Cherie Demaline: la resistente que preserva a su pueblo

Con el poder de su raza la indígena estrella del Hay, expone un universo en un conversatorio de una hora

Por:
febrero 03, 2019
Cherie Demaline: la resistente que preserva a su pueblo
Con el apoyo de Sura

Con una gran calidez que no engaña su fortaleza, Cherie Dimaline escritora canadiense de la nación Métis, explica con orgullo sus orígenes como indígena de una comunidad sobreviviente a permanentes procesos de asimilación a la cultura blanca por parte del gobierno y la religión anglicana, que incluyeron sistemas educativos forzosos donde alejaban a los niños de sus padres y entornos naturales, para educarlos en reformatorios, el último de los cuales cerró en 1996. Dimaline se considera privilegida y bendecida, una sobreviente que se niega a desaparecer. Los mayores de su comunidad consideran que ya es hora de compartir sus historias con quienes las quieran escuchar, y Dimalime considera su misión entregar estas historias. Conocimientos ancestrales, de curación, de astronomía, ritos vinculados con la naturaleza, que la cultura occidental también tuvo, pero aniquiló  quemando “brujas”, eliminando druidas, talando bosques sagrados, etc.

Nunca creyó que su cuarto libro, The Marrow Thieves, una novela para adultos jóvenes publicada en 2017, llegará a convertirse en el libro más vendido en Canadá. Lo escribió como una carta de amor a la juventud indígena, para darles un relato que les permitiera soñar con un futuro, ser los héroes de su propia historia. La novela ha logrado ser un orgullo e identificación para esta juventud. La portada que presenta la mitad de una cara indígena es utilizada como selfie por muchos jóvenes que colocan su propia media cara para completar la imagen. Ha vendido los derechos para televisión, exigiendo que los actores sean indígenas y también la mayoría del grupo productor. Es fundadora de un portal de internet indígena, escrito por gente indígena y para gente indígena, un espacio que permite romper con barreras que han llevado a que en la actualidad solo el 1 % de las publicaciones impresas sean de etnias no blancas.

Dimaline se aferra a las historias que escucho de su abuela y ancestros, historias que considera su “hogar”, puesto que es lo que su pueblo ha podido conservar después de múltiples desplazamientos a lo largo de la historia. No le es posible retornar a las tierras donde creció porque ahora son propiedad privada, pero retorna a través del relato de estas historias que le fueron contadas en idioma indígena. Un idioma que entiende, pero no domina, puesto que su abuela consideró que no justificaba aprenderse. Sin embargo, cuando recibió el “Premio a del Gobernador General a la literatura infantil en idoma inglés”, en la casa que representa a la misma monarquía que intentó aniquilarlos, el discurso fue en la lengua de su pueblo, leído por una amiga, un idioma que por primera vez fue escuchado en ese recinto, confió que el público, aunque no entendiera el significado de las palabras, entendiera el sentido en su corazón.

Dimaline es el puente entre dos culturas. Su madre proviene de ancestros cazadores de pieles que se casaron con mujeres indígenas, y formaron una etnia distinta, de raza mixta (la palabra Métis deriva del adjetivo frances metice, similar a mestizo en español). La Nación Métis promovió su identidad indígena distinta y única desde 1812. Una lucha larga, que dio sus frutos apenas a finales del siglo XX, cuando fueron reconocidos como un pueblo aborigen distinto según la Constitución de 1982. Su padré es escoces. Conoce la discriminación y lo importancia del sentimiento de pertenecencia. Un mayor de su comunidad, le adivirtió que podría ahogarse al tener un pie en la canoa indigena y otro en territorio blanco, a lo cual Demile manifestó que sabía nadar muy bien. Capacidad que ha demostrado, al ser la voz más conocida en representación de los indigenas en la industria del libro en Canadá, y merecedora de varios premios.

Presentó su libro The Marrow Thieves en el marco del Hay Festival, con un publicó que aplaudió reiteradamente sus respuestas, siempre respaldadas con una historia. Porque tal como ha indicado varias veces “compartimos historias y mantenemos nuestra historia intacta, al igual que hemos mantenido nuestra cultura intacta. Siempre existe una conexión con la nación Métis cuando contamos historias”.

-.
0
1211
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Así se vivió el primer día del Hay Festival

Así se vivió el primer día del Hay Festival

Nota Ciudadana
El odioso consejo del Embajador de España para no viajar a Mompox

El odioso consejo del Embajador de España para no viajar a Mompox

La noche en que Jorge Lanata pensó en suicidarse

La noche en que Jorge Lanata pensó en suicidarse

Esta guerra tenía que acabarse: El silencio de los fusiles

Esta guerra tenía que acabarse: El silencio de los fusiles