La guerra y la paz

Por: Antonio Acevedo Linares
septiembre 10, 2013
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La paz con guerra como la letra con sangre entra. Esta es la estrategia de la guerra que consigna el establecimiento en Colombia. Los intentos de diálogos fracasan porque se quiere hacer la paz sin que se lleven a cabo profundas transformaciones económicas, políticas y sociales en el país. La paz solo es posible si se derrotan las causas endógenas que originaron la guerra, y esto solo se logra si hay realismo y voluntad política por parte del establecimiento y la insurgencia. Las causas históricas que la originaron siguen vigentes, aunque no deberían serlo sus métodos de lucha.Hay que cambiar las estrategias para la obtención de la paz y el poder, no por la vía de la guerra, que ya ha dejado muchos muertos y profundas heridas, sino de la negociación y el diálogo. El día que el establecimiento y los grupos insurgentes decidan hacer la paz, sobre la mesa debe estar la profunda convicción de querer transformar al país, donde los pobres sean menos pobres y los ricos sean menos ricos, que es por lo que nos estamos matando desde tiempos inmemoriales.

GUERRA Y POLÍTICA

La guerra de Estados Unidos y sus aliados contra el terrorismo es tan terrorista como el terrorismo de las facciones fundamentalistas contra Estados Unidos y sus coaliciones, que legitimado con la fuerza del país más poderoso del planeta son los filibusteros de la política desde comienzos del siglo XIX. Su imperialismo exarcebado los hace creer que son los dueños del mundo, y su política criminal ya hace parte de la historia universal de la infamia.
La diferencia del terrorismo fundamentalista y el terrorismo de la Casa Blanca, es que el del Pentágono es una “guerra preventiva” de supuesta defensa de la democracia y los valores de Occidente, y el de los musulmanes es una “guerra santa” contra el “imperio del mal” y una defensa de su cultura y sus riquezas legendarias. Se explica históricamente el terrorismo contra Estados Unidos como la resistencia de los países árabes por no caer en sus dominios en tanto consideran que los americanos se quieren apoderar del mundo.
El terrorismo fundamentalista también de alguna manera ha sido creado por los Estados Unidos que financió, entrenó y armó sus guerras contra los soviéticos y sus países vecinos, y cuando ya no sirvieron más a sus intereses, los declararon sus enemigos acérrimos. La política es el ejercicio de la doble moral y, como ya es sabido por Karl Clausewitz, la guerra es la continuación de la política por otros medios.

GUERRA Y NEGOCIO

La esquizofrenia de la guerra que vive Colombia debe ser un gran negocio, porque si la insurgencia no es capaz de tomarse el poder por las armas, y el ejército constitucional no es capaz de derrotarla, con toda la tecnología de sus asesores norteamericanos, sus satélites y arsenal bélico, es porque alguien se beneficia de esta guerra que no tiene fin; descubrir quienes son los que se benefician con la guerra es un principio estratégico para comenzarla a terminarla, porque el ajedrez de la política nacional debe ser jugado de otra manera, para que no nos sigan dando jaque mate.No reconocer que el país se desangra sobre la hierba y los ríos y las calles y las montañas como resultado de una guerra, y no como un simple conflicto armado generado por profundas desigualdades sociales o negación de espacios políticos, es también permitir que la guerra continúe sin la efectiva voluntad política de terminarla, y no reconocer a los protagonistas de la guerra, sin un diálogo a fondo del país que se sueña y sin la voluntad política real de eliminar los privilegios en una justa distribución del poder, la justicia, la riqueza y la tierra, la guerra continuara, porque la única manera de terminar con la guerra es eliminando las causas que la generaron y la justifica para sus guerreros, y con los medios que mantiene vivo sus fuegos. Si los dueños del país quieren terminar con la guerra, ese seria un gran negocio, pero parece que mantenerla le da mayores ganancias. John Lennon cantó una vez: la guerra ha terminado…..si lo deseas….

TERRORISMO Y ESTADO

Alguien dijo que la guerra es el terrorismo de los países ricos, como el terrorismo es la guerra de los países pobres. El terrorismo no son solo los atentados indiscriminados contra objetivos civiles y públicos, es también la amenaza de muerte que fomenta el miedo, la política de persecución y sospecha que se impone contra las ideas y las personas u organismo que trabajan por los derechos humanos.
Los Estados y sus ejércitos son a veces un aparato de terrorismo más sangriento que el de las acciones de los atentados suicidas, porque condenan a millones de personas con su modelo económico y político a vivir en la miseria o la guerra y saquean sus riquezas y violan su soberanía con un ejercito de ocupación. La cultura del terrorismo se ha impuesto como una nueva forma de estigmatizar las luchas de los pueblos, pero no caigamos en la trampa de definir como terrorismo todo lo que se señala desde el poder; el nuevo caballito de batalla de los imperios para dominar también desde las ideologías. Los gobiernos de Estados Unidos e Israel, por solo mencionar dos ejemplos, son también terroristas.

FÚTBOL Y FANÁTICOS

Los fanatismos deportivos, religiosos o políticos son el resultado de la alineación humana. En Colombia el fútbol es el opio del pueblo en tanto actúe como válvula de escape o distractor de la realidad social, a veces los fanatismos deportivos son aceptados por la sociedad como si fueran una patología inofensiva y las consecuencias de esa permisividad hacen que surjan en el deporte del fútbol las “barras bravas”, una expresión social de los jóvenes a su marginalidad y no futuro, y una mezcla social de pobreza, droga y alcohol.
Son expresiones urbanas de los jóvenes socialmente marginados en las ciudades que no encuentran espacios en donde canalizar sus imaginarios y paradigmas. La encuentran en el fútbol porque es un deporte de masas y allí ejercen sus liderazgos que hace que la manada los sigan, porque como rebaños necesitan de un líder o un pastor que los guíen y los haga sentir que son expresión, símbolo o fuerza. La agresividad es el resultado de su frustración individual en un país que los frustra social y humanamente. La cultura del deporte tiene que entenderse como una expresión artística, como el arte o la música, y esto es una cuestión cultural que hay que construir socialmente, también mediante la reducción de la brecha cada vez más amplia entre marginalidad y sociedad.

EN EL PAÍS DE LAS MASACRES

En el país de las masacres como lo es Colombia, la muerte es una operación de ajusticiamiento que ejecutan los paramilitares, la guerrilla, el ejército y o los traficantes. La política que sustentan estas alevosas y sediciosas masacres es, desde las diferentes perspectivas ideológicas de los actores armados, eliminar al enemigo y sus colaboradores en una guerra que es la cultura de la muerte que se ha impuesto para el logro de sus objetivos políticos, militares y económicos. Un fuego cruzado donde la población civil está entre la metralla y la pared.La deshumanización de la guerra en Colombia, lleva a asesinar en grupo como un efecto de intimidación y fomento del miedo que asegure el dominio de un territorio, una política o unos intereses creados. La guerra que se genera en este país es sostenida por los mismos que se usufructúan de sus muertos con la venta de armas y drogas y que ejercen el poder para formar ejércitos a su servicio o al servicio de un establecimiento que los mantiene para beneficiarse de la guerra, que es tan buen negocio como el negocio de la droga o el petróleo.

EL PARAMILITARISMO

La desmovilización de los grupos paramilitares en Colombia es un cambio de estrategias de la guerra de estos grupos armados que pretenden ahora convertirse en un paramilitarismo civil desarmado. Quieren pasar de un paramilitarismo armado a un paramilitarismo civil, que se reinsertará en la sociedad como grupo político en las ciudades, desde donde comenzarán a ejercer su actividad política. Una nueva estrategia que ira eliminando a los pequeños y débiles grupos políticos como punta de lanza de un nuevo proyecto político del paramilitarismo en Colombia que ha generado con su guerra el desplazamiento forzoso de miles de hombres y mujeres y niños en una apropiación de la tierra, asesinatos en masacres selectivas y descuartizamientos con motosierras, apropiándose de miles de hectáreas de tierras, muchas veces con la complicidad del Estado y las fuerzas armadas, justificadas con razones ideológicas de autodefensa. No obstante, las miles de hectáreas de tierras usurpadas de la guerra no han sido entregadas en su totalidad a sus legítimos dueños, en la estratégica desmovilización de la entrega de armas, en el que el paramilitarismo busca legitimarse en la sociedad creando otros frentes de lucha civil.

EL INTELECTUAL Y LA SOCIEDAD

El intelectual y la sociedad, esto es, el papel del intelectual en la transformación de la sociedad es un viejo debate de los años setenta, reunidos en la Habana en 1969 los poetas e intelectuales latinoamericanos, Roque Daltòn, Rene Depestre, Edmundo Denoes, Roberto Fernández Retamar, Ambrosio Fornet y Carlos Maria Gutiérrez, debatieron el tema una noche en la casa del pintor Mariano en Cuba (El intelectual y la sociedad. Autores varios. Siglo XXI, México, 1969) Son célebres igualmente los debates de Óscar Collazos con Julio Cortázar y Mario Vargas Llosa. (Literatura en la revolución y revolución en la literatura, Siglo XXI, España, 1975).Pero en la Colombia actual parece recobrar vigencia ese viejo debate por las condiciones políticas y la relación entre el intelectual y la sociedad, como quiera que ya se viene señalando por parte de algunos intelectuales que no han perdido su postura critica, es decir, que mantienen en firme esa vieja idea del papel critico del intelectual o el artista en la sociedad, el intelectual o el artista como la conciencia critica de la sociedad, que la autocensura intelectual hace parte componente de la impunidad porque la intelectualidad critica ha desaparecido en los medios.
En la antigua Grecia eran los filósofos quienes ejercieron una postura critica en el marco de lo que de denominó la Paideia. En la Edad Media fueron los monjes y los sacerdotes que ejercieron el rol de celosos guardianes de la sabiduría y la verdad. El intelectual o el artista contemporáneo es un crítico de la barbarie, de la estupidez o de la ceguera del poder, aunque muchos intelectuales y artistas se hallan autocensurado en esta función social que les corresponde.El verdadero intelectual comprometido, viejo término que hizo parte de la polémica de los años setenta, su compromiso fundamental era pensado en términos políticos, esto es, un compromiso con el pueblo o con la ideología política que pretendía su reivindicación social, pero el verdadero compromiso era en realidad con su obra, el deber revolucionario de un escritor es escribir bien, dijo García Márquez.La obra tiene que ser una obra literaria antes que una obra política, es decir, una obra donde se resalte más la belleza estética que la ideología política, sin dejar el escritor o el poeta de tener una postura critica pero que sin que convierta en un panfleto su obra literaria. En su dimensión crítica de la sociedad el intelectual está creando una concepción del mundo y de la vida, que será una nueva concepción de la nueva sociedad que quiere construir sobre los escombros de la sociedad vieja que quiere minar con su obra.
La conciencia critica es el resultado de la inteligencia ilustrada, aunque para los años setenta esta idea era insuficiente, se hacia necesario un compromiso político del escritor porque estaba en juego era la revolución, pero las revoluciones algunas triunfaron, otras abortaron y las más nos quedamos todos a la espera y su fracaso histórico hoy es evidente. La obra de arte no cambia la sociedad pero puede ser testigo de la transformación de una sociedad o de su estado de descomposición y sus síndromes de violencia y el intelectual no puede ser ajeno a las condiciones sociales y políticas de la sociedad de su tiempo.

EL EJERCICIO DE LA CRÍTICA

El ejercicio de la crítica es visto todavía en la sociedad como una visión del resentimiento, sus detractores la ven como una negación que dice mucho de quienes la ejercen, no alcanzan a comprender su función social, política o cultural en el ámbito de la cultura y la sociedad.
La crítica no es solo poner al descubierto lo negativo de un aspecto de la cultura o la sociedad sino también es un reconocimiento de lo valioso de un aspecto de la cultura y la sociedad. La crítica no tiene, como cierto himen de las mujeres, una visión complaciente de las cosas, porque el espíritu critico de quienes la ejercen faculta a tener no solo una opinión, sino a desarrollar un análisis crítico de las cosas que están mal hechas en la sociedad. La crítica es la facultad de desarrollar un análisis desde una disciplina del conocimiento y no desde una mera opinión, que es lo que la diferencia de la crítica auténtica.Es el ejercicio del criterio como lo dijera algún filósofo y su función en la sociedad es tan importante como la cultura misma, sin ella ese aspecto de la cultura y la sociedad no seria mejor comprendido y necesario para construir un país, una región o una ciudad mejor.

LITERATURA & MERCADO

Los escritores con ánimo de lucro son los que deliberadamente escriben para vender. Sus historias están determinadas por la demanda del mercado y su imaginación y su técnica narrativa esta puesta a su servicio que es el que les permite vender sus libros con historias amarillistas sin ninguna estética literaria, porque el objetivo no es hacer literatura sino vender. En Colombia hoy hay quienes quieren privilegiar la literatura escrita por jovencitos, como si fuera una genialidad, en una burda actitud epigonal al estilo Andrés Caicedo, pero ya se sabe que todos los epígonos son refritos.Hay que volver a la escritura sin ánimo de lucro en donde la literatura este al servicio de la imaginación y la estética, escrita con inteligencia y sin privilegiar a esta o aquella generación, porque lo que importa es la buena literatura, escrita a cualquier edad y sin distinción de sexo, pero no es una contradicción, por supuesto, que la buena literatura se venda por la calidad estética de sus propias historias.

EL LENGUAJE Y LOS POETAS

El lenguaje es una de las mayores riquezas culturales de un país, pero lamentablemente nuestro lenguaje citadino está saturado de lugares comunes, clichés, eufemismos y frases de cajón. En los medios de comunicación y en el habla cotidiana del común de la gente, es un lenguaje carente de imaginación y color. Existe la manía de no llamar las cosas por su nombre, que refleja el ultraje del lenguaje en el uso corriente.El lenguaje también se desgasta y pierde ese timbre de poesía que debería tener, y por esa razón es necesario renovarlo en la lectura de los poetas y escritores que son los que lo reverdecen con su imaginación, sensibilidad y verdor. Su función social es esa entre otras, de allí también la necesidad de leerlos para enriquecer y embellecer nuestra comunicación con ese maravilloso instrumento que es extensión de la inteligencia y la sensibilidad humana como lo es el lenguaje.En los libros están todas las pasiones humanas, acaso son la vida misma página a página, por eso muchas vidas son como un libro abierto. El lenguaje desarrolla la escritura que nos identifica y nos da identidad, somos lo que somos por la forma como nos hemos construido a nosotros mismos mediante el lenguaje. El es nuestro espejo que nos refleja más que ese otro espejo que está en la pared.

DROGA Y CULTURA

Pier Paolo Pasolini en sus “Cartas Luteranas”, analizaba el fenómeno de la droga como un sucedáneo de la cultura, la droga como un vacío causado por el deseo de muerte, que es un vacío de cultura, porque para amar la cultura se necesita una fuerte vitalidad, porque ella es una posesión y nada precisa de encarnizada energía que el deseo de posesión y quien no tiene esa energía minima, renuncia; el vacío lo llena con el sucedáneo de la droga. Los artistas y escritores que se drogan lo hacen para llenar un vacío, no un vacío simplemente de cultura en este caso, sino un vacío de necesidad y de imaginación.
La droga sirve para sustituir la gracia por la desesperación, en estilo por la manera. Creemos que la droga es sucedáneo de los débiles, como diría Nietzsche de la religión, una fuga en la que se enganchan a causa de su desequilibrio emocional y su vacío existencial. La droga también es un arma de dominación del poder que controla a los individuos, como lo hacen muchas cosas creadas por la cultura, pero hay quienes terminan adictos y enloquecidos porque no supieron asimilar la cultura críticamente.

EL CLIENTELISMO

El clientelismo es una antigua práctica política arraigada en la mentalidad colombiana; es un sistema de protección y amparo con que los partidos patrocinan a quienes se acogen a ellos a cambio de su sumisión y servicios. Hay que venderle el alma al diablo si se quiere conseguir un empleo en este país y, el ejercicio de la politiquería parece ser una buena fuente de empleo.Por eso hoy muchos individuos se lanzan a crear microempresas políticas y venden la idea de que con su elección las cosas van a cambiar y sus asesores de imagen lo venden como un hombre transparente, abanderado de la anticorrupción, y se autodenominan como una nueva opción política y se dicen independientes, cuando en realidad provienen de los viejos partidos políticos tradicionales. Se avergüenzan de sus orígenes y ese es un rasgo de la personalidad que fomenta el arribismo político.
La política regional es un fiel reflejo de la política nacional en donde cada político funda su feudo y tiene su clientela que es la que lo lleva al poder. Los políticos viven de sus clientelas porque la política es solo un negocio más del libre mercado, viven de la miseria y de la necesidad ajena, sin ella no habría quienes votarían por ellos y no estarían en el poder donde simulan representar a la sociedad. Las excepciones a estas prácticas políticas son visibles en el país pero también son visibles los políticos y sus clientelas.

CLIENTES Y PROXENETAS

El proxenetismo político es una antigua práctica del ejercicio de la política en Colombia; dicése del individuo que induce mediante engaños a la prostitución política. El proxeneta político obtiene beneficios a cambio de la prostitución política de otros. El ejercicio de la política ya ha alcanzado los mismos niveles de la prostitución, que es vender por dinero su cuerpo.En el ejercicio de la política se vende la conciencia por dinero, porque es inconcebible votar sin recibir nada a cambio, y al vender la conciencia, se ejerce también la prostitución, en tanto que el cuerpo y la conciencia son lo más inalienable de un individuo. En el proxenetismo político la lucha por el poder es para obtener más poder y robar los fondos del Estado, traficar influencias y corromper las instituciones.La democracia está sostenida con estas prácticas culturales y políticas, que son prácticas premodernas y licenciosas, y mientras estás no cambien, el ejercicio de la política en Colombia seguirá siendo de clientes y proxenetas. Por otra parte, se prostituye la conciencia de los individuos cuando se ve obligado por la necesidad o la intimidación a votar por determinado candidato, su libertad se enajena y el derecho a negarse pierde su sentido democrático porque la abstención también es una forma de la democracia que debería reivindicarse y tener sus efectos en la sociedad.

-.
0
906
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Cabal logró hundir la jurisdicción agraria

Cabal logró hundir la jurisdicción agraria

Nota Ciudadana
Las cifras del horror en Cali: ¡juicio a los asesinos!

Las cifras del horror en Cali: ¡juicio a los asesinos!

Nota Ciudadana
Viendo ballenas

Viendo ballenas

Nota Ciudadana
Ideario contra los calificativos huecos

Ideario contra los calificativos huecos