La buena suerte de El Cerdo, el personaje de la Tele Letal

Por azar Carlos Vives lo descubrió cuando era un simple electricista de Caracol y se los recomendó a Maure y De Francisco quienes lo volvieron estrella

Por:
Diciembre 17, 2017
La buena suerte de El Cerdo, el personaje de la Tele Letal

La vida le cambió a Carlos Molina cuando a los 16 años, mientras trabajaba como obrero de construcción, se cayó de un quinto piso. Sus sueños de ser actor se desvanecían tal vez para siempre. Durante años cargó una cojera que lo inutilizó para todos los casting a los que se presentaba. Los únicos trabajos que conseguía era de albañilería y ahí aprendió a ser un electricista más que competente.

Era tan bueno que desde mediados de la década del ochenta comenzó a trabajar en producciones de la televisión nacional. Arreglaba los focos, cuadraba las luces. Alberto Chacón, jefe de extras de las novelas de Caracol, le vio potencial. La primera vez que apareció su rostro en televisión fue en la novela San Tropel al lado de Carlos Muñoz y La otra raya del tigre. Fue en Asunción, en donde hizo de líder comunal de un barrio en el sur de Bogotá, donde tuvo su primer parlamento en televisión.

Su despegue sería cuando lo llamaron para hacer una figuración en un video de Carlos Vives. La locación era en La Calera y la estrella de la música apenas lo vio con el pelo largo, su barba de tres días y su barriga prominente se enamoró inmediatamente de él. Cuando acabó la grabación, en abril de 1994, Vives se le acercó a Molina y le contó que estaba trabajando en un proyecto y que tenía un papel perfecto para él.

Carlos Molina fue a la audición y le encantó a Martín de Francisco y Santiago Moure el arrojo que tenía el hombre. Era capaz de quitarse la camisa y hasta de revolcarse en el fango si así lo requirieran. En la entrevista Molina dijo que sus sobrinos lo llamaban Porky, desde ese día los de la Tele le pusieron el remoquete que lo haría famoso: desde ahí sería el Cerdo.

El electricista pasó a ser una estrella de televisión. Incluso llegó a ganar tan bien que le alcanzó para comprar un terreno en Bosa, el barrio donde nació. Participó en videos de Molotov y Carlos Vives lo nombró su mascota oficial. Gracias a su influencia lograron meter en La Tele de esa época a Blanca Ligia Franco, una vecina de su barrio que sería conocida como Doña Anciana Decrépita. La fama le dio incluso para ser manager de artistas. Incluso llegó a representar a Marbelle y muchos le atribuyen a su gestión la explosión de la cantante.

No todo fue bueno para El Cerdo en su paso por La Tele. Al haber perdido un beeper que le asignó la productora lo reportaron a Datacrédito y una señora le partió el vidrio de la puerta de su oficina porque le parecía degradante lo que hacía.

Cerdo en 1996 se quedó sin trabajo cuando se acabó La Tele. Nunca volvió a ser electricista. Desde esa época trabajó en un canal comunitario en Bosa. Dio charlas de superación personal y hasta escribió artículos para Soho. En el 2017 el Cerdo volvió a la televisión y de la mano de Martín y Santiago, sus mentores. Las nuevas generaciones ya lo empiezan a conocer y lo aman tanto que hasta lo han nombrado candidato presidencial. El Cerdo, a sus 62 años, sigue siendo el alma de La tele, ese cochino programa

-Publicidad-
0
55277
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Iván Gallo no es hijo de Martín de Francisco, más bien parece hijo de la Negra Candela

Iván Gallo no es hijo de Martín de Francisco, más bien parece hijo de la Negra Candela

Nota Ciudadana
“Care’ bóxer… gamín intelectual”: los insultos de Martín De Francisco y Santiago Moure contra Jaime Garzón

“Care’ bóxer… gamín intelectual”: los insultos de Martín De Francisco y Santiago Moure contra Jaime Garzón

Martin De Francisco y Santiago Moure reencauchados por un mago: Gabriel de las Casas

Martin De Francisco y Santiago Moure reencauchados por un mago: Gabriel de las Casas

Nota Ciudadana
Martín de Francisco y Santiago Moure, o el desespero por la plata

Martín de Francisco y Santiago Moure, o el desespero por la plata