Del ábaco al ChatGPT, ¿reto pedagógico, condena al pensamiento creativo?

Del ábaco al ChatGPT, ¿reto pedagógico, condena al pensamiento creativo?

Los debates contemporáneos sobre la pedagogía en tiempos de la era del conocimiento no pueden ignorar el paso arrollador de las generaciones actuales

Por: Fernando De Jesús Franco Cuartas
marzo 28, 2023
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Del ábaco al ChatGPT, ¿reto pedagógico, condena al pensamiento creativo?

La aparición del ábaco está relacionada con los cálculos de cerámica encontrados en un depósito arqueológico de la dinastía Zhou, comprendido entre los años 1.122 a.C., y 249 a.C. El ábaco como uno de los primeros instrumentos para escribir sobre arena y realizar operaciones matemáticas en las escuelas y entre hombres de negocios, confrontó a los maestros ancestrales sobre la disrupción que causaría la incorporación de dicha tecnología al proceso de relacionamiento entre los artesanos y hombres de ciencia de comienzos de la humanidad. Desde la china, génesis de la tecnología del ábaco, hasta Colombia y pasando por inmensidad de países, como Japón y la aparición de las primeras calculadoras en el viejo continente, ha hecho que la enseñanza matemática haya crecido de manera exponencial. En esa línea, cuando se incorpora la imprenta a la producción de textos, el relacionamiento pedagógico se dinamiza en medio de las controversias para la transmisión y construcción del conocimiento en la escuela y su impacto en la sociedad.

La frontera de relacionamiento entre educación y tecnología ha sido compleja, pues, los saberes producidos en la academia, en muchas ocasiones devienen en tecnologías que apalancan las técnicas procedimentales tanto al servicio de la pedagogía como el bien-estar de la sociedad. En el primer caso, podemos citar los avances en las herramientas tipo “proyectores” de diapositivas en “acetatos”, en los años sesenta del siglo pasado, hasta las modernas plataformas digitales tipo plazzi, power point y otras tantas, apalancadas o activadas vía celular y proyectadas en televisores plasma, con tecnología de última generación. En el segundo caso, ni que hablar de la incorporación de equipos de última generación para la mejora, automatización y robotización de procesos industriales. La estrategia didáctica de enseñanza aprendizaje, desde siempre ha demandado la presencia de la tecnología como medio, y no como fin, para el logro del objetivo del proceso educativo, formar e incorporar a los estudiantes en la matriz cultural como preámbulo para el desempeño personal y profesional en la sociedad.

Los debates contemporáneos sobre la pedagogía en tiempos de la era del conocimiento no pueden ignorar el paso arrollador de las generaciones actuales, entre ellas, la generación "Y" o Millennials (1982-2004) caracterizada por ser tecnológica, global y centrada en la experiencia, creció en un ambiente de información constante y acceso a la tecnología, y valora la diversidad y la inclusión. La generación Z (desde 2005) caracterizada por ser nativa digital, conectada y comprometida con causas sociales, creció en un ambiente marcado por la tecnología, la globalización y los desafíos ambientales y sociales. Las generaciones arriba citadas, reclaman la configuración de un nuevo sujeto acorde al momento histórico y, sus dinámicas funcionales, ante lo cual la escuela, no puede ser inferior a semejante reto pedagógico, para transformar la sociedad desde la construcción de nuevas necesidades materiales y respuestas a las preguntas existenciales de los jóvenes, en el contexto del futuro, ejecutado desde el presente.

Los avances en tecnología no solo han retado a la sociedad en general, sino que desde la academia sus miembros involucrados son actores de primer nivel; hablamos del cuerpo directivo, docente y el estudiantado en particular. Es así, como los profesores viendo las habilidades y destrezas de las generaciones digitales, tienen el imperativo, al menos del orden instrumental, de buscar equiparar dichas competencias, frente al hacer, desde el lado de los discentes.

En ese aprendizaje autónomo por parte de los estudiantes del siglo XXI, el pasado noviembre la empresa de software OpenAI, con sede en San Francisco lanza al mercado la versión beta del ChatGPT (Generative Pre-trained Transformer 3 o GPT- 3, y en los últimos días se lanzó la versión GPT 4) soportado en inteligencia artificial que permite al usuario “dialogar” con la máquina (robot o navegar en internet de segunda generación) y solicitar una amplia gama de actividades escolares desde la escritura de ensayos, artículos, consultas hasta avanzados algoritmos para realizar cálculos en la escena de las ciencias exactas, “Así, ChatGPT pasa a convertirse en un aliado clave para cualquier persona que desee investigar, hacer tareas, resolver problemas, atender evaluaciones, plantear retos, responder dudas inimaginadas hasta ahora…. y gratis y en línea” (Observatorio Universidad Colombiana, 2023).

El impacto disruptivo que plantea el GPT-3 y, en general, las versiones por venir, en el sistema educativo es multidimensional, abarcando temas de estrategia pedagógica, técnicas didácticas activas, la estructuración y creatividad tanto de estudiantes como profesores como la pertinencia de continuar con la formación escolar intramural, que, parafraseando a Nietzsche, no sólo dios a muerto sino con el GPT-3 los días de las clases en medio de cuatro paredes, tipo fábrica, también ha muerto. No más educación estandarizada en grupos masivos con intereses individuales divergentes.

Ahora, el gran reto pedagógico que impone el GPT-3 más allá de lo instrumental, radica en profundizar en el conocimiento de las diferentes trayectorias de procedencia del estudiantado en Colombia y analizar sus conocimientos ancestrales antes de seguir reproduciendo ideologías que riñen con las necesidades de sus territorios y del país en general, al ser los currículos respuestas al capital financiero internacional, que cual golondrina, se posa de flor en flor a lo largo y ancho del planeta extrayendo el mejor de los néctar para su reproducción.

Al igual que el ábaco, las calculadoras, los computadores de mesas como los portátiles son instrumentos para canalizar y potencializar el saber, el paradigma del GPT-3 consiste en pasar el umbral de lo ético, la honestidad y lograr que la creatividad humana salga de la caverna institucional, donde los estudiantes codo a codo con los profesores, analicen, evalúen y construyan nuevos saberes
socialmente productivos a partir del lenguaje transformer del ChatGPT, y demos el salto cualitativo, al modelo de aprendizaje basado en la estrategia de investigación formativa que brinde sostenibilidad a los procesos de investigación aplicada en universidades e instituciones técnicas y tecnológicas en los cuatro puntos cardinales del país.

El nuevo sujeto histórico con natalicio a fines del siglo pasado y actor de primer nivel en lo avanzado del siglo XXI, reclama que los docentes desaprendan las
pedagogías del siglo XIX, en particular la educación bancaria; que las políticas públicas educativas dejen la obstinación de diseñar programas de formación para un país urbano, donde la realidad colombiana es de esencia rural (Franco , 2022); que el currículo sea producto de la concertación y entregue respuestas concretas al sujeto cognoscente, de cara a la construcción del nuevo modelo económico popular, para una nación que día a día ve enajenar su territorio y marentorio, en manos de los tentáculos del leviatán de la globalización sin sentimientos del neoliberalismo deshumanizante, y depredador de la casa entregada en alquiler, a los seres vivos por parte de la madre tierra.

El 2023 inicia entonces con el reto no solo para el sistema educativo sino para la sociedad en general, con la puesta a prueba en línea del ChatGPT que promete ser punto de inflexión en gran parte de las actividades del saber humano, pero, el gran as bajo la manga para el sector educativo, es la educación en el SER que ponga freno a una sociedad desbocada y adoratriz de las cosas creadas por el mismo hombre, que lo llevan a ser un sujeto condicionado y en constante depresión a lo que hace, restándole libertad para trascender las labores, el trabajo y que mediante la acción con el otro, rescate la belleza estética de lo teórico al mejor estilo de los griegos, como estadio inicial para recuperar la vida contemplativa que coloque en el centro del péndulo al homo sapiens y no al pretendido homo ludens del ecosistema digital del metaverso y en conjunción con el resto de avatares por “nacer”.

@apostolfin

Sigue a Las2orillas.co en Google News
-.
0
Nota Ciudadana
Conozca las diferencias entre la prima de servicios y la prima extralegal para evitar confusiones

Conozca las diferencias entre la prima de servicios y la prima extralegal para evitar confusiones

Nota Ciudadana
El entretenimiento y su histórico aporte al PIB en los últimos años: ¿a qué se debe el boom en Colombia?

El entretenimiento y su histórico aporte al PIB en los últimos años: ¿a qué se debe el boom en Colombia?

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
--Publicidad--