará a punto. Esto nos permite concluir que su participación en el mundial de Doha (Catar) dentro de 50 días, no está en entredicho y puede ser viable incluso con las mismas posibilidades de logros, previos a su lesión.

-.
0
4900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Favorabilidad de Duque subió al 41%

Favorabilidad de Duque subió al 41%

Nota Ciudadana
El Banco de la República, ¿al rescate de los colombianos?

El Banco de la República, ¿al rescate de los colombianos?

Nota Ciudadana
La guerra contra el Coronavirus la ganamos juntos

La guerra contra el Coronavirus la ganamos juntos

Nota Ciudadana
Resentida y resentido, las palabras favoritas en Colombia

Resentida y resentido, las palabras favoritas en Colombia