Netflix, el mejor aliado que puede tener la Comisión de la Verdad

"Para los oídos insensibles, la verdad debe ser contada atinando al corazón. Que nos haga reflexionar mientras lloramos por un dolor que nos corresponde sentir"

Por: Santiago Puccini Otoya
febrero 05, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Netflix, el mejor aliado que puede tener la Comisión de la Verdad

Recuerdo hace unos meses estuve en un almuerzo de la Comisión de la Verdad y sus organizaciones aliadas. Ahí se compartían las iniciativas tripartitas de apoyo al mandato del padre Francisco de Roux y, en el transcurso de la jornada, la idea de Netflix como reproductor de la verdad del conflicto armado colombiano llegó a mi cabeza para nunca salirse.

Era el momento de hacerle preguntas a los comisionados de la verdad y la directora de una organización social cuyo nombre no recuerdo, se paró a preguntar sobre el informe final que debe ser entregado a finales de noviembre del 2021. La comisionada Lucia González fue la encargada de responder. Ella, con total contundencia en sus palabras y un acento paisa que enamora a cualquiera, dijo -entre otras cosas- que el informe final no podría ser solamente páginas y páginas de verdad escrita porque así nadie la leería, que tendría que tener presentación audiovisual, artística, cultural, que la Comisión sería proactiva en sus alianzas y que Netflix podría ser un buen aliado.

Apenas dijo “Netflix” la directora de la organización que no me acuerdo el nombre saltó de su asiento queriendo mostrar como furia entre sus ojos. No escatimó palabras para atajar las ideas de la comisionada Lucia con un tono pretencioso y reclamante que fue inevitablemente incómodo para todos. Que cómo así, que no era serio pensar en eso, que la revictimización, que qué chambonada salir con eso, que qué dirían las victimas. Como si aquella propuesta se tratase de un maltrato a la verdad y las victimas. Al final, la comisionada se terminó quedando callada.

Yo no dije nada. En esas reuniones yo trataba de no decir mucho. Porque me sentía muy pequeño, muy culicagado al lado de tantas eminencias éticas, morales e intelectuales reunidas en un mismo lugar. Pero hoy haría lo que fuera por devolver el tiempo y haber salido en defensa de la comisionada Lucia. Porque esa fue la mejor idea que se compartió ese día y en todas las demás reuniones de la Comisión en las que tuve el privilegio de estar. Hubiera pedido la palabra para confesar que yo nunca había entendido tanto la historia de los carteles de Medellín y Cali como cuando me vi Narcos; que nunca me había enamorado de un exguerrillero hasta que me vi Distrito Salvaje; que gracias a Netflix, el mundo tiene la versión más honesta del conflicto armado colombiano con la reproducción de El Testigo de Jesús Abad Colorado; y que yo, Santiago Puccini, quedé reducido a las lágrimas cuando decidí verme la serie del crimen de Colmenares, un acontecimiento igual de doloroso a los miles, miles y miles que este país tiene para contar y que para mi era tan ajeno que nunca me sentí en la responsabilidad de dedicarle un minuto de mi atención hasta el día que sacaron esa serie.

Suena cruel y seguramente lo es. Porque jamás lograría dimensionar el dolor que los familiares de Luis Andres (QEPD) sintieron viendo esa producción, si es que alguna vez tomaron la determinación de hacerlo. Pero para mi está claro que el mayor problema de Colombia siempre seremos los colombianos indolentes e insensibles... los importaculistas.  Y para oídos insensibles, la verdad debe ser contada atinando al corazón. Que nos haga reflexionar mientras lloramos por un dolor que nos corresponde sentir y una historia que, como colombianos, nos corresponde conocer. Y en eso, he encontrado que Netflix puede ser muy efectivo. Me ha hecho llorar mil veces y espero que lo siga haciendo. Pero, en un futuro no muy lejano, espero que lo haga sobre todo con lo nuestro, lo verdaderamente colombiano, nuestro conflicto armado que es más colombiano que el mismísimo Chocorramo. Lo necesitamos. De verdad lo necesitamos.

A todos los que contribuyen a la construcción de verdad en Colombia, desde la Comisión y las demás organizaciones sociales alrededor del país, los abrazo con la mente y un corazón lleno de gratitud por su trabajo.

@sanpuccio

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1000

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
En redes
El oportunismo de un uribista con la muerte de Alfredo Molano

El oportunismo de un uribista con la muerte de Alfredo Molano

Nota Ciudadana
¿Vale la pena pagar por Win Sport Mas?

¿Vale la pena pagar por Win Sport Mas?

Cuánto vale decir la verdad

Netflix, YouTube y Uber haciendo fiestas con el Coronavirus

Netflix, YouTube y Uber haciendo fiestas con el Coronavirus