La doble moral de los colombianos frente a la situación de Venezuela

“El odio hacia el gobierno venezolano se contradice con los altos brotes de xenofobia que muchos expresan ante el éxodo de venezolanos a Colombia”

Por: David Sáenz Guerrero
Agosto 03, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
La doble moral de los colombianos frente a la situación de Venezuela

Son bastantes las personas que afirman que la situación de Venezuela es inhumana, escalofriante, nauseabunda, escandalosa, antidemocrática, etc. Sin embargo, todas estas palabras surgen de la información transmitida por los medios de comunicación. Esta divulgación trae consigo muchos peligros, entre ellos, generar un odio visceral al país vecino sin entender qué sucede allí. Este odio nos enceguece y no permite que contemplemos la realidad de la república limítrofe con responsabilidad. Por otra parte, también nos hipnotiza para enfrentar los problemas que nuestro país vive: acá deberíamos estar hablando y pensando en cómo vamos a asumir la reconciliación después del sangriento conflicto. Así mismo podríamos estar pensando en qué dirigentes deberíamos elegir para que verdaderamente trabajen en la consolidación del Estado Social de Derecho. O también deberíamos recapacitar y actuar sobre la triste verdad de un gran número de personas en el país que no tienen qué comer ni qué beber, en vez de escandalizarnos porque en Venezuela, supuestamente, no hay papel higiénico.

Por supuesto, con esta introducción no se está diciendo que en Venezuela no pase nada. Simplemente se hace un llamado de atención para ser más críticos con esta situación y, en lugar de utilizar esta realidad para incrementar el odio por el “proyecto bolivariano” u olvidar nuestras problemáticas, preguntarnos: ¿Por qué tanto interés de la comunidad internacional por la situación de Venezuela?, ¿tendría la comunidad internacional la misma atención si Venezuela fuese un país sin petróleo?

Por otra parte, la problemática de Venezuela nos enfrenta con nuestra doble moral y es necesario que también reflexionemos sobre ella. Por ejemplo: el odio hacia el gobierno venezolano se contradice con los altos brotes de xenofobia que muchos expresan ante el éxodo de venezolanos a Colombia. ¿En dónde queda la expresión de asombro y preocupación que nos producen los medios de comunicación por las urgencias del vecino país?, ¿acaso no sería más congruente recibirlos con la generosidad que su situación amerita?, ¿no sería más coherente tratarlos con la fraternidad que nosotros quisiéramos ser tratador si tuviésemos que emigrar? Por el contrario, cada día se perciben más los comentarios egoístas de los colombianos, quienes manifiestan que ya Colombia tiene suficientes problemas como para recibir más.

Ahora bien, tanto la situación de Colombia como la de Venezuela, evidentemente está siendo tratada desde los odios. En contraste, esta debería ser tratada desde las emociones que invitan a construir un puente de generosidad entre los dos países que, en los tiempos de conveniencia –en especial política y económica–, se han hecho llamar hermanos. Que esta sea una oportunidad para que reflexionemos y actuemos sobre nuestros propios demonios, pero que también reconozcamos que en este momento sería laudable tratar a quienes llegan de Venezuela con el afecto y la fraternidad que merecen.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2687

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Empleadores: no inciten a la xenofobia

Empleadores: no inciten a la xenofobia