La noche en la que los simpatizantes de Fico se pusieron las gorras de Rodolfo Hernández

La noche en la que los simpatizantes de Fico se pusieron las gorras de Rodolfo Hernández

En el Cubo de Colsubsidio los fiquistas pasaron en 20 minutos de llorar por la caída de su candidato a apoyar sin restricciones al ingeniero santandereano. Crónica

Por:
mayo 30, 2022
La noche en la que los simpatizantes de Fico se pusieron las gorras de Rodolfo Hernández

A las 10 de la mañana del domingo 29 de mayo, Federico Gutiérrez, acompañado de su esposa Margarita Gómez y su hijo menor Pedro, votó en el INEM José Félix Restrepo del Poblado en Medellín. La caravana que lo seguía era un inmensa, más de 2.000 paisas vitoreaban su nombre. En ese momento nadie dudaba que el líder de Equipo por Colombia sería el elegido para disputarle en segunda vuelta la presidencia a Petro y evitar la primera presidencia de un izquierdista en Colombia.

A las 2 de la tarde, después de un almuerzo frugal en la Casa de la gente, su sede eternamente abierta para sus seguidores en Medellín, Fico viajó a Bogotá. A esa hora el Cubo de Colsubsidio se abría para los 250 periodistas acreditados y los 1.500 simpatizantes que tenían previsto arribar para esperar resultados y celebrar. A esa hora un bus Mercedes Benz completamente blanco se estacionó frente a ese centro de convenciones. Venía del aeropuerto y recogía a aportantes de campaña que llegaban de ciudades como Cartagena, Barranquilla, Medellín y Popayán en diferentes vuelos. Tenían chaquetas tipo salvavidas, camisetas blancas y la gran mayoría ojos claros y rostro adusto. Venían en familia y en silencio.

A las 4 en punto de la tarde los medios ya estaban agolpeados en el cuarto piso del cubo. Sin embargo la gente no llegaba. Edelmira Rivas no tenía nada que ver con las personas que llegaron en el bus del Aeropuerto. Ella había llegado en Transmilenio desde Engativá, localidad en la que le volanteó al candidato desde abril. Tenía una bandera morada gigante que decía en letras blancas la palabra Fico. Su alegría llegó al paroxismo cuando, en el primer reporte de Registraduría, dado a las 4:15 de la tarde, se anunciaba que por 10 mil votos Federico Gutierrez superaba a Gustavo Petro y se acomodaba en la segunda vuelta presidencial ganándole a su rival Rodolfo Hernández. “No sé de dónde se inventaron el cuento que el ingeniero ese podría derrotar a Fico” Se desahogó Roberto Martínez, un hombre de 35 años del barrio Fontibón que también contrastaba con la elegancia de los fiquistas del Mercedes.

La fiesta estaba lista. A un costado del salón se veían banderas de Colombia y globos amarillos, azules y rojos que, según Carmen Herrera, jefe de prensa de Gutierrez, se dejarían libres a las 6:20 de la tarde, el momento previsto en el que Federico subiría a la tarima del Cubo para hablarle a sus simpatizantes y anunciar que estaba listo para frenar el embate comunista. Pero bastaron 30 minutos para que el ambiente se volviera tenso, espeso, de cortar con cuchillo. En el informe 4 de la Registraduría no sólo Federico ya había cedido el paso con Petro sino que Rodolfo Hernández lo superaba. La tendencia se mantuvo y Edelmira, con discreción, a las 5:15 de la tarde, enrolló su bandera y se fue de la sala. Mientras tanto José Consuegra y su esposa, Margarita Díaz, quienes viven en un conjunto cerrado a las afueras de Bogotá, le echaban la culpa “Al pícaro del Registrador” por lo que ellos afirmaban “Era un fraude consumado”. Me explicaron que, según ellos escucharon, se habían encontrado varios paquetes de sobres con votos marcados a favor de Petro en el colegio Marymounth de Bogotá. Intenté confirmar esta noticia pero ningún medio la sacaba.

A las 5:50 la derrota parecía consumada. Los fiquistas aportantes, que se habían retirado a descansar en uno de los salones del Cubo, aparecieron. Me impresionaron lo altos que eran. Uno parecía un Hobbit al lado de ellos. Me acerqué al grupo, les pedí declaración pero prefirieron callar. Esperaban las órdenes de su líderes pero por la conversación que alcancé a escuchar era que no tenían más remedio que apostarle a Rodolfo Hernández. “Pero ese no es muy comunista también hombre” le preguntó un muchacho con acento paisa a quien parecía ser su papá. El señor se encogió de hombros como diciendo “plata es plata” uno de los lemas de Fico.

Cuatro años en este lugar el uribismo en pleno celebraba la victoria de Iván Duque. El salón, de 1.500 metros cuadrados, se llenó ese domingo de simpatizantes cristianos del Mira quienes no le faltaron a la cita. Esta vez, aunque hacían parte del Equipo Por Colombia, no estaban. Algo se había roto.

Antes de las seis de la tarde Federico Gutierrez llegó al cubo con su esposa Margarita y sus dos hijos. Nos desplazaron del inmenso salón a uno cinco veces más pequeño en donde, agolpados, los periodistas esperamos una hora al candidato quien, visiblemente cansado, pálido y con los ojos rojos llegó a dar una declaración escueta reafirmando lo que cualquiera pudiera dilucidar: sus votos se irían con Fico impidiendo que llegara al país “ese mal que se llama Gustavo Petro”. Con Fico llegaron Enrique Peñalosa y Miguel Uribe Turbay, quienes se veían aún más abatidos que él. Mientras Fico anunciaba la adhesión a Rodolfo varias señoras dejaron escapar unos aménes, intentando exorcizar al demonio comunista. Sin ningún empacho los simpatizantes de Fico cambiaron su gorra por la de Rodolfo. Al parecer la consigna, para ellos, es una sola: evitar, con quien sea, el arribo del comunismo a Colombia.

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Las revelaciones de Mancuso ante la JEP que lo tienen de vuelta a Colombia como gestor de paz

Las revelaciones de Mancuso ante la JEP que lo tienen de vuelta a Colombia como gestor de paz

Por qué Uribe tuvo que entregar a campesinos un pequeño lote de su hacienda El Uberrimo

Por qué Uribe tuvo que entregar a campesinos un pequeño lote de su hacienda El Uberrimo

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus