El día que al miedo le prendimos fuego

La tarde del viernes 6 de julio en Buenos Aires se iluminó enlutada a causa de los líderes sociales, defensores y reincorporados asesinados en la actual democracia

Por: Tatiana Parodi
julio 10, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El día que al miedo le prendimos fuego

Desde las tres de la tarde un grupo de ciudadanos nos acercamos hasta el consulado colombiano en Argentina para despedir y reivindicar a los que nos arrebataron en esta lucha por una patria libre, soberana y digna.

En el andén de la avenida 9 de julio se formó un círculo, en la parte izquierda estábamos ubicados un grupo de colombianos y argentinos, del otro lado de la figura se podían visualizar los retratos, nombres, ocupaciones, fechas de nacimiento y descenso de las víctimas de la violencia ejercida como práctica política.

Según confirmó el defensor del pueblo Carlos Alonso Negret el pasado primero de marzo en el informe presentado en el marco de la presentación de “Alerta Temprana”, desde el 1 de enero de 2016 hasta febrero de 2018 se han registrado 282 asesinatos. Sin embargo, las cifras van en aumento. Desde febrero hasta junio del presente año se han registrado más de 100 asesinatos.

A mi lado, un chico a otro le afirmaba: “Lo que se necesita son políticas públicas que garanticen la paz”. En frente mío una mujer con sus largos y delgados brazos extendía el mapa ensangrentado de Colombia con el número 311 en el centro y a su lado izquierdo un banco con un cartel que exclamaba: “¡Chocolate caliente a $25!”. A mi derecha, un niño se acercaba hacia las velas rojas encendidas en el suelo. Minutos después, Alonso, un conocido, me sorprendió con un abrazo por la espalda.

Mientras avanzaba la tarde, a pesar de la lluvia y el fuerte viento, se multiplicaron las pancartas con consignas, el número de los asistentes, de voces beligerantes exigiendo condenas efectivas para los culpables y garantías de no repetición. No obstante, tristemente minutos después de que una fuerte voz femenina hiciera lectura pública del documento presentado ante el cónsul Juan Pablo Rodríguez Gómez nos informaban que una lideresa había sido asesinada. Efectivamente, en medio del encuentro también aumentó el silencio de las voces de aquellos que nos aniquilan cada cuatro días.

Recibimos a la noche en ese círculo, prendiéndole fuego a la política del miedo y la desesperanza, rechazando la violencia y también la complicidad estatal. Mientras se pronunciaban los nombres de los más de trescientos asesinados, protegimos nuestra luz de la inclemencia climática, las lágrimas y seguramente la seguiremos defendiendo de las injusticias.

En ese escenario fue imposible no recordar que pensando en volver a abrazar a mi familia, con el corazón dolido y la esperanza arrugada, encendía velas blancas en mi balcón solitario cada 7 de diciembre. Sin embargo, ese viernes de julio estuve gritando con la mirada, prendiendo y empuñando una llamarada de paz por alguien que no alcancé a conocer pero con el/la que muy seguramente compartiría los mismos ideales.

#NosEstánMatando

 

-.
0
1224
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
En memoria de Don Temis

En memoria de Don Temis

Otro líder social asesinado

Otro líder social asesinado

Nota Ciudadana
Lideres sociales: matándolos en paz

Lideres sociales: matándolos en paz

Nota Ciudadana
Colombia y su interminable lista de líderes asesinados

Colombia y su interminable lista de líderes asesinados