Juan Herrera: la soledad sin luz del cantante

“Desafortunadamente he caído en un pueblo donde no valoran a nadie. En un país sin memoria"

Por: Oscar Camilo Serpa Reyes
enero 13, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Juan Herrera: la soledad sin luz del cantante
Tomada de Youtube

Un sinnúmero de diatribas recibe a diario en su 'oscuro' y lento caminar cuando sale de su casa familiar a la plaza central de Soledad. El popular Ramayá, remoquete designado por la opinión pública al cantar la popular canción de Afric Simone de los años 70, pero con un aire criollo y caribe propio de nuestra región:

…“Ramayá es cigarrón..!”

“Ramayá es vironcha..!”

“Ramayá es cachón..!”

“Pa´jodelo, es culo de embustero..!”

“Es un pide diario y extorsionista..!”

Su verdadero nombre es Juan Herrera Villanueva, otrora excelso cantante y percusionista de las famosas agrupaciones de la flauta de millo, el guache y la tambora, conocidas con los nombres de Cumbia moderna y Cumbia Soledeña, de los connotados músicos folcloristas Pedro Beltrán y Efraín Mejía.

Juan 'Ramayá' Herrera no es ajeno a la suerte que han tenido artistas de su misma condición y otros géneros musicales en el país cuya constante es el olvido a la persona y morir en plena miseria. Sus coterráneos, Armulio del Valle, el decimero Gabriel Segura Miranda, el creador de la Cumbia Soledeña, Desiderio Barceló, Diofante Jiménez,  Ángel Cuesta,  y los “forasteros” del Distrito de Barranquilla como Adolfo Echeverría, Estercita Forero, etc, lo han antecedido en esto de la muerte en su realismo trágico:

Soledad de Colombia, tierra de grandes poetas, músicos y cantantes, como Gabriel Escorcia Gravini y su inmortal poesía 'La miseria humana'; Francisco 'Pacho' Galán, el Rey del Merecumbé; Alcibíades Acosta y su hijo Checo Acosta parece signada “a no tener una segunda oportunidad sobre la tierra”, ante los muchos desatinos políticos que la han condenado “a más de cien años de maldad y corrupción” desde el mismo momento que el libertador de cinco naciones llega enfermo y cansado de tantas intrigas y traiciones, decide aposentarse en la Mansión de Pedro Juan Visbal, un mes antes de morir en la Quinta de san Pedro Alejandrino, dejándonos como herencia condenatoria sus enfermedades de tuberculosis y sífilis, inoculadas por cada escupitajo lanzado desde la soledad de su hamaca a la sombra del gran campano que aún logra sobrevivir en la recuperada mansión.

Sin quererlo, Bolívar nos condenó ante la persecución Santanderista a desconocer lo nuestro, y tiene razón mi querido 'tenor caribeño' en afirmar tajantemente: “Desafortunadamente he caído en un pueblo donde no valoran a nadie…”, yo diría, “en un País sin memoria”, mi estimado folklorista.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
855

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
17 concejales de Soledad, Atlántico serán destituidos

17 concejales de Soledad, Atlántico serán destituidos

Nota Ciudadana
Despilfarro en comunicaciones en contratos con medios superan los 1.300 millones en Soledad

Despilfarro en comunicaciones en contratos con medios superan los 1.300 millones en Soledad