La feroz discípula del diablo en la que se convirtió la protagonista de Smallville

Allison Mack azotaba y extorsionaba a las mujeres que reclutaba en la secta femenina ‘Dominus Obsequious Sororium’, de la empresa NXIVM