Los fantasmas nunca mueren. A 106 años de la Revolución de Octubre

Los fantasmas nunca mueren. A 106 años de la Revolución de Octubre

Se conmemora este hecho clave del s. XX, suceso revelador para quienes insisten que la caída de la URSS demostró la imposibilidad de construir el socialismo

Por: Roberto Núñez Pérez
octubre 26, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Los fantasmas nunca mueren. A 106 años de la Revolución de Octubre

Es importante que aclaremos que el fin del socialismo en la URSS fue anterior al derrumbe de esta. Sabemos, no obstante, que su caída simboliza el fin de una etapa de esperanzas y luchas de los pueblos oprimidos.

Aun si asumiéramos que el modelo fracasó, no debe olvidarse que la experiencia soviética no llegó a los 70 años, a diferencia del capitalismo que alcanzó la hegemonía política y económica a nivel planetario desde los tiempos de la Revolución Industrial. El capitalismo, tras casi tres siglos de  hegemonía,   no ha logrado superar ninguna de sus contradicciones ni de las problemáticas sociales que subyacen en su seno. Sin embargo, ninguno de los que asegura histérico el fracaso del socialismo soviético, se atreverá a afirmar lo mismo sobre el libre mercado. En otras palabras, hay que darle todo el tempo al capitalismo para que se perfeccione, pero ninguno al socialismo.

Lo primero que tenemos que decir es que la experiencia soviética es irrepetible. No escribimos aquí con nostalgias, pero sí con la convicción de que se pueden construir alternativas al capitalismo. Tampoco queremos desconocer las injusticias cometidas en nombre del socialismo. También se han cometido en nombre del capitalismo … y hasta del cristianismo. Los errores y horrores cometidos  por un estado o sistema político valen como argumento para invalidarlo, mas no son absolutos. Sólo bastaría mencionar quién ha  utilizado bombas atómicas contra pueblos indefensos.

 Es curioso, por lo menos, que los mismo que  tras la caída del Muro de Berlín o del derrumbe de la URSS, sentenciaban que el comunismo había muerto, lo sigan invocando hoy como el monstruo debajo de la cama cada vez que en algún país se levantan los pueblos o accede al gobierno algún movimiento progresista. Parece que el comunismo sigue siendo ese fantasma con el que Marx y Engels iniciaban su Manifiesto.

¿Puede decirse de un sistema político - económico que no alcanzó el siglo que fracasó por la disolución del estado que lo dirigía?

Los logros del socialismo soviético fueron muchos. Mencionemos apenas algunos:

  • Lanzó el primer satélite artificial al espacio: El Sputnik.
  • Envió el primer objeto hecho por el hombre a la Luna.
  • Logró la primera misión ida y vuelta a la Luna, sin tripulación.
  • Envió al primer hombre al espacio: Yuri Gagarin.
  • Envió la primera mujer en el espacio: Valentina Tereshkova.
  • Garantizó educación para todos (se elevó el nivel cultural de  la población y se acabó con el analfabetismo).
  • Creó el primer sistema sanitario gratuito y universal.
  • Erradicó la viruela.
  • Inventó los primeros teléfonos móviles.
  • Acabó con el

Podríamos seguir mencionando otros grandes logros. Queremos, no obstante, resaltar algunos que ratifican que el derrumbe de la URSS no era necesariamente su destino.

Fue la URSS la que derrotó al fascismo. Le costó alrededor de 20 millones de muertos. Su resistencia, convicción y tenacidad dieron al traste con los planes hegemónicos de Hitler. Gracias al sacrificio del Ejército Rojo, el mundo conoció los terribles campos de concentración.

La URSS nunca dejó de crecer económicamente, ni siquiera en sus tiempos más difíciles. La estocada final fue el fin de la descentralización en el proceso de planificación de la economía, tal  y como lo describen Keeran y Kenny (2013). Es al abandonar la economía socialista que se  abre realmente la crisis económica en la URSS. Si bien el crecimiento económico se había ralentizado, se mantenía en cifras positivas (entre 4.4% y 2% en la década de los 80s).  Ya en  el año 90  la cifra fue negativa (-2.5%). Para la fecha, ya no había ningún control del Estado ni del PCUS sobre la economía y se había abandonado todo principio marxista o comunista.

La mayoría de los soviéticos creían en su sistema y participaban en las diferentes instituciones que les permitían expresar sus ideas   e inquietudes. Así, a finales de los años 70s, cuando la URSS tenía 260 millones de habitantes, 16.5 millones  hacían parte del PCUS, 121  millones estaban sindicalizados, 38  millones pertenecían a la Komsomol  (Juventud Comunista), 35  millones trabajaban con los soviets,  más de 9 millones hacían parte de los órganos de Control Popular y  5.5 millones participaban en los comités de producción.

¿Por qué se derrumbó entonces la URSS? Porque Mijaíl Gorbachov, su último dirigente (despreciado hoy hasta por sus antiguos amigotes), puso en primera línea a quienes siempre habían vivido de la economía subterránea, a quienes saqueaban el estado y ocultaban parte de la producción para venderlo en el mercado negro. Las políticas de Gorbachov dieron cada vez más poder a estos sujetos, quienes se encargaron de quitarle cada vez más poder al PCUS  y acabar con cualquier intento de planificación y centralización. Fue esa corriente de oportunistas la que acabó con el más largo intento de construcción del socialismo que se haya dado en la historia. El sistema podía seguir con vida, pero quienes debían orientarlo lo traicionaron y traicionaron el pueblo que, pese a lo que digan los medios occidentales, lo apoyó en forma mayoritaria. De hecho, aún hoy, muchos siguen extrañando a la vieja URSS. Como refleja una encuesta realizada en el año 2021 por el Centro de opinión pública FOM, el 62%  de los rusos lamentan su caída. Hay un 52% que desean su restauración.

Lo cierto,  en todo caso,  es que la disolución de la URSS no era inevitable. Sin embargo, sólo queda reflexionar al respecto.  El fantasma del comunismo volverá una y otra vez para destruir viejos castillos y levantar otros, caerá y volverá a levantarse.  Las veces que sea necesario.

Al fin y al cabo, los fantasmas nunca mueren.

REFERENCIAS

Keeran y Kenny (2013). Socialismo traicionado. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 2013.

Nostalgia soviética: más del 60% de los rusos lamenta la caída de la URSS. En: https://www.elconfidencial.com/mundo/europa/2021-12-22/urss-nostalgia-sovietica-rusia-caida-60-por-ciento-rusos_3346180/

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Medellín, ¿la ciudad de la eterna primavera o de la eterna puteadera?

Nota Ciudadana
¿Por qué los 'call centers' se están chupando a los universitarios?

¿Por qué los 'call centers' se están chupando a los universitarios?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--