¿Por qué la película Barbie es la salvación de Hollywood?

¿Por qué la película Barbie es la salvación de Hollywood?

La cinta de Greta Gerwig está haciendo millones en boletería Y llenando todas las salas de cine alrededor del mundo. ¿Cuál es su secreto?

Por:
julio 23, 2023
¿Por qué la película Barbie es la salvación de Hollywood?

Para ir a Barbie hay que comprar las entradas por lo menos con tres días de anticipación. Así que el despistado que llegó a la taquilla sin haber hecho gestión antes simplemente se quedó por fuera. En el Centro Comercial Titan, a las 2:30 de la tarde, las colas eran infinitas. Grupos de muchachos eran una gran mayoría. No me tocaron las tribus urbanas vestidas de rosado que se han vuelto virales en estos últimos días desde que la estrenaron el pasado 20 de julio. Las expectativas eran altas. Con un presupuesto de 150 millones de dólares -sin contar la publicidad- Barbie es la gran esperanza de Warner Brothers para sacarlos del pozo financiero en el que los dejó el adefesio de The Flash. Las grandes compañías que se encargaron de fritarle el cerebro a una generación contado historias de super héroes, DC y Marvel, viven horas bajas. La gente se cansó de los paladines con poderes. Es un agotamiento parecido al que vivió Hollywood a finales de los años sesenta, cuando los grandes estudios se dedicaron a sacar musicales y producciones históricas que constituyeron sendos fracasos. El público quería otra cosa. No tuvieron otra cosa que cambiar el cine y darle el espacio a los autores como Martin Scorsese, Francis Ford Coppola que buscaban contar historias personales, íntimas. Y la gente aprendió a ir en masa a ver obras maestras.

¿Por qué los hombres odian Barbie?

Por eso Barbie es una bocanada de aire fresco en la cloaca del cine de nuestros días. Independientemente de su mensaje -en las películas lo menos importante debería ser el mensaje- Barbie es importante porque es la película de una gran artista que, a los cuarenta años, se consolida, como Greta Gerwig, quien ya tiene una filmografía importante como Lady Bird o Mujercitas. Crear una atmósfera es de las cosas más difíciles en cine y acá está logrado completamente. La gente cree en ella, se sumerge y, por eso, esta película nos regresa a los años en los que era importante salir de la casa e ir al cine a vivir una experiencia colectiva. Reírse con desconocidos, descubrir que somos humanos y tenemos prójimo. Después de pandemia a mí, como a tantas otras personas, me da pereza salir y exponerme a los fríos y robos -iba a escribir rolos- bogotanos, pero la fiebre que despertó, las primeras entusiastas reseñas, me obligaron a ir, a disfrutar de una gran pantalla -la mega sala de Titan es un buen sitio para verla- y a disfrutarla.

Barbie es una gran película. Con ese prólogo maravilloso, satirizando a los cavernícolas de Kubrick, con una niña descubriendo el gran invento del Siglo XX y rompiendo sus viejas muñecas, Gerwig hace una declaración de principios: esta comedia no se parecerá a nada. Y lo logra, es extremadamente original, es emotiva, con un casting maravilloso que confirma además que Brad Pitt es un idiota: Margot Robbie no es ninguna Barbie. La actriz encarna al ícono de Mattel y le da vida a una muñeca. Ojalá la Academia que entrega los desprestigiados Oscar haga justicia y le de el premio que debió otorgársele el año pasado por la infravalorada Babylon.

Todo funciona, desde un Michael Cera desternillante -no conocía los Allan- hasta una Issa Rae que, tal vez, necesitaba más minutos en pantalla. El despertar de la consciencia de Barbie es tan profundo y tan sencillo de entender que los pocos niños que estaban en la sala lo entendían y se conectaban inmediatamente con la revolución que sucedía en la pantalla.

Claro que es un golpe al patriarcado. Los hombres, con nuestras guerras y nuestras películas, podemos llegar a ser tan obsoletos como los Ken. Gerwig nos pone un espejo para ver el tamaño de nuestra estupidez y por supuesto que lo logra. Por eso veo a tantos manes ofendidos en redes sociales, escandalizados porque alguien ha decidido meternos una cachetada. Les da pena reconocer, acaso, que entre tantos muñequitos de He-Man lo que querían era una Barbie.

Cuando terminó la película el público no se quería salir de la sala. Estaba en un trance. Nadie quería salir de Barbieland, el mundo donde las mujeres tienen el control. ¿Con qué ganas queríamos salir a la calle, volver a la realidad, al maldito y aburrido patriarcado?

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
El susto que se llevó Fico Gutiérrez en un avión de Avianca por una imprudencia aeronáutica

El susto que se llevó Fico Gutiérrez en un avión de Avianca por una imprudencia aeronáutica

Las pistas confidenciales que dio Jorge Rausch sobre MasterChef que lo pondrían en problemas con RCN

Las pistas confidenciales que dio Jorge Rausch sobre MasterChef que lo pondrían en problemas con RCN

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--