En las regiones de Colombia, la gente no se arruga

Mientras la implementación de los Acuerdos sigue un tortuoso recorrido, los pobladores en las zonas que padecieron la guerra, aprovechan el cuarto de hora de la paz y ponen la imaginación a volar

El hotel de la mariguana en Toribio, Cauca

Raúl, el pregonero del bus de la muerte en Planadas

El cine llega donde la gente enterró sus muertos

Un gringo compra café en la cuna de las Farc

La paz suena a hip hop en el Magdalena medio

Defensores ambientales y el último oso perezoso del Cauca

Platano, café y yuca, un cultivo de ex combatientes en el Tolima

De regreso a una tierra herida por el petróleo en Arauca

La Casita del terror paramilitar en San Carlos: un lugar de encuentro

Tiendas de Paz, una alternativa en Florencia, Caquetá

Pacific Dance: los tumaqueños campeones del mundo en baile urbano

Farid guarda en su cuaderno los sin sabores de la guerra en Caldono

Manos caucanas levantan el esperado puente en Brisas

Uberley y su fórmula para salvar jóvenes drogadictos en Tumaco

Cacao en medio del plomo y la coca en Tumaco

Con el apoyo de: