Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El género en los acuerdos

“¿Fue por esto que más de 6 millones de colombianos se opusieron a que cesara la horrible noche?”

Por: La Perorata*
Octubre 12, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El género en los acuerdos

La periodista Yolanda Ruiz acaba de tener una álgida entrevista con el ex-procurador Alejandro Ordoñez sobre el concepto de género en los acuerdos de Paz, lo cual fue un motivo principal de los grupos cristianos para votar NO en el plebiscito. Según Ordoñez y sus adeptos  los acuerdos incluían “la aceptación del presupuesto esencial de la ideología de género, que es que no tiene relación alguna con el sexo, sino que ser hombre o ser mujer es una construcción cultural”. La periodista respondía que  en el acuerdo, ‘género’ se refería a los derechos de la mujer, lo cual nada tiene que ver con las famosas cartillas (las falsas y las ocultas) que motivaron las multitudinarias marchas del 10 de agosto.

¿Quién tiene la razón?

No vamos a discutir por ahora si al ser mujer u hombre se nace o se aprende, tampoco si usar falda cuando tienes un bálano entre las piernas es bueno o malo. Simplemente, vamos a examinar empíricamente qué dicen los acuerdos sobre la ‘ideología de género’.

Para analizar esta cuestión, utilizo un software que fácilmente me muestra todas las instancias de la palabra ‘género’. Según éste, no hay 144 menciones del término en cuestión como afirmaron tanto Ordoñez como Ruiz, sino 113.

genero1

Para facilitar el análisis, organizo la lista por las palabras que se encuentran a la izquierda del término. Así puedo identificar de manera inmediata expresiones como ‘equidad de género’, ‘enfoque de género’, ‘diversidad de género’, etc. El grupo más común es ‘enfoque de género’ con 21 casos.

¿Qué significa ‘enfoque de género’ en los acuerdos’?

Este concepto esta definido en la página 1o de los acuerdos como un principio rector de los mismos. La definición claramente se refiere a la diferenciación ‘hombre’ – ‘mujer’, como se puede ver en el extracto.

Igualdad y enfoque de género: Reconocimiento de las mujeres como ciudadanas autónomas, sujetos de derechos que, independientemente de su estado civil, relación familiar o comunitaria, tienen acceso en condiciones de igualdad con respecto a los hombres…(p.10)

Se encuentran además 35 casos más en el que se especifica que el enfoque además de ser de género, es ‘diferencial’, ‘territorial’, ‘transversal’, ‘de derechos humanos’ y ‘étnico’. Podemos añadir a la lista expresiones sinónimas como ‘perspectiva de género’ (5 casos) o ‘protocolos de género’ (1 caso) con lo cual se completarían 64 instancias del controvertido término. Con lo cual se explica que casi  el 60% de las menciones de la palabra género se encuentra en un contexto referente a los derechos de la mujer y al ofrecimiento de caminos de reparación a esta población, identificada como más vulnerable en situaciones de conflicto.

Este énfasis obedece a  lineamientos de las  Naciones Unidas, fruto de numerosos estudios que indican que para lograr paz y desarrollo es requisito fundamental empoderar a las mujer, brindar acceso equitativo a la educación, salud y oportunidades económicas. De ahí que ‘igualdad’ y ‘equidad de género’ aparezcan 11 veces en el documento. El acuerdo incluye además sistemas de medición del impacto de estas políticas de manera diferenciada, en las cuales se menciona la palabra ‘género’ 14 veces más.

Pero más allá de los estudios y de lo que sugiera Naciones Unidas, está la realidad de a puño que es que la mayoría de las víctimas del conflicto son mujeres. Para 2015, sumaban 3,7 millones de desplazadas. Además del homicidio, la tortura y la desaparición, la violación es un delito que tanto las víctimas como los victimarios mantienen en silencio. A los hombres les es más fácil reconocer un asesinato que una violación. De casi 40 mil crímenes confesados en Justicia y Paz, sólo 96 fueron violaciones.

De ahí que ‘violencia de género’ y expresiones relacionadas como ‘discriminación’, ‘estereotipos’ y ‘estigmatización’ ocupen el 20% (19 en total)de las instancias del término.

El florero de Llorente

Lo que irrita tal vez al procurador y a sus seguidores religiosos es la mención de la expresión ‘identidad de género’ en un total de siete veces en todo el texto del acuerdo (apenas el 6% del total).

genero2

 

Como pueden observar en la tabla, esta expresión aparece en listados de población vulnerable. Tal vez les moleste que el acuerdo reconozca que existen personas con identidad de género diversa y que estas personas deben ser protegidas. Como lo indica el documento de la defensoría del pueblo ‘Voces Ignoradas’, más de 70,000 personas incluidas en el registro de víctimas o no informan su género, o se identifican como no definido. Sólo menos de 1500 se atreven a identificarse como población LGBTI. Estas personas han sufrido en carne propia el conflicto, como lo evidencia el crudo relato que incluyo a continuación:

…el miércoles como a las seis de la tarde, los golpes de la puerta me sobresaltaron. Andrea, mi niña de 13 años, inmediatamente se escondió debajo de la cama, aún sin saber por qué. No sé cuántos fusiles tuve en mi cabeza. Me violaron uno tras otro, me insultaron, me denigraron, jugaron con mi cuerpo y con mi ser, lo poco que había quedado de mi integridad, esa noche fue arrebatado. Escuchaba los gemidos de Andrea bajo la cama y rogaba que se hiciese muda”

Acaso estas víctimas no merecen reconocimiento y reparación, y sobretodo, compromiso de no repetición. Si ante la religión o ante Dios merece castigo por su pecado, eso es asunto para el más allá. El Estado colombiano tiene la obligación de garantizarles la protección a su integridad física y moral y esto es lo que está planteado en los acuerdos.

¿Fué por esto que más de 6 millones de colombianos se opusieron a que cesara la horrible noche? Sólo puedo concluir que una gran parte de la comunidad que se hace llamar cristiana,   está lista a lanzar piedras.

Tomado de: laperorata.wordpress.com

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
2317

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La Redistribución del Acuerdo de Paz

La Redistribución del Acuerdo de Paz

El meollo no es la redistribución es como se lleve a cabo. Tiene que ver con definiciones que no se ven por ninguna parte
La paz nos pertenece a todos, es nuestro derecho y deber buscarla y preservarla

La paz nos pertenece a todos, es nuestro derecho y deber buscarla y preservarla

"La decisión de orientar el país hacia la senda del desarrollo, pasa por mantener la paz, apostarle, como lo estamos haciendo la gran mayoría, a la reconciliación"

¡Cómo se reirán en Cuba!

Las Farc deben estar celebrando después de ver el espectáculo de los últimos hechos en Colombia
Los peligros de la mala prensa

Los peligros de la mala prensa

"Dos colombianas en un medio de comunicación importante en el exterior, exponen banalidades sobre el país."