La triste relación entre la educación y los intereses políticos

'La educación viene siendo el caballito de troya desde hace algunas jornadas electorales'

Por: Julian Morales Bueno
agosto 11, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La triste relación entre la educación y los intereses políticos
Foto: tomada de internet

Otro año más y nuevamente las pruebas SABER-11 son tema de portada. Esta vez transcurrieron con normalidad, pasamos de un escándalo mediático por fraude hace un par de ediciones a solo unas cuantas decenas de anulaciones, en su mayoría por usar el celular.

Sin embargo, el tema no va a parar con esa insípida referencia, que si bien puede acaparar algunos titulares, no es más que una noticia de esas casi obligatorias, pues en medio de la crisis de la salud, un proceso de paz cuestionado y los problemas de violencia e inseguridad que afrontan las ciudades, una noticia como la normalidad en las pruebas de estado es un respiro y un tema al que se debe dar trascendencia para elevar el optimismo.

Esta vez no es el gobierno el mayor interesado en los resultados que reporten las pruebas de estado, sino ciertos personajes de la política que esperan ansiosos los números para ponerle a sus gráficos, y salir a vender educación y empleo.

La educación viene siendo desde hace algunas jornadas electorales el caballito de troya de las compañas políticas, varios ya lo habían intentado, pero posiblemente Fajardo fue quien, finalmente, dio en el clavo con la asertividad de su campaña y de la mano de resultados favorables durante una alcaldía y un gran despliegue en medios, su lema ‘La más educada’ ha sido copiado, editado, reeditado y reconstruido por varios candidatos, con la misma conclusión, que la educación es lo último en guarachas.

Ciertamente comparto que la educación es el camino para cambios profundos en la estructura de la sociedad colombiana, no en vano he dedicado una buena porción de mi tiempo durante los últimos cuatro años al sector de la educación primaria y secundaria, aun siendo ingeniero civil; sin embargo, es el fondo de las propuestas lo que personalmente, y con conocimiento de causa, me preocupa respecto a esta nueva oleada de candidatos fanáticos de la academia.

En primer lugar diré lo obvio: la educación es un derecho y, por ende, cualquier persona debería poder acceder a ella; la solución en la que todos parecen converger para garantizar este derecho, es que un aumento en el presupuesto para invertir en infraestructura es el primer paso, pero a mi modo de ver lo que agobia la educación en la actualidad ya no es el alcance sino la calidad; existen todavía personas que no tienen acceso a una escuela, sin embargo, existen muchas más que desertan de ellas porque no encuentran la motivación que si encuentran en otros lugares o situaciones.

Profundizando en este primer punto, el acceso a educación superior sigue siendo cosa principalmente de los estratos más altos, y esto está estrechamente relacionado con la calidad en la educación primaria y secundaria pública, sin embargo, las propuestas parecen centrarse en la creación de nuevos cupos y créditos. Esto en principio puede ser una buena estrategia, pero cuando se abusa de ella –Como sucede con el pico y placa, la restricción al parrillero hombre, entre otros casos –,   el resultado termina siendo peor: Un montón de universidades de garaje con programas certificados y sacando al mercado estudiantes sin la preparación necesaria para desempeñarse como profesionales.

En segundo lugar, hay que mencionar que la educación como profesión viene en caída libre, cada vez más los estudiantes evitan las licenciaturas porque su imaginario es poco alentador: Mucho trabajo, pocas plazas, poca oportunidad de ascender y además poca remuneración. Aquellos que disfrutamos enseñar, optamos por ingenierías u otras profesiones que nos permitan ser profesores pero ejercer otras actividades con más proyección o mejores en términos económicos. En este aspecto todos los políticos se rajan, pues la única propuesta al respecto es incrementar los salarios, pero ésta no es viable a nivel local ni regional.

Algo más que decir al respecto: Los puntajes de corte de las licenciaturas son relativamente bajos comparados con otros tipos de carrera (En Antioquia), y esto favorece que muchos estudiantes opten por presentarse a una licenciatura sin sentirse realmente atraídos por su sector productivo ¿Qué puede generar esto? Desde mi punto de vista, un círculo vicioso de desmotivación que en un par de años estará afectando a una nueva generación de niños y jóvenes.

En tercer lugar, debemos hablar de la deserción de estudiantes provenientes de estratos bajos en todos los niveles educativos; frente a esta problemática he visto varias propuestas y el ministerio ha puesto en marcha algunas medidas como la jornada única y el restaurante escolar, que buscan principalmente, desestimular el trabajo infantil y dar un respiro económico a las familias. Otras propuestas interesantes como el fortalecimiento y creación de espacios lúdico-recreativos complementarios al colegio, son de hecho grandes ideas pues muestran a los niños y jóvenes opciones y entornos diferentes a los que usualmente los circundan. Estas iniciativas son oportunas, algunos proyectos pueden tener dejos de populismo y posiblemente no se ejecuten por presupuesto, pero si se logran, pueden impactar de buena manera. Aquí el problema radica en que nuevamente se olvidan de que muchos niños y jóvenes abandonan el colegio por falta de motivación y no por falta de comida o la excesiva dificultad en los temas; cuando nuestra única razón para terminar el colegio es encontrar un empleo, estamos muy lejos de motivar y es ahí donde deben fortalecerse las políticas.

Para seguir con la dinámica de agregar algo después del párrafo, quiero mencionar que la deserción en los primeros semestres de universidad es otro tema olvidado. Si bien son muchas las variables que provocan este fenómeno yo quiero enfatizar en que la orientación vocacional, no es algo que se pueda abordar desde un test de personalidad o con un curso de 2 semanas. Para muchos de nosotros, el desconocimiento de la oferta educativa cuando estábamos en el colegio provocó un cambio de carrera, sin embargo, para muchos, esta opción no es posible y terminan desistiendo de continuar sus estudios universitarios.

Como cuarto y último punto quiero resaltar que hay varias propuestas que buscan estimular el ingreso de los estudiantes a carreras técnicas y tecnológicas; esta medida es normal teniendo en cuenta que trabajo y educación están estrechamente relacionados, y estos niveles educativos son los que más intervienen en las cifras de empleo. En mi opinión el acceso a educación profesional debe comenzar a tomar protagonismo, pues la generación de conocimiento viene sufriendo en los últimos años; las políticas actuales bajan los índices de desempleo pero también los de competitividad.

La invitación final es a sentarnos una tarde a leer propuestas y reflexionar sobre ellas para votar a conciencia. Si está pensando en vender el voto, haga el siguiente ejercicio mental, en una empresa la rentabilidad esperada es directamente proporcional al riesgo asumido – Si arriesgo mucho espero ganar mucho y viceversa –, comprar votos para ganar una elección requiere una  inversión gigantesca  y dado que son muchos los candidatos, el riesgo de perderla es altísimo, ¿Se alcanza usted a imaginar cuanta ‘rentabilidad’ espera ese político que le ofreció un mercado?

Fotografía cortesía de ColombiaCrece Medellín (Tomada por José Alejandro Ramírez)

-.
0
1613
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El acuerdo por la educación superior

El acuerdo por la educación superior

¿A quién le sirven las pruebas Saber?

¿A quién le sirven las pruebas Saber?

La educación frente al coronavirus

La educación frente al coronavirus

Nota Ciudadana
Foros de políticas públicas en educación: hacia la búsqueda de calidad

Foros de políticas públicas en educación: hacia la búsqueda de calidad