Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

El Padre Chucho o la ignorancia punible

¿Tendrá alguna utilidad explicarle que los ateos creemos tanto en el amor como los cristianos?

Por:
Enero 04, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

La ignorancia no es digna de castigo per se. No puede serlo. En especial cuando es el resultado de la dificultad en el acceso al conocimiento.
Lo que sí en efecto puede ser, es altamente peligrosa. Sobre todo cuando quien la sufre es un personaje público que es visto, al menos por un grupo poblacional, como un legitimador.

Jesús Hernán Orjuela, conocido como el Padre Chucho, es el ejemplo perfecto del ignorante punible. Ese que se regodea en su analfabetismo mental, lo exhibe como si se tratase de un trofeo e infecta con el a quienes lo ven como guía.

Se trata del mismo personaje que, luego de ser increpado por vecinos y autoridades de la localidad de Kennedy en Bogotá por apropiarse sin autorización oficial del espacio público para celebrar estruendosas misas matinales, respondía: “Que venga el alcalde, que lo estoy esperando a ver si me va a sacar. Pero primero lo saco yo a él” (…) “Yo solo tengo que cumplir la ley de Dios”.

Sin embargo esas destempladas exhibiciones de ignorancia legal y de poquísima capacidad de ponerse en el lugar de los otros, lejos de condenarlo al ostracismo social, lo han convertido en una estrella de los medios, invitado estelar a los reality cantinflescos y celebrado escritor de libros de autoayuda.

Es precisamente una cita de su libro Pregúntele al padre Chucho la que lo pone, de nuevo, en los muros de algunas redes sociales.

Dice el maquillado neogurú:

“Entonces, con respecto a los ateos, si es que no creen en el amor, tendrán que asumir que Dios no existe y quien asume esto es un terrorista que destruye vidas, pues no hay nada de valor. Quien asume la vida sin amor es un peligro para la sociedad y mucho más si ejerce una función de gobierno”.

Convengamos en que su argumento, tan sólido como su redacción, tan defendible como su gramática, tan robusto como su sintaxis y tan claro como su sotana, debería desvirtuarse a sí mismo por el simple peso del raciocinio infantil con el que se ha escrito. Pero el peligro radica exactamente en eso: en que para un número nada despreciable de ovejas, las opiniones de su pastor son una extensión de la palabra de dios y por ello resultan infalibles.

¿Tendrá alguna utilidad explicarle al señor Chucho que los ateos creemos tanto en el amor como los cristianos y lo ejercemos en no pocas ocasiones con más congruencia que ellos?

¿Valdrá la pena intentar llevar hasta su mente obtusa el mensaje de que resulta más destructivo para la sociedad quien juzga a los demás por su diferencia perpetuando  los prejuicios que quien renuncia a creer en un amigo imaginario?

¿Servirá de algo tratar de explicarle que su comparación entre ateísmo y terrorismo es una exuberante y frondosa muestra de ignorancia, difícil de superar aún para un personaje como el?

No. Ni tiene utilidad alguna, ni vale la pena, ni sirve de nada. Los ignorantes vocacionales, los que deciden serlo, los que se dan al perfeccionamiento metódico de la torpeza intelectual, son casos tan perdidos como peligrosos. Y el Padre Chucho es un ejemplar de lujo entre esa fauna.

Publicada el: 17 ago de 2015

Publicidad
0
20514
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de (Pala) Carlos Palacio

Sobre mi despedida de Las2Orillas

Por la sensación de que la inviable sociedad colombiana no merece la intranquilidad de nadie (incluyendo la mía), necesito alejarme de la toxicidad de enfrentarme a la realidad de nuestra nación

Usted lo ha dicho, don Juan

El exgobernador de Antioquia Juan Gómez publicó en El Colombiano el jueves 22 de septiembre una columna bajo el título de “Me equivoqué”. Sí, se equivocó.

La razón por la que avanza el Sí

Los últimos días han sido de confirmación de algunas de las bondades del acuerdo y desenmascaramiento de muchas de las mentiras de sus opositores

¿Traición? ¿En serio, General Bedoya?

En la grandeza de la postura de los altos mandos del Ejército ante los acuerdos de La Habana, una voz disonante: la del retirado general Bedoya

Gramática elemental a propósito de la pregunta del plebiscito

El sujeto de la frase: usted. La decisión final atañe solo a quien vota, no al vecino, no al padre, no al cura de la parroquia. Solo quien emite el voto es el sujeto

También prefiero a Uribe que a Timochenko. Por eso votaré Sí

Negándole el voto le he manifestado a Uribe lo que pienso de él. Algo que jamás he tenido oportunidad de hacer con las Farc

Un dulce argumento trivial para votar por el Sí

Pensando en las víctimas —capaces de un perdón que yo no estoy seguro siquiera de concebir— y casi como un homenaje, depositaré mi voto por el Sí en el plebiscito

Niños, sexo, colegios

Tres asuntos esenciales frente a los que se impone ser consecuente para no merecer tres adjetivos: hipócrita, hipócrita e hipócrita