El pacto tras el éxito de Shakira

A finales de los 90, empezó a circular el rumor de un pacto entre satanás y la hija de William Mebarak y Nidia del Carmen Ripoll, que le traería éxito a su carrera

Por: Vilma Jay López
febrero 07, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El pacto tras el éxito de Shakira
Foto: Captura de Pantalla

Extrañamente a finales de los 90 e inicio del nuevo milenio, empezó a circular cual historia paranormal de un pueblo del Caribe, el rumor de un misterioso pacto entre satanás y la hija del señor William Mebarak y la señora Nidia del Carmen Ripoll.

Para esa época en Colombia eran tiempos de guerra aguda, intensa y al parecer sin ninguna tregua. Los titulares de prensa se basaban prácticamente en restregarnos nuestras miserias, en informarnos sobre una nación condenada al dolor y resentimiento por todos los muertos que dejaba diariamente el duro enfrentamiento entre guerrilleros y militares.

Para esos días también nos asustaban con el anuncio que el mundo se iba a acabar. ¡Sí!, a nosotros los colombianos nos decían eso, ignorando que el mundo se nos caía todos los días a pedazos, al ver, escuchar y sentir tanta barbaridad de la guerra. Paralelo a todo ese horror, también empezaba a sonar con fuerza el nombre de una pelaita de Barranquilla, menudita, de 1.57 de estatura, pelo largo negro con un vozarrón internado en tan pequeño cuerpo, que buscaba abrirse paso en el competido mercado musical internacional.

Con los "Pies Descalzos" recorrió los más importantes escenarios hispanoamericanos, haciéndonos olvidar por momentos el sonido de las balas, las bombas y el llanto desgarrador de los familiares de las víctimas. A punta de una extraña mezcla de Pop-Rock acompañada de una particular lírica nos empezó a cambiar la banda sonora del país.

Corría 1998 y Shakira Isabel como la nombraron sus papás, bateó un Home Run con base llena. Su álbum ¿Dónde están los ladrones? con once canciones donde están incluidas la tan cantada 'Ciega, Sordumuda' y la clásica 'Inevitable', cautivó aquí y afuera. Por nada es su álbum en español más vendido, y forma parte de la lista de los 100 discos que debes tener antes del fin del mundo, según Sony Music.

Y si con ese álbum puso a miles a escuchar su voz en CDS, a comprar cancioneros, afiches para empapelar las paredes del cuarto y a entrenzarse el pelo con las populares 'Shakiras', también despertó el escepticismo de un grupo de personas sobre su creciente camino al exito.

"Ella le vendió su alma al diablo a cambio de éxito y fama", "Shakira hizo un pacto con el diablo", se escuchaba decir con firmeza y convicción en el sermón de varios líderes religiosos del país, que basados en las letras de sus canciones bajo efectos robóticos y rebobinados encontraban frases satánicas. O talvez se las imaginaban y nos la hacían imaginar. Y pensándolo bien, les pudo haber pasado lo que nos pasa cuando escuchamos una canción en inglés y la traducimos a lo que creemos que dice en español. Quizás fue un "son Reebok o son Nike" en vez de Rhythm of the Night.

La guerra y el narcotráfico en el país habían calado tan hondo en la mente de gran parte de la sociedad, que tener éxito lícitamente a punto de talento no era creíble y mucho menos posible. Aquí todos estábamos condenados a ser sobrevivientes, a estudiar una carrera profesional convencional con la que nos pudieramos mantener una familia o sacar la cara por ella. Para nada más nos alcanzaba la fe, la plata y la confianza.

Los rumores de ese extraño pacto diabólico, siguieron creciendo con su siguiente álbum, Laundry Service (Servicio de Lavandería) allí si vino el diablo recargado a empoderarla más, según las malas lenguas. Lenguas que supongo no articularon ninguna palabra mala en su contra después de verla representar con altura a nuestro país ante el escenario deportivo más visto de los Estados Unidos, el Super Bowl.

Y es que Shakira se convirtió en un parte aguas entre creer en los sueños y dejar a un lado lo convencional y políticamente correcto ante los ojos de una sociedad hechizada con el fracaso. Nos mostró otra realidad donde lo más violento era vestir de negro y hacer sugestivos movimientos de caderas.

Del único pacto de Shak del que nos queda prueba hasta el sol de hoy, es el que hizo al comprometerse con la calidad de la educación de unos hijos que no son su responsabilidad. Y el único espíritu que la posee es el de la filantropía.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
267700

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana

"No somos héroes ni heroínas, somos profesionales con vocación"

Nota Ciudadana
Jupiter, la casualidad de una cortina de humo

Jupiter, la casualidad de una cortina de humo

Los 10 comerciales que todo buen colombiano recuerda

Los 10 comerciales que todo buen colombiano recuerda

El reggaetón, la tabla de salvación de Shakira

El reggaetón, la tabla de salvación de Shakira