Recordar la masacre de El Salado, una responsabilidad de Colombia

Recordamos para honrar a los que murieron de manera injusta, para reflexionar sobre las causas, para prevenir las desgracias y evitar la repetición de estas

Por: David Sáenz Guerrero
febrero 20, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Recordar la masacre de El Salado, una responsabilidad de Colombia

Hace veinte años ocurrió la masacre de El Salado, en el departamento de Bolívar. Trescientos hombres de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), entraron al pueblo y asesinaron vilmente a muchos de sus habitantes. Alberto Salcedo Ramos en una de sus crónicas, nos hace saber que al ritmo de gaitas y tambores se cometieron todo tipo de atropellos contra la comunidad, a la que amenazaban de ser ayudantes de la guerrilla de las Farc. El cronista, quien fue al territorio nueve años después de la tragedia a reconstruir unas memorias, nos hace estremecer la mente cuando nos narra que, empalaron a una mujer, abusaron de adolescentes, pusieron a un gallo de pelea a degollar a un loro, mataron a habitantes a punta de martillazos, se burlaron de las mujeres más adultas y las humillaron exigiéndoles que bailaran desnudas una cumbiamba … Todo un panorama triste y desolador.

Han pasado veinte años desde la masacre. Sin embargo, para muchos de los habitantes de los Montes de María, las cosas no mejoran;  siguen viviendo en la zozobra de estar en medio de una injusta guerra que ellos no han decidido, así como de vivir en un territorio abandonado por el Estado.

Recordar esta masacre después de dos décadas, ha de ser una responsabilidad vital para todos los colombianos. Seguramente muchos no encuentren el sentido de recordar lo que pasó, no obstante, en la situación en la que vive Colombia se hace necesario y urgente recordar lo sucedido para que no sigamos viviendo en una historia estática, en donde la posibilidad de cambio se hace imposible.

¿Por qué recordar? Recordamos en primera medida para honrar a todos los que han caído en el gran frío de las tumbas de una manera injusta. Bien es cierto que todos nos vamos a morir, pero resulta totalmente desgarrador no morir por causas naturales, o por un accidente, sino porque otros se ensañan con el más desprotegido y quieren utilizar la muerte y el terror como un arma para dominar y para establecer la dictadura del pánico.

También recordamos para reflexionar sobre las causas de una situación, para ejercer nuestro poder de seres pensantes, y de prevenir las desgracias. No debería ser relativo al ser humano las soluciones simples, como por ejemplo sembrar el terror para estar a la vanguardia de una situación, debería ser propio del ser humano ser capaz de razonar y hablar con la contraparte sin el deseo del exterminio.

Finalmente, recordamos para que un acto sucedido no se vuelva a repetir. Masacres como la de El Salado jamás tienen que darse. La ciudadanía tiene que solidarizarse con las víctimas y no propiciar que vuelva la guerra, porque la guerra mata todo, no solamente los cuerpos de los seres humanos, sino también mata el universo de las personas, mata la vida cotidiana, las ilusiones, los sueños, los anhelos, mata la confianza y mata el deseo de vivir de quienes se quedan en un duelo eterno por la barbarie que vivieron.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Carta abierta a mi hija desde el confinamiento

Carta abierta a mi hija desde el confinamiento

Nota Ciudadana
Ciudadanía y democracia digital en tiempo de coronavirus

Ciudadanía y democracia digital en tiempo de coronavirus

Aumentan las vacas, disminuyen los bosques

Aumentan las vacas, disminuyen los bosques

Arrieta y el staff de 6 abogados que fracasaron en la defensa de Colombia frente a Nicaragua

Arrieta y el staff de 6 abogados que fracasaron en la defensa de Colombia frente a Nicaragua