¿Por qué se buscan medicinas alternativas?

Una reflexión sobre el actual sistema de salud

Por: Helena Restrepo
Abril 11, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La respuesta a esta, como a casi todas las preguntas, no es una sola. Les venden ESPERANZA, dicen algunos. Sin embargo, más que venderla, la medicina alternativa no la mata, porque conoce y valora su poder, como también lo conoce la medicina occidental, pero no es capaz de usarlo, no lo aprovecha en todo su potencial porque tiene grandes limitaciones, no por desconocimiento.

El modelo actual de salud tiene toda la información acerca de los estudios sobre la importancia de una adecuada relación médico paciente y cómo ésta influye de una manera positiva o negativa sobre la terapéutica, y aunque informe a su personal de salud al respecto, está diseñado para dificultar esa buena relación.

Cualquier relación requiere tiempo y eso es algo que las administradoras de salud no están dispuestas a dar a su personal, el tiempo es oro y quien sino ellos lo saben. Una buena relación también requiere de mirarse a los ojos, de hacer empatía, lo que es ponerse en el lugar del otro. El sistema ha diseñado tantos obstáculos entre el médico y su paciente (la pantalla del computador, la cantidad de papales o aplicativos a llenar), que por supuesto, hacen que el tiempo verdadero de contacto con el otro tienda a cero. Una buena relación con el otro, parte de una buena relación con uno mismo y cuando en su trabajo un médico no tiene tiempo para tomarse un café, comer con calma, ir al baño, no puede tampoco relacionarse con otros de buena manera. Una buena relación genera confianza, un ingrediente fundamental de cualquier medicina, pero con las limitaciones descritas es muy difícil construirla.

Nuestro modelo de salud es tan patológico que parte justamente de la desconfianza. El paciente asiste a la consulta con el prejuicio de que el médico no le va a hacer lo que necesita, porque no puede mandarle lo que corresponde para ahorrar costos a su empresa y desde aquí, ya el encuentro con el paciente está viciado, frecuentemente los 8 a 20 minutos que conceden las administradoras para verlos, se convierten en un campo de batalla entre la desconfianza y el miedo del paciente de estar gravemente enfermo contra la necesidad que tiene el médico de convencerlo de que todo está bien sin mandarle muchas cosas. Porque también es cierto que debe ajustarse a un rendimiento financiero. Las empresas promotoras de salud (EPS) son empresas privadas, que como todas ellas, deben producir ganancias para sus accionistas, tienen que ser un negocio y nadie tiene un negocio que dé pérdidas. Lo terrible de este negocio es que el rendimiento financiero pone en el otro lado de la balanza, la vida de las personas, y en el medio al médico, que con su buen juicio debe producir ganancias a la empresa y salud a las personas al mismo tiempo y en poco tiempo.

El sistema de salud nos maltrata a todos, profesionales de la salud, auxiliares de servicio al cliente y pacientes, padecemos la enfermedad de los números. Una extraña patología que por objetiva nos confunde con objetos, por su necesidad de traducir lo humano a números, convirtió nuestras necesidades y angustias en un número más dentro de las miles de necesidades y angustias de los demás, llevando lo que antaño fue la más humana de las profesiones a una técnica y mecánica actuación, tan necesaria como el más amargo de los remedios, y tan dolorosa, que aun cuando reconocemos que no podemos vivir sin ella, estamos en plena libertad de buscar alternativas que nos hagan un poco más felices.

La medicina alternativa no tiene todas las respuestas, como tampoco las tiene la medicina occidental. No pretende curarlo todo (la honesta, porque hay de todo), como tampoco lo pretende la occidental (donde también hay deshonestidad). No se aísla de la medicina occidental, la utiliza y la respeta. Una diferencia importante es que la medicina alternativa está enfocada en el factor humano, acompaña, trasciende el síntoma, ve al sujeto y no al objeto, y solo con esto hace mucho más desde el primer momento, el momento de verdad que también lo conocen bien los administradores. Por eso cada vez más personas buscan sus servicios, y claro, porque no mata LA ESPERANZA, la invita a pasar con el paciente y trabaja con ella. ¡Ah!… y porque no la cubre el plan obligatorio de salud, si la contemplara, puede ser que ya no fuera la misma.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
403

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Una catástrofe humanitaria, eso es lo que ocurre con nuestros líderes sociales

Una catástrofe humanitaria, eso es lo que ocurre con nuestros líderes sociales

Nota Ciudadana
Colombia acabó con Nairo Quintana

Colombia acabó con Nairo Quintana

Nota Ciudadana
¿Debemos dejar de reproducirnos para salvar el planeta?

¿Debemos dejar de reproducirnos para salvar el planeta?

Nota Ciudadana
¿Es usted pobre?

¿Es usted pobre?