Leonid Baldovino Galvis y su admirable labor con niños invidentes

Cómo pintar con una niña invidente fue la pregunta que motivó a este docente a emprender un interesante proyecto llamado '¿A qué huele el arte de María?'

Por: Manuel Tiberio Bermúdez
octubre 09, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Leonid Baldovino Galvis y su admirable labor con niños invidentes

Leonid Baldovino Galvis sabe de agua, de caños, de ríos y ciénagas, de inundaciones y de sequías. Conoce además de las crecientes de los ríos Cauca, Magdalena y San Jorge, que convierten en un inmenso espejo extensos terrenos en la región que habita: el delta de la Mojana. Dice la leyenda que la Mojana es la hembra del Mohán, una mujer que vive bajo el agua y que tiene cabellera dorada y larga.

Llegó al II Festival Internacional de Arte por la Paz de Colombia trayendo una sonrisa contagiosa y con una muestra de pintura realizada por niños invidentes que se llama ¿A qué huele el arte de María? Esta es una propuesta pensada y dirigida desde lo pedagógico, desde el quehacer del maestro en las instituciones educativas.

¿Y quién es María?

María es una niña invidente que conocí hace varios años y a la que alguna vez le hice la promesa que íbamos a pintar juntos. Pasó el tiempo y María se perdió de mi vida.

Este año la institución educativa para poblaciones especiales me llamó a trabajar con ellos y me dieron unas horas extras que yo tomé. Pero como la vida hace con uno lo que ella quiere, de casualidad, María, estaba en el salón al que fui asignado. Esto me impactó, me llenó de emoción por el reencuentro con María, pero también fue un choque emocional de artista, porque cómo pintar con una niña invidente.

Olores para que María pinte…

Entonces decidí preguntarles a los niños qué proponían para que María nos acompañara a pintar. Uno de ellos planteó que le echáramos perfume a los colores. Esto me llamó la atención pero nos dimos cuenta de que no le podíamos echar perfume a las pinturas porque podría generar una reacción alérgica; sin embargo esa idea era el punto de partida, era la clave para investigar.

Los compañeritos estaban preocupados porque nunca habían visto a María pintando, siempre estaba ahí sentada, haciendo compañía, pero excluida de la actividad artística.

No sabíamos qué hacer cuando otro chico propuso que le echáramos aroma a las pinturas. Es decir hacer pinturas aromáticas. Ahí se me prendió la chispa. Fui a casa, tengo un hijo que es médico, y le pedí que me hablara sobre neurociencia y las investigaciones que han tenido que ver con este tema.

Cuando regresé a la institución le comente a los muchachos: qué bacano, pues la propuesta de echarle aroma a las pinturas era el punto de partida para pintar en compañía de María.

Un niño dijo, pues echémosle esencia a las pinturas y fue así como hicimos una paleta de colores con olor. Al blanco se le echó esencia de Coco. Le pregunté a María si había comido arroz de coco y me dijo que sí o sea que el olor estaba muy próximo a sus sentidos. A cada color que iba a utilizar María se le echó una esencia. Naranja al amarillo; limón al verde etc., y se asumió para que María lo pudiera incluir dentro de la actividad artística.

Luego María le contó a todos los chicos invidentes de la institución, que son 8, mas 2 exalumnos y una profesora. Les habló de la experiencia y que era muy fácil pintar con esos colores tratados con las esencias y todos aprendieron por medio de lo que María les contó. Fueron entonces 10 chicos pintando más una profesora invidente.

Es por ello que el proyecto se llama ¿A que huele el arte de María? En este momento el proyecto está siendo reconocido a nivel mundial y próximamente iremos a España ya que tenemos una invitación para mostrar el proyecto allá.

¿Cuál quiere que sea el futuro del proyecto?

Lo más importante del proyecto es la imagen de María, no la imagen mía como docente. Es decir que María sea la protagonista y la que comercie su propio trabajo. Que existan colores con olores a María; que se conozca este método en todo el mundo, que la gente comprenda que es algo distinto, que el pintar no es solamente es de oficio sino que es del alma.

¿Cuáles son las reflexiones que ha tenido María frente a esta experiencia?

María dice que se siente empoderada, que se siente inspirada. No solamente María sino los otros chicos pues hemos entendido que los olores de María también huelen a fandango, a Samuel, a Daniel, a todos los chicos invidentes, huelen a costa, al Caribe, huelen a Colombia.

¿Cómo toman los niños la experiencia de aprender lo relacionado con el arte?

Como docente he tenido la capacidad de generar empatía con los niños ya que he estudiado y soy licenciado en Educación Infantil con énfasis en arte, tengo postgrado en lúdica, y todo lo que he hecho ha sido con relación a los niños y al juego. Esto me ha dado unas bases sólidas para que los niños no me vean como el docente distante, sino como el amigo, el que se sienta en el piso con ellos, el que charla, el que ellos esperan todos los días y producimos cientos y cientos de cuadros. Yo diría que en mi institución se realizan anualmente 1000 cuadros y de muy buena calidad.

¿Qué mensaje tiene para todas las Marías que hay en Colombia?

Que sueñen. Porque María para mí es un icono. Estoy seguro que por medio de los olores en las pinturas muchos chicos invidentes podrán tener en la pintura una oportunidad más para sus vidas.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus